Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Grove aprueba un PXOM "medioambientalmente sostenible"

Una vista del centro urbano meco. Iñaki Abella

O Grove vivió ayer el día histórico que estaba esperando. La Corporación municipal aprobó en pleno el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) puesto sobre la mesa por el gobierno socialista de José Cacabelos Rico, quien logró en 2019 una abrumadora mayoría absoluta que, a la postre, ha sido determinante para encauzar este documento urbanístico llamado a marcar el futuro de la localidad.

Este proyecto es algo de lo que se habla en la localidad desde hace más de dos décadas, y aunque estuvo a punto de salir adelante en 2014 y 2015, de la mano del PP de Miguel Pérez, la enorme presión social ejercida entonces lo tiró por tierra y, de paso, le hizo perder las elecciones.

La misma que pasó a ocupar Cacabelos, quien decidió elaborar el nuevo PXOM a partir de aquel, introduciendo las modificaciones oportunas. Por eso ahora, a expensas de lo que diga o corrija la Xunta, O Grove está en disposición de aprobar definitivamente este mismo año el soñado PXOM.

¿Qué quiere decir esto? Pues que se levanta el “decreto Cuiña”, que llegó en 2002 par quedarse solo nueve meses pero permaneció vigente hasta ahora.

Un momento del pleno celebrado ayer. FdV

Dicho de otro modo, que por fin se concreta el suelo industrial, que podrán abrirse nuevas vías de circulación y que será posible edificar de nuevo. Eso sí, con mucha cautela, ya que, como destaca Cacabelos, el gobierno “ha apostado por la protección medioambiental frente al urbanismo descontrolado”.

El regidor, que ya lo adelantó hace días en FARO DE VIGO, abundaba ayer en ello diciendo que en el documento “el 82% del suelo está protegido medioambientalmente, es decir, que solo queda un 18% de la superficie para urbanizar”.

Antes eran 7.000 viviendas

Es uno de los aspectos que más destaca, recordando que en el PXOM aprobado inicialmente a instancias del PP en 2014 “se contemplaba un crecimiento de más de 7.000 viviendas, mientras que lo que ahora planteamos nosotros es que en un plazo de veinte años puedan hacerse, como mucho, unas 3.000, tanto en edificios como en el rural”.

Se trata, en consecuencia, de un PXOM que “reduce de forma importante la urbanización para dar prioridad al suelo rústico”.

Solo el suelo industrial de Siradella, pero poco más

Y aunque regula el suelo industrial, en realidad lo hace limitándose a trazar una superficie empresarial de unos 80.000 metros cuadrados con la que regular la actividad ya existente en la subida a Siradella.

A esto se suma la formación de dos zonas como suelo de servicios para el sector terciario, en Ardia y Campos, “para instalar empresas adaptadas a las características de un pueblo como el nuestro, apostando por negocios vinculados al mar, a zonas como Porto Meloxo y a las fábricas conserveras”.

Pero poco más. Es decir, que se descartó apostar por un gran parque industrial “porque no tiene cabida en una localidad con unas características geográficas tan peculiares como las nuestras”, reflexiona el alcalde.

A lo que añade que “hasta Barro ya hay cuatro grandes áreas empresariales, por lo que no tiene sentido competir con ellas ni tampoco es el modelo de desarrollo que queremos para O Grove”.

Muy por el contrario, “apostamos por mantener y consolidar las zonas rurales, donde se podrá construir con parcelas de 600 metros, favoreciendo el desarrollo de viviendas familiares antes que las grandes urbanizaciones”.

“Apostamos por mantener y consolidar las zonas rurales, donde se podrá construir con parcelas de 600 metros, favoreciendo el desarrollo de viviendas familiares antes que las grandes urbanizaciones”

José Cacabelos - Alcalde de O Grove

decoration

En resumen, que “mantenemos la protección del suelo y el medio ambiente, buscando un desarrollo equilibrado que apueste más por el suelo residencial y nuestra consolidación como destino turístico respetuoso con el medio ambiente”, concluye el alcalde.

