Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La textil Pili Carrera, camino de una segunda vida: hay interesados en comprarla

Una empleada de Pili Carrera en su centro de producción de Mos.

Una empleada de Pili Carrera en su centro de producción de Mos. RICARDO GROBAS

La adjudicación primará la oferta que mantenga la máxima cifra de empleos y se descontará del precio sus indemnizaciones

Pili Carrera se pone las pilas en el proceso de dar una segunda vida a la empresa. La firma de moda infantil, que entró el pasado enero en proceso de liquidación, recibe muestras de interés de posibles compradores que tantean el mercado en busca de alguna oportunidad que les sea de provecho. Hay conversaciones, hay interesados, hay visitas, pero todo en un estado inicial

La empresa gallega está siendo evaluada por posibles inversores que ponen el ojo en la reconocida enseña que vistió a la Familia Real española y holandesa. Para ello analizan el potencial de su unidad productiva ubicada en la localidad pontevedresa de Mos, que aglutina tanto las instalaciones, el inventario y la maquinaria de su interior como a la plantilla. De hecho, han sido varios los visitantes que han puesto el pie en la fábrica de Pili Carrera, aunque de momento fuentes cercanas al proceso avanzan que no hay ninguna propuesta en firme.

Los nietos de Donald Trump, vestidos de Pili Carrera

El administrador concursal ha dado un plazo de dos meses desde mediados de marzo para encontrar un comprador para la empresa gallega. Pero antes de que se inicie el proceso de recepción de ofertas, debe ser presentado el plan de liquidación de la compañía. Un documento que, además, ha de ser aprobado todavía por la jueza del proceso concursal.

El plan de liquidación de Pili Carrera incluye la venta de la unidad productiva completa en una primera etapa que se extenderá hasta junio. Esta unidad productiva contempla un acuerdo vinculante de que primará la adjudicación al comprador que conserve el mayor número de trabajadores, de una plantilla de 70.

“En el valor de compra de la compañía se descontará el importe correspondiente a la indemnización del número de empleados que continúen trabajando para la firma”

decoration

Tanto es así que la preservación de los puestos clave será un factor clave a la hora de cerrar el precio de la adquisición de Pili Carrera. “En el valor de compra de la compañía se descontará el importe correspondiente a la indemnización del número de empleados que continúen trabajando para la firma”; explica Suso García, el secretario comarcal de Fgamt-CIG. Dicho de otro modo, el comprador podrá descontar del precio de adquisición la cuantía correspondiente al total de indemnizaciones de los trabajadores que continúen como parte de la unidad productiva.  

Además, el administrador concursal, Alberto Pombo, se ha comprometido a que el 30 de marzo todas las deudas de la empresa con los empleados estarán saldadas, a excepción de las indemnizaciones de las que se encarga el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).

Fin a la relación laboral

Como parte del proceso de liquidación, los 50 empleados de Pili Carrera que habían recibido su carta de despido la semana pasada ya pueden solicitar la prestación por desempleo y la indemnización correspondiente a Fogasa. Lo hacen ya con el auto de extinción de contratos en su poder desde ayer. Todos salvo las 15 personas que continúan trabajando en Mos.

Antigua fábrica de Pili Carrera en Mos, Pontevedra

Colas a las puertas del “outlet”

La firma de moda infantil comenzó la pasada semana la comercialización de su inventario en su tienda outlet en la localidad pontevedresa de Mos. Un proceso que, según avanzan fuentes cercanas a la empresa, está teniendo una gran acogida por parte de los clientes que hacen cola a las puertas de la tienda (también por las restricciones de la pandemia) para entrar en busca de prendas con “grandes descuentos”, tal y como anuncia la marca en sus redes sociales.

El otro único punto de venta que continúa operativo y con la comercialización de stock, más allá de este en Mos, es el córner que tiene la marca en el centro comercial madrileño de la Castellana de El Corte Inglés. El motivo tras esta decisión es que esta vía de comercialización todavía resulta rentable para la firma, por eso se optó por su continuidad.

En el outlet, Pili Carrera mantiene en plantilla a una quincena de trabajadores que realizan labores de organización de inventario en el almacén y de venta al público en la tienda. Hasta la semana pasada, algunos empleados adicionales estuvieron trabajando en la fábrica para rematar algunas prendas a las que le quedaban tan sólo detalles para poder ser destinadas a la venta, tales como botones o bastillas. La idea es que la venta de los excedentes de producción ayuden a aliviar la deuda de la firma.

Compartir el artículo

stats