El anticiclón más el nordés, las heladas y las nieblas han instalado la sensación térmica del invierno, tras un tiempo dominado por lluvias casi constantes desde octubre hasta este pasado viernes, con un breve lapso de nevadas.

En la jornada más fría de lo que va de año, ayer, las temperaturas más bajas de Galicia se registraron en la provincia de Ourense. Difieren las localizaciones según los datos de las estaciones de Meteogalicia o Aemet, pero tanto la agencia autonómica como la estatal coinciden en que el valor más frío de la comunidad se registró en territorio ourensano, entre los -6 y los -7 grados.

Las mínimas de Galicia en las zonas con una altitud inferior a los 900 metros se midieron en Viana do Bolo (-6,7 grados a las 9.40 horas de la mañana), Baltar (-5,8), Sarria, Lugo (-5,2), Verín (-5) y Xinzo (-4,7), según Meteogalicia.

En las áreas de montaña, solo Pedrafita do Cebreiro (Lugo), con -5,2, registró una temperatura más baja que los concellos ourensanos de A Mezquita y A Veiga (-4,8), Manzaneda (-3,9) y Vilariño (-3,7).

Gorros, bufandas, abrigos –e incluso mascarilla en algunos casos– para sobrellevar el frío. IÑAKI OSORIO

Continúan las heladas

Las estaciones de Aemet indican que la mínima de Galicia ayer se sufrió en Xinzo de Limia, con -6,3 grados a las 8.50 horas de la mañana. Salvo por los -5 grados de O Páramo (Lugo), el resto de mínimas de la comunidad se dieron en Ourense: -4,9 grados en Chandrexa, -4,7 en Allariz y -4,6 en Beariz.

Hoy no se esperan cambios en las temperaturas, con ascensos ligeros de las mínimas y heladas en el interior, según Meteogalicia.

“Afortunadamente, el albergue todavía no está lleno”

El frío es una amenaza para las personas que duermen en la calle o en infraviviendas. Preguntado sobre un posible refuerzo para estos días de las medidas de acogida de los sin techo, el concejal de Política Social Telmo Ucha aclara que “afortunadamente, el albergue todavía no está lleno”.

Recuerda que “muchos no quieren utilizarlo porque tienen sus cosas en otros sitios o prefieren seguir en la situación en la que se encuentran”.

Ríos en niveles de normalidad tras las crecidas

Del “estado de emergencia” por un riesgo alto de desbordamientos que declaró el viernes la Dirección Xeral de Emerxencias e Interior por el estado del río Miño a su paso por A Peroxa, aguas abajo del embalse de Os Peares –sin riesgo para los bienes o personas– , a la situación de normalidad de los niveles, este lunes, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS). El viernes, el Miño en Ourense llegó a superar los siete metros y medio, por encima del umbral de la prealerta.

Tras bajar tres metros hasta el domingo, el nivel ayer a mediodía era de 4,18 metros, en el rango normal. También en A Peroxa, donde la altura era de 3,66 metros a las 13 horas.

La fuente do Tinteiro casi había emergido del todo ayer por la mañana, tras la bajada del Miño. INAKI OSORIO

Un 66% más de lluvias que la media histórica

La precipitación acumulada desde el 1 de octubre –inicio del año hidrológico– en la provincia de Ourense ha sido un 66% superior a la media histórica (entre 1980-81 y 2011-2012). De una larga sequía se pasó a un otoño-invierno con lluvia pertinaz.

A estas alturas del año pasado, se percibía ya un déficit de agua, con una precipitación un 47% menor a la media histórica, un 68% por debajo de la actual. Tras tantas lluvias, las presas están en niveles elevados. Se encuentran al 83,75% de su capacidad máxima, un 32,14% más que hace un año y un 15,78% por encima de la media histórica.

Así circulaba el río Miño por Ourense este pasado domingo. INAKI OSORIO

El caudal medio de los ríos se encuentra un 186% por encima del promedio histórico, entre niveles mínimos de +66,4 y +137,5%, en el río Caldo en Bubaces y el río Avia en Leiro, respectivamente, y máximos de +293,6 y +264,9%, en el río Arnoia en Pontefreixo y en el río Miño en A Peroxa, respectivamente.

A estas alturas de 2022, los caudales se situaban un 68,2% por debajo del histórico.