José Cacabelos. | // FDV

Un documento “transparente y necesario”

José Cacabelos presentó el PXOM como “un documento social, transparente, abierto y necesario”, por lo que entendía que todos los grupos de la Corporación estaban casi que obligados a aprobarlo. Máxime cuando se basa en aquel otro documento elaborado por el PP de Miguel Pérez hace más de un lustro, “pero mejorándolo, para que sea del pueblo y para el pueblo”.

También argumentó que ha habido tiempo más que suficiente para conocerlo en profundidad, por lo que rechazó el enésimo aplazamiento solicitado por grupos como el BNG, “que siempre llega tarde y se empeña en generar polémica, pero no voy a entrar en eso porque lo importante es el PXOM”.

Así pues, lo de ayer fue, bajo su punto de vista, “la culminación de un trabajo sometido siempre a la voluntad de los vecinos y los informes de la Xunta”.

Una labor “muy importante que hemos realizado desde 2015, trabajando duro tanto para lograr un buen PXOM como para mantener permanentemente informados a nuestros ciudadanos”, apostilló Cacabelos.

Lo hizo tras remitirse de nuevo a las declaraciones efectuadas en la entrevista publicada en FARO DE VIGO el domingo, y convencido de que “las cosas se hicieron bien y de manera absolutamente transparente”.

El PP lamenta la “prepotencia” del regidor

El PP, que acabó absteniéndose en la votación, tenía mucho que decir, ya que este partido sufrió como ningún otro los ataques del PSOE cuando los papeles estaban cambiados. Es decir, cuando los conservadores gobernaban y querían aprobar su PXOM.

Ya no está el que era su líder, Miguel Pérez, así que fue su sustituta, Beatriz Castro, quien se ocupó de arremeter contra Cacabelos y su “prepotencia”.

Lo hizo recordándole, por ejemplo que en su día se acordó en el pleno realizar una segunda exposición pública y contestar las alegaciones presentadas, pero no se hizo una cosa ni la otra.

Y así, en contra de lo proclamado por el alcalde, el PP sostuvo que los vecinos no saben a qué PXOM se enfrentan, “a pesar de que, por respeto y consideración, se merecen saber exactamente cuál va a ser el destino de sus fincas”.

Esto la llevó a decir que “Cacabelos sigue vendiendo humo”, y que en los “mítines” que ofreció a modo de charlas informativas sobre el PXOM “fue cambiando de criterio sobre la marcha”.

A lo que añadió que ni siquiera todos los ediles socialistas conocerán el PXOM que Cacabelos “se guisó y se comió él solito”.

José Cacabelos, el alcalde de O Grove, en la plaza de O Corgo. FdV

La entrevista concedida a FARO DE VIGO tenía las claves

En su intervención de ayer en el pleno, que lógicamente, fue mucho más extensa, José Cacabelos repasó uno a uno los argumentos que avanzaba el domingo en las páginas de FARO DE VIGO.

Es por ello que, para aquellos lectores que no tuvieron entonces la oportunidad de leerla, a continuación se reproduce aquella entrevista.

–El PXOM es la culminación de dos décadas muy intensas y, a veces, muy tensas.

–Efectivamente, aunque no hablaría solo de dos décadas. En realidad cerramos un procedimiento que lleva abierto desde 1981, ya que fue entonces cuando, por primera vez, y siendo alcalde el recientemente fallecido Xaquín Álvarez Corbacho, tomaron la decisión de iniciar los trámites. De hecho se intentó llevar a pleno para su aprobación inicial unos años después, y ya entonces se vivieron las dificultades políticas que caracterizan históricamente a nuestro pueblo.

–Y desde entonces todo han sido promesas, decepciones, intentos fallidos... Hay muchos grovenses que siendo niños oían hablar del PXOM e incluso acudían a manifestaciones por ello y ahora son padres de familia.

