Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adif autoriza la conexión ferroviaria de la Plisan, que aspirará a fondos europeos

La Autoridad Porturaria cifra en 25 millones la inversión inicial para el apartadero que acogerá trenes de hasta 750 metros | Su licitación está a la espera del último trámite

Vista general de las obras de construcción de la nave de la conservera Albo en la Plisan. Ricardo Grobas

Dentro del amplio programa de inversiones que prepara la Autoridad Portuaria de Vigo hasta el 2026 hay una actuación que sobresale por su importe e importancia: la nueva conexión ferroviaria de la Plisan. El nuevo apartadero del polígono industrial de Salvaterra do Miño y As Neves absorberá más de 25 millones de euros de los 122 que la entidad presidida por Jesús Vázquez Almuíña presupuesta para este período.

Se trata del área conocida como Centro Intermodal (CI) que permitirá operar a trenes de hasta 750 metros de longitud incluye el haz de recepción/clasificación/expedición, el haz de manipulación de contenedores, así como las vías de estacionamiento de locomotoras y vías auxiliares para realizar la operativa ferroviaria del modo “más eficaz”. El proyecto de esta parcela de 316.218 metros cuadrados ya se encuentra completamente redactado y solamente quedan los últimos trámites administrativos antes de la licitación de la obra, que cuenta con un período de ejecución de 22 meses. Uno de los permisos más importantes era la autorización del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para la conexión a la red general en la línea 810 entre Vigo y Ourense. Aunque inicialmente el Puerto iba a aportar el 60,56% de la inversión ya se han solicitado las ayudas europeas del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) dentro de los fondos Next Generation.

El trazado de la dotación contempla también que se pueda aprovechar tanto para graneles como contenedores y que hará posible cargar automóviles de forma directa en los trenes. Se completa con cuatro vías adicionales con sus respectivas explanadas de mercancías con una longitud de 480 y una anchura de cuarenta.

Con el objetivo de facilitar el movimiento de trenes entre los haces de vías dedicados a la recepción y expedición, los contenedores y las cargas, se dispondrán vías mango en las cabeceras, que además estarán conectadas con la línea ferroviaria general. El diseño también prevé espacios de estacionamiento para las locomotoras. El proyecto se completa con la urbanización de la terminal, además de accesos a los viales interiores de la propia plataforma logística de Salvaterra-As Neves y la instalación de un tanque de tormentas con el fin de proteger el sistema fluvial.

Así será el apartadero ferroviario de la Plisan.

Urbanización y transporte

Esta inversión será complementada con otros siete millones de euros para la urbanización y mejoras de más de 600.000 metros cuadrados en la zona Multifuncional Industrial ubicada en el término municipal de As Neves; medida tomada tras el éxito en la comercialización del 63% de las parcelas en la primera fase. Dentro del Plan de Empresa también se destaca la construcción del nuevo silo de almacenamiento de vehículos de la terminal de Bouzas o el nuevo Puesto de Control Fronterizo de Guixar, con 11 millones de inversión.

Esta inversión supondría la mejor noticia para la decimonónica línea del Miño para su nueva orientación hacia los mercantes. Desde la supresión de varios servicios con motivo de la pandemia y el traslado de los Alvia a Urzáiz su tráfico se ha visto notablemente reducido. Desde entonces, Adif ha licitado varias actuaciones para mejorar una infraestructura obsoleta con vía única adecuándola a las exigencias de la Unión Europea al incluirlo dentro del Corredor Atlántico de mercancías.

Alcaldes de la zona, sindicatos y agentes sociales han reclamado que con estas mejoras se implanten trenes de proximidad que podrían llegar a las estaciones portuguesas; permitiendo a los trabajadores del polígono acudir en transporte público desde Vigo y Redondela con una infraestructura ya existente.

Un proyecto clave también al sur del Miño

El desarrollo y despegue definitivo de la plataforma de As Neves y Salvaterra es seguido con atención desde el otro lado de la frontera del río Miño. A pesar de contar con numerosos polígonos low cost, los empresarios y autoridades portuguesas han fijado sus ojos en él para poder nutrir a sus puertos y empresas.

Semanas después de su reelección en enero, la patronal de empresarios del norte del país enviaba una batería de 70 propuestas al presidente Antonio Costa en las que se incidía en múltiples infraestructuras. De esta forma, Confminho apostaba por la creación de un nuevo puente ferroviario hacia la Plisan que permitiera recuperar la vieja línea desde Valença hasta Melgaço. En la misma línea, las cámaras municipales de estos dos municipios y Monção propusieron prolongar la autovía A-28 desde Caminha por unos 65 millones de euros.

Esta apuesta de futuro por el ferrocarril se ratificaba con la transferencia de estas competencias a la Administração dos Portos do Douro, Leixões e Viana do Castelo. La entidad presidida por Nuno Araújo considera al tren “una cuestión de supervivencia” y lo denomina el “brazo armado y ambientalmente responsable” para lograr más cargas en el principal puerto del norte del país. Esa transferencia incluye además la terminal ferroviaria que están construyendo en Guarda, a treinta minutos de la frontera de Vilar Formoso y en donde plantearán descuentos de hasta el 15%.

Además, la cámara municipal de Viana do Castelo ha iniciado un estudio informativo para recuperar la conexión de su terminal portuaria a la línea convencional que ya existía en el siglo pasado.

Compartir el artículo

stats