Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pili Carrera baja la persiana tras 58 años: “No llegó el socio inversor que esperaba”

Tienda de Pili Carrera en el centro de Vigo. | // RICARDO GROBAS

Pili Carrera ha sido uno de los grandes emblemas de la moda gallega. De las precursoras, de una estirpe que alumbró amplias trayectorias como las de Kina Fernández, Caramelo o Viriato. Como estas últimas, la compañía especializada en moda infantil también ha pulsado el botón del punto y final. Pili Carrera bajó ayer la persiana para no volver a levantarla, como confirmó la dirección a la plantilla y avanzó FARO en su edición digital. Instará a la liquidación voluntaria e “inminente”: “no han podido remontar”, coincidieron el responsable de Industria de UGT-Vigo, Rubén Pérez, y el secretario comarcal de FGAMT-CIG, Suso García. En enero de 2019 la sociedad solicitó al Mercantil 2 de Pontevedra la salida de concurso de acreedores, tras haber recibido el respaldo de los acreedores a su plan de pagos y de viabilidad. Ni la quita ni los despidos (39, a través de un expediente de regulación de empleo) sirvieron para darle pulmón. El COVID fue la puntilla. La textil trató de dar entrada a un socio inversor para blindar su continuidad, “pero no llegó a tiempo”. Este periódico trató ayer de contactar en reiteradas ocasiones con la dirección de Pili Carrera, a través de la portavoz oficial, sin éxito.

Los sindicatos plantean la venta de la unidad productiva, como en Vulcano, para salvar empleos

Tal y como trasladó a la plantilla, reunida en la fábrica de Mos, la empresa podía garantizar el pago de las nóminas de enero, pero ya no podía hacer lo mismo con las de febrero. A excepción de algunos empleados, con pagos pendientes de parte de las extras del año pasado, no hay deudas contraídas con ellos. Los cerca de 60 trabajadores que permanecían en nómina no volverán a sus puestos; estarán en periodo de vacaciones en tanto se negocia el expediente de extinción.

Los nietos de Donald Trump, vestidos de Pili Carrera

El inversor externo, del que no han trascendido datos, estaba dispuesto a inyectar capital en la empresa en el mes de junio, un plazo inviable. Las necesidades “urgentes” de liquidez de Pili Carrera ascendían a 400.000 euros, y el incumplimiento del plan de pagos y la deuda les habían cerrado el acceso a los canales habituales de financiación. “Necesitamos que se nos convoque de urgencia, si puede ser mañana [por hoy], para que no se incurra en deudas con la plantilla”, apuntó García. Las negociaciones serán ahora con un administrador concursal, que será designado por el Mercantil para canalizar todo el proceso.

Negoció la entrada de capital nuevo, pero se quedó sin tesorería para esperar hasta junio

Modelo Vulcano

En este sentido, las centrales barajan la posibilidad de activar el modelo Vulcano, con la elaboración de un plan de liquidación que incluya la venta de la unidad productiva.

“Ha sido una empresa emblemática, no solo para la industria textil, así que es necesario el esfuerzo de todos para buscar un camino que permita salvarla"

Rubén Pérez

decoration

Es una opción a explorar, sin que ello, apuntó, implique cualquier riesgo de dejar a los trabajadores “en un limbo”. “Queremos analizar con los administradores esta posibilidad, de continuidad o venta. No estamos para perder empleos de industria en la comarca, y menos en la situación actual”. En caso de optar por esta vía, los liquidadores tendrían que realizar un inventario de bienes de la sociedad para poner precio a la unidad productiva; de aplicarse el sistema ejecutado en el astillero, se abrirían distintas fases ante posibles postores.

El pequeñoi de Bután

La transmisión de una unidad productiva exime al comprador de las deudas de la empresa (Pili Carrera, en este caso, que rondan los cinco millones de euros), pero no de las laborales (que no existen). “La liquidación de una empresa (concursal o no) supone la venta de sus activos y el cobro de las deudas, es decir, hacer líquido su patrimonio. El objetivo es pagar con el resultado de la venta”, concretó el socio responsable del departamento de Derecho Concursal del despacho vigués On Tax & Legal, Ramón Ozores. En caso de no activar la transmisión de la unidad productiva se procedería a una llamada liquidación simple, “que se refiere a la venta de los activos, de forma individual, sin que nadie compre la unidad productiva”.

  • Pili Carrera pide salir del concurso con un plan de pagos a siete años y un recorte del 30% de producción

    -El 60% de los acreedores da el "sí" a la propuesta de convenio - La textil asegura que conservará su modelo de fabricación local

Los responsables de UGT y CIG coincidieron en reclamar un paso al frente de las administraciones, para “avalar cualquier proyecto” que tenga visos de prosperar. Solicitarán una reunión con la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, así como con la consellería de Economía e Industria y el Igape.

“Es necesario el esfuerzo de todos para buscar un camino que permita salvar la marca”

Rubén Pérez - UGT

decoration

El nuevo rey, Guillermo-Alejandro (c), y la reina consorte Máxima (dcha), acompañados por sus hijas las princesas (de izq a der) Catalina-Amalia, Ariane y Alexia REMKO DE WAAL

Fundada en 1963, y con 17 tiendas actualmente en España, Pili Carrera adquirió fama mundial al vestir a buena parte de la realeza europea, incluida la española: la princesa Leonor y la infanta Sofía han vestido en numerosas ocasiones los modelos de la diseñadora viguesa. Las hijas de los reyes de Holanda –Amalia, Arianne y Alexia– acudieron a la coronación de sus padres vestidas de la marca gallega, con atuendos que han portado también desde los descendientes de los monarcas de Bután, de Suecia o Dinamarca. Incluso los nietos de Donald Trump fueron embajadores de una enseña que ayer apagó las máquinas.

Compartir el artículo

stats