Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orzamentos 2023

La alta recaudación y fondos europeos llevan a un presupuesto récord en 2023 de 12.620 millones

Son 1.000 millones más que este año | El gasto social suma 709 millones y absorbe tres de cada cuatro euros | Los gastos corrientes crecerán un 6,1% por la subida de precios y la Xunta pagará un 49% más de intereses por la deuda

Miguel Corgos y Alfonso Rueda, durante la presentación de los presupuestos. Xoán Álvarez

Galicia dispondrá en 2023 de un presupuesto récord para afrontar la crisis de precios y la incertidumbre económica derivada de la guerra de Ucrania. La Xunta dio luz verde ayer a unas cuentas que suman 12.620 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,5 por ciento respecto a las de este año (casi 1.000 millones más). No solo se agota el techo de gasto aprobado a principios del pasado mes de agosto sino que incluso se rebasa en 21 millones de euros. Este presupuesto histórico es posible por el aumento previsto en la recaudación fiscal, sobre todo de los impuestos estatales cedidos a la comunidad autónoma –el IRPF y el IVA–, además de la inyección de fondos europeos. Estos ingresos permiten a la Xunta bajar impuestos autonómicos y reducir deuda, al mismo tiempo que refuerza el gasto social que absorberá 9.368 millones de euros del presupuesto (709 millones más que el pasado año). Sanidad, educación, servicios sociales y empleo acaparan tres de cada cuatro euros de las cuentas.

“En este contexto económico con tantas sombras debemos adquirir un compromiso reforzado de ayudar a las familias y a las empresas”, expuso ayer el presidente del Gobierno gallego, Alfonso Rueda, que compareció acompañado del conselleiro de Facenda, Miguel Corgos, tras el Consello de la Xunta extraordinario en el que se aprobó el proyecto de Presupuestos de Galicia para 2023 y la Ley de Acompañamiento de Medidas Fiscales, que serán entregados mañana al Parlamento para su tramitación. “Somos la primera autonomía que aprueba las cuentas para 2023 lo que es señal de estabilidad”, apuntó el presidente.

El grueso de los recursos que obtendrá Galicia en 2023 proceden del sistema de financiación autonómica. Recibirá en total 9.402 millones de euros, un 23,3 por ciento más que este año. Además de las entregas a cuenta, el Gobierno debe pagar a Galicia 698 millones de euros correspondientes a la liquidación del año 2021. En ese ejercicio Galicia recibió del Estado menos fondos de los que le correspondían pues la recaudación de tributos cedidos fue finalmente superior a la prevista. De ahí que ahora se ingrese esta cantidad en las arcas gallegas, a la que hay que restar 85 millones de la liquidación de los años 2008 y 2009 que entonces fue negativa.

Por otro lado, Galicia aumentará sus ingresos fiscales: los tributos autonómicos crecerán un 18 por ciento y los cedidos por el Estado un 23,4 por ciento. Y esto sucede pese a las rebajas de tributos ya anunciadas. Se deflactarán con carácter retroactivo a 1 de enero los tres primeros tramos del IRPF y se rebajará este mismo gravamen para las rentas más modestas, lo que permitirá a cada gallego pagar 476 euros menos en su declaración de la renta.

También se equipararán a efectos fiscales las familias con dos hijos a las numerosas, lo que supondrá una deducción de 250 euros. Y se duplicará la deducción para familias de tres hijos, lo que supondrá una bonificación de 500 euros de la que se beneficiarán 187.000 hogares. “Estas medidas permitirán que 128 millones de euros se queden en los bolsillos de los gallegos”, explicó el presidente de la Xunta.

Ni Rueda ni el conselleiro de Facenda mencionaron ayer, sin embargo, la anunciada rebaja en el Impuesto del Patrimonio.

Para ayudar a las familias a sobrellevar la crisis de precios, la Xunta ha decidido congelar también las tasas y precios públicos.

Y en lo que pusieron mucho énfasis tanto Rueda como Corgos fue en la reducción del recurso al endeudamiento que baja a la mitad al pasar de 415 a 181 millones de euros. “Cada gallego debe 2.274 euros menos que la media estatal”, explicó el conselleiro de Facenda.

El 74 por ciento del presupuesto de 2023 será gasto social. A sanidad se dedicarán 4.967 millones de euros (384 millones más que en 2022), a educación van a parar otros 2.795 millones (lo que supone 100 millones más), los servicios sociales obtendrán 1.164 millones (con un aumento de 177 millones) y habrá 443 millones para empleo (48 millones de incremento). Eso sí, el conselleiro de Facenda descartó recuperar la Tarxeta Básica o el llamado bono alimentos que se canceló este año. “La dotación de esa medida se ha visto ya superada con mucho por otras ayudas de emergencia social que vamos a poner en marcha”, justificó Corgos.

Los mayores recursos permitirán asimismo elevar hasta los 2.771 millones de euros las inversiones, es decir, un 8,5 por ciento más.