–Es cierto que desde entonces se ha vivido una auténtica montaña rusa en torno al PXOM; un ir y venir de propuestas, caracterizadas siempre por la discusión política, que aparecían reflejadas en los programas electorales de absolutamente todos los partidos. Hubo un acercamiento en 1996 con la aprobación de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal por parte del gobierno presidido por José Antonio Galiñanes Mascato (PSOE). Y en 2002 se emitió el llamado “decreto Cuiña”, mediante el cual se suspendían aquellas Normas Subsidiarias, convirtiendo así al PXOM en el único objetivo posible.

–Pero nadie esperaba que aquello fuera a durar tanto.

–Desde luego que no, porque el “decreto Cuiña” establecía que en el plazo de nueve meses quedaría sin efecto, ya que era el margen que se daba para aprobar el PXOM. Pero aquellos nueve meses se convirtieron en veinte años. Dos décadas en las que no han dejado de surgir noticias y propuestas en torno a este documento, como bien se ha recogido en FARO DE VIGO desde entonces.

Imagen de archivo sobre las protestas por el PXOM de O Grove. FdV

–Incluso se aprobó inicialmente un documento y, como le decía antes, se organizaron movilizaciones de protesta cuando gobernaba el PP, en las que usted también participó.

–Pasó de todo en este tiempo. Puedo recordar que se tramitó uno en 2004 que se aprobó inicialmente en 2006, con muchísima polémica. Y que en nuestro mandato 2007-2011 se paralizó. Después se aprobó inicialmente en septiembre de 2014, a instancias del gobierno de Miguel Pérez (PP). Cierto es que aquel fue un procedimiento con mucha tensión y crispación política y social, por lo que debo recordar que el único partido que se opuso entonces, porque nos parecía que iba en contra del pueblo de O Grove, fue el nuestro. Recibimos muchísimas críticas por ello, pero, aún estando en la oposición, nos empeñamos en llevar a cabo un documento del pueblo y para el pueblo. Por eso iniciamos un ambicioso trabajo informativo que ampliamos cuando recuperamos el gobierno e iniciamos la redacción del nuevo documento. Y lo que va a suceder el jueves, con su aprobación provisional, no es más que la culminación de ese arduo trabajo y de nuestro empeño por conseguir, de una vez por todas, ese PXOM que O Grove tanto necesita.

–Habla del empeño de su partido, pero de ninguno más. ¿Tan solo ha estado su grupo en este proceso?

–Desde 2015 fuimos el único partido que organizó charlas informativas para que cualquier vecino pudiera consultar el documento, y nuestra sede estuvo abierta a todos tanto cuando estábamos en la oposición como cuando llegamos al gobierno y decidimos organizar una treintena de charlas informativas, las cuales tuvieron una asistencia media de unos cien vecinos. A algunas acudieron más de doscientas personas ansiosas por escuchar explicaciones y realizar aportaciones. Fue una etapa dura porque eran charlas de dos y hasta cuatro horas en las que podían intervenir todos los vecinos que quisieran y en las que incluso participaron, sobre todo para criticarnos y zancadillearnos, diversos miembros de la oposición. Políticamente podrán criticarnos y decir que no es el mejor PXOM posible, que unos salen más perjudicados que otros o lo que quieran, pero absolutamente nadie podrá negar que este documento es transparente y está suficientemente explicado.

19

O Grove se echa a la calle contra el PXOM

–Transparencia. ¿Es esa la tarjeta de presentación de este PXOM?

–Transparencia y futuro. Pero sí, hemos dado a todos la oportunidad de conocer todos los planos y la documentación, hemos despejado todo tipo de dudas, hubo sitios en los que explicamos el documento hasta tres y cuatro veces… Hemos recorrido San Vicente, O Corgo, Conmeniño, Ardia, Monte da Vila, Meloxo y cada rincón de nuestro pueblo para informar y debatir. Por eso puedo decir con orgullo que todos los pasos que se han dado y todos los cambios que se han introducido en el documento han sido comunicados al momento a la sociedad, a diferencia de cómo tramitaron otros los intentos de PXOM anteriores

Asistentes a una de las charlas sobre el PXOM, en Porto Meloxo. FdV

–Es evidente que se refiere usted a su predecesor, el conservador Miguel Pérez, y a aquel intento de PXOM que le costó las Alcaldía... Pero aquel gobierno también había sometido el documento a exposición pública.