No es el único capítulo presupuestario que crecerá. La subida de sueldo a los empleados públicos acordada a nivel estatal, junto con otros acuerdos retributivos de ámbito autonómico, obligarán a la Xunta a desembolsar un 6,1 por ciento más: un total de 4.593 millones de euros.

“Las cuentas permitirán dinamizar la economía cuando se está ralentizando”

Miguel Corgos - Conselleiro de Facenda

decoration

La subida de precios tendrá además impacto en las cuentas de la Xunta. Así, los gastos corrientes se elevan un 8,1 por ciento hasta los 2.145 millones de euros. Y el aumento de los tipos de interés disparará los gastos financieros de la comunidad un 48,8 por ciento hasta los 110,8 millones de euros más.

¿Y cuáles son las prioridades de gasto? La Xunta cita cinco ejes: el apoyo y protección a las familias, el ahorro y eficiencia energética, la dinamización económica, la protección del medio ambiente y la lucha contra la sequía y el fortalecimiento de los servicios públicos.

Rueda y Corgos, ayer en la Xunta. Xoán Álvarez

Para proteger a las familias de la subida de precios se destinarán 22,7 millones de euros al bono social térmico, que beneficiará 64.000 familias, y otros 6 millones para los 6.000 beneficiarios del bono social eléctrico.

Se incentivará el ahorro energético en las familias con 23,3 millones y en las pymes (56 millones). También se dará apoyo a 25.000 autónomos con 30 millones de euros. El Plan contra a Seca se dotará de 11,5 millones y se reforzará Atención Primaria con 33,4 millones. Las universidades recibirán 10 millones en inversiones y se destinarán 22,3 millones para reforzar la teleasistencia.

“En un contexto con tantas sombras nos comprometemos con familias y empresas ”

Alfonso Rueda - Presidente de la Xunta

decoration

El conselleiro de Facenda defendió unas cuentas “realistas, pero ambiciosas” que permitirán “dinamizar la economía cuando se está ralentizando”. La Xunta tuvo que revisar ya en agosto las previsiones de crecimiento de este año. Calculaba cerrar el actual ejercicio con una evolución positiva del 6 por ciento y ahora estima que se quedará en un 3,6 por ciento.

Pero también ha recalculado a la baja el incremento de PIB previsto hace dos meses y medio para 2023. Si cuando presentó el techo de gasto cifraba en un 2,7 por ciento el crecimiento de la economía para el próximo año, ahora lo rebaja al 1,7 por ciento.

Aún así, el conselleiro de Facenda mantiene su objetivo de que Galicia recupere los niveles de riqueza previos a la pandemia a principios del próximo año. “Lo haremos un año antes que la media nacional”, destacó.

Esta buena evolución de la economía gallega en relación a la estatal permitirá una mayor convergencia con la economía española. Galicia se situará así en el 93 por ciento del PIB per cápita de España.

En cuanto al paro la previsión es que la tasa de desempleo se sitúe en el 10,8 por ciento al finalizar este año y en el 10 por ciento en 2023. 

La oposición critica la falta de fondos para servicios públicos y los beneficios fiscales a los ricos

La cifra de los presupuestos de Galicia para 2023 es histórica, pero la oposición coincide en que la distribución de las partidas no servirá para mejorar los servicios públicos y se quedará “muy lejos” de solucionar los problemas reales de la comunidad.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, avanzó ya que durante el trámite parlamentario su grupo presentará enmiendas a las cuentas autonómicas aprobadas por la Xunta.

La líder nacionalista criticó que el Gobierno gallego presuma de presupuestos históricos “cuando lo único que tienen de histórico es el pelotazo fiscal de 34 millones de euros a 7.700 millonarios en plena crisis de precios”.

En todo caso, el BNG quiere conocer la letra pequeña de las cuentas gallegas, pese a que la “letra grande avanza que no son los que necesita Galicia” en el contexto actual de crisis de precios.

En todo caso, avanzó que se presentará una modificación para reclamar “una apuesta clara de 200 millones de euros” para la atención primaria ya que la financiación para este servicio, a su juicio, es claramente insuficiente.

Por otro lado, el portavoz parlamentario del PSdeG, Luis Álvarez, recordó que el incremento en los presupuestos de la Xunta se “corresponde con el esfuerzo que hace el Estado con todas las comunidades para aportar los fondos necesarios” en la situación actual.

Sin embargo, el dirigente socialista denuncia que el Ejecutivo de Alfonso Rueda emplea las cuentas para beneficiar a los “ricos”, al “detraer” más de 30 millones de euros del Impuesto de Patrimonio. Así las cosas, Luis Álvarez teme que los 12.600 millones de euros “no se van a aprovechar para mejorar” Galicia, que “tan necesitada está en sanidad, o educación”. “No van a ir a mejorar los servicios públicos”, concluye.


Compartir el artículo

stats