–En 2014 se tomaban decisiones políticas que provocaron un enorme rechazo social. Esta vez la gente tiene muy claro cuáles son los documentos y planos que se van a aprobar, cuáles son los cambios introducidos y, en definitiva, todo el mundo conoce el PXOM, y eso, repito, es gracias a un enorme trabajo político y un ejemplar ejercicio de transparencia.

–¿Cuáles han sido los pasos que ha tenido que dar hasta llegar a este momento culminante?

–Lo primero que hice tras ganar las elecciones de 2015 fue contratar un nuevo equipo redactor, con una asistencia técnica municipal, y desde ahí el objetivo político marcado era, única y exclusivamente, atender las 3.900 alegaciones presentadas por los vecinos. Ese era nuestro gran objetivo. Se había producido una manifestación en la que participaron 4.000 personas contra el PXOM que era algo sin precedentes en el pueblo y que se produjo a causa del enorme cabreo y malestar que existía en relación a aquel documento que planificaba el gobierno del PP.

Asistentes a la charla sobre el PXOM en Monte da Vila.

Asistentes a la charla sobre el PXOM en Monte da Vila. FdV

Por eso incluso se creó una plataforma ciudadana en su contra y se presentaron tantas alegaciones. Lo que conseguimos desde el PSOE, a base de organizar charlas y ofrecer información y explicaciones detalladas a los vecinos, fue acabar con la tensión social y, a partir del estudio y atención de las alegaciones, empezamos a introducir pequeños cambios en el documento, principalmente para reducir, limitar o eliminar las figuras urbanísticas que tanto malestar habían generado, como los Suelos Urbanos no Consolidados (SUNC), los Suelos Urbanizables (SUED) y los Suelos de Núcleo Rural (PEONR).

José Cacabelos habla con una vecina en la calle. M.M.

De igual modo, tuvimos que atender los informes de la Xunta que decían que aquel PXOM de 2014 era excesivo y hacer algo que trastocó por completo toda nuestra planificación, como fue tener que adaptarlo a la aprobación de la ley del suelo de la Xunta, en febrero de 2016, y a la aprobación del reglamento del suelo, en noviembre de aquel año. Esto hizo que desde aquel momento, y prácticamente a lo largo de casi todo 2017, tuviéramos que rehacer mucho del trabajo que teníamos finalizado, principalmente en cuanto a los núcleos rurales. De ahí que acumuláramos más de un año de retraso, tras lo cual volvimos a explicar a los vecinos las cuestiones técnicas más complejas.

Cerca de 4.000 grovenses se manifiestan contra el PXOM FdV

–¿Si estaba todo tan avanzado, por qué no lo aprobó en aquel mandato?

–En 2018 recibimos, cuatro años y medio después de haberlos pedido, los informes de Portos y Patrimonio, los cuales nos obligaron a modificar de nuevo el documento. Mi intención era aprobarlo entonces, pero fue del todo imposible, debido a todos estos cambios a los que tuvimos que adaptarnos.

“Es un documento que cubre las expectativas, está vivo y podremos alimentar entre todos en los próximos años”


–El jueves el pleno acordará la aprobación provisional del PXOM... ¿Y ya está, eso es todo?

–La aprobación provisional significa que finaliza el farragoso y complejo procedimiento municipal. Nuestro trabajo quedará finiquitada y a partir de ahí la Xunta tendrá tres meses para solicitar alguna corrección o lo que estime oportuno. Si no emite ningún informe quedará aprobado automáticamente.

–¿Usted cree que le darán el visto bueno?

–Estamos convencidos de que la Xunta propondrá algunos cambios, pero también confiamos en que sean cuestiones puntuales y fácilmente subsanables, ya que el trabajo que hemos realizado ha sido extraordinario y exhaustivo para, precisamente, no dejar ningún fleco pendiente. Esto quiere decir que en aproximadamente seis meses, el PXOM de O Grove podrá ser una realidad y cerraremos ese procedimiento iniciado en 1981 entregando a los vecinos un documento básico que cubre las expectativas y que está vivo.

–¿Qué quiere decir, que es un PXOM de mínimos que habrá que seguir puliendo?

–Que es un documento esencia que entre todos podremos alimentar y seguir mejorando en los próximos meses y años. Pero es un paso definitivo, ya que de este modo vamos a levantar el “decreto Cuiña”, ganaremos estabilidad jurídica en materia de urbanismo y tendremos un documento municipal de referencia para el desarrollo futuro del pueblo. –Se le nota entusiasmado. –No es para menos. El PXOM y los presupuestos son los documentos más importantes a nivel municipal, ya que a partir de ellos puede desarrollarse todo lo demás.

Asistentes a una charla sobre el PXOM celebrada en la sede del club de remo Mecos, en Rons. FdV

–Y así llegaron las elecciones de 2019, en las que usted y su partido hicieron historia consiguiendo una mayoría absoluta que parecía algo utópico en O Grove. Ya se dijo entonces que con tanto poder en las manos nada serviría ya de disculpa para completar otro mandato sin PXOM. ¿Se sentía usted obligado?

–Lógicamente, ya que se trata de una herramienta urbanística que resulta fundamental para el futuro de nuestro pueblo. Si logramos aquella victoria histórica en las urnas fue porque a las elecciones municipales de 2019 nuestro partido se presentó con los deberes hechos, después de haber cogido el toro por los cuernos y haber organizado infinidad de charlas para explicar minuciosamente el documento, mientras que otros se limitaban a criticar sin aportar absolutamente nada. Eso es algo que los electores valoraron, de ahí el histórico resultado que conseguimos. La gente valoró que gracias a nosotros pudo conocer el Plan Xeral y lo compartía. Claro que no todos los ciudadanos están de acuerdo con este documento, y puede haber algunos, incluso, que se sientan perjudicados.

El alcalde, José Cacabelos.

El alcalde, José Cacabelos.

Pero repito que nadie puede negar que es un documento que absolutamente todos conocen y que, insisto, está mayoritariamente aceptado. Volviendo a su pregunta, debo decir que quisimos aprobarlo el año pasado, ya que el equipo redactor presentó el documento definitivo para su aprobación provisional en febrero.

José Cacabelos explicando los planos del PXOM a los vecinos, en el año 2014.. | // FDV

Pero no se pudo hacer por un retraso interno en Urbanismo de más de nueve meses y porque se detectó, en noviembre pasado, que faltaba otro informe sectorial. Además, había que preparar el documento de las alegaciones, ya que también debe someterse a consideración del pleno de la Corporación el jueves que viene, y una vez aprobado se publicará para que cada vecino vea cuál ha sido el resultado obtenido con la suya.

“Es necesaria una simplificación de los trámites porque redactarlo es casi imposible de conseguir”


–En una entrevista concedida a FARO el pasado mes de enero ya avanzaba usted que el PXOM estaba casi a punto. Pero también aseguraba que elaborar este documento “es mucho más complicado de lo que cualquiera puede imaginar”. Incluso decía que no le extraña “que en Galicia la mayoría de los Ayuntamientos carezcan de este documento o no lo tengan adaptado a la Lei do Solo”.

–Y sigo pensando lo mismo. Debemos reflexionar sobre las razones por las que hay tan pocos PXOM aprobados en Galicia y por qué hay muchos menos realizados en base a la ley de suelo de 2016. De hecho, O Grove será uno de los primeros municipios que lo haga así.

–¿Pero por qué pasa esto?

–Porque los informes sectoriales del Estado, los de la Xunta y la infinidad de trámites que hay que realizar convierten este documento en misión casi imposible. Prueba de ello es que el tiempo medio que empleado en su redacción por un concello es de unos diez años, y desde luego eso supera cualquier expectativa política y cualquier capacidad de gestión Es algo muy complejo que habría que revisar. Insisto en que “es necesaria una simplificación total y absoluta de los trámites porque es del todo ingestionable; redactar el PXOM es algo casi imposible de conseguir”.

Compartir el artículo

stats