Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las orquestas gallegas piden oxígeno para el verano

Ensayo de la orquesta La Ocaband el pasado miércoles de tarde en Vilalonga.

Ensayo de la orquesta La Ocaband el pasado miércoles de tarde en Vilalonga. Gustavo Santos

Las comisiones de fiestas cruzan los dedos ante lo que ocurra este sábado. Será el día en el que las verbenas con gente de pie y bailando vuelvan a Galicia mediante seis experiencias piloto en las cuatro provincias. Las entradas para las citas en Tomiño y Marín han volado consumiéndose en horas. Las orquestas apuran sus ensayos para un regreso deseado que no oculta el temor por el futuro. Desde la empresa Gaias Eventos, de management de orquestas, advierten de que el 86% de los grupos que representaban han cerrado. La sangría también se da en los bolos con una caída que puede rondar el 90%.

Las entradas para las pruebas piloto –con público de pie, con separación entre grupos formados por convivientes y con mascarilla obligatoria para 1.000 personas– previstas para este sábado en Galicia desaparecen en segundos. Las de la orquesta Los Satélites para su actuación en Arteixo se agotaron en una mañana. En Tomiño, donde tocará La Ocaband llegó a haber una cola de 300 metros de largo ante la taquilla física el primer día para volar los billetes en la segunda jornada. En Marín, también se consumieron el primer día para ver este fin de semana a la orquesta Marbella.

El 86% de los grupos han cerrado mientras las entradas para la prueba piloto del sábado vuelan | Algunas como la Marbella han pasado de 130 bolos a tener solo 20 amarrados para este verano

“Los alcaldes reconocen estar alucinados con la respuesta”, explica Víctor Antón, director de la orquesta Marbella y la agencia Gaias Eventos, oficina de representación del 80% de las orquestas gallegas, incluida París de Noia, añade.

Poco a poco comisiones y ayuntamientos se están animando a contratarlas tanto dentro como fuera de Galicia. París de Noia actuará el 24 de este mes en Valladolid ante 1.000 personas sentadas y el Concello de Marín ya la ha fichado para el 16 de julio para las Festas do Carmen. La Ocaband acaba de completar el aforo para su actuación en Foz (Lugo) el 26 de este mes.

“La Ocaband –señala– actuó el pasado sábado en Sanxenxo y fue un éxito, con público sentado. Muchos ayuntamientos están esperando a la prueba piloto para echar mano de las orquestas para este sábado”

decoration

Las orquestas gallegas piden oxígeno para el verano Gustavo Santos

Dentro del túnel de la pandemia para este sector, la luz –aunque tenue– se empieza a vislumbrar. Las orquestas apuran los ensayos para dar lo mejor de sí ante la gran rentrée. “Nos estamos preparando para la prueba piloto del sábado con mucha ilusión, como si fuera la primera vez que fuésemos a tocar. De verdad, están todos nerviosos. Los cantantes debaten sobre qué ropa llevar; los músicos vienen a repasar sin rechistar cuando antes había que ir detrás de ellos. Estamos muy ilusionados”, confiesa Javier Saavedra, director de Los Satélites.

El manager Víctor Antón añade que “hay muchas reservas pendientes, mucha expectativa creada alrededor de las orquestas”, para subrayar que “necesitamos arrancar en julio, si no los músicos se desmoralizan”.

Dani Dopazo, director artístico de la orquesta La Ocaband, además de músico, recalca que “necesitamos la implicación de los concellos, que apoyen a las comisiones de las fiestas, para encender la mecha que necesitamos”.

Las tres orquestas consultadas para esta información (La Ocaband, Marbella y Los Satélites) confiesan que el parón por la pandemia ha sido sangrante. En el caso de Los Satélites ha sido lo peor de su historia, cuyo comienzo se da en el año 1938. “Ni con la Guerra Civil paró la orquesta de actuar. Esta crisis del coronavirus ha sido lo más complicado de toda su vida”, explica Javier Saavedra que tiene muy presente la última actuación que ofreció su orquestra hasta ahora: fue el 29 de febrero de 2020 en San Miguel de Reinante, en Ribadeo, por el Entroido.

Las orquestas que se estrenan

Pruebas piloto del día 19

  • Tomiño (PO): La Ocaband
  • Marín (PO): Marbella
  • O Carballiño (OU): Cinema
  • Noia (CO): Costa Dorada
  • Arteixo (CO): Los Satélites
  • Mondoñedo (LU): Principal

Han sido 15 meses sin actividad en el que cada uno de sus integrantes se ha ido buscando la vida como ha podido.

“Somos 20 personas trabajando en la orquesta, todas con contrato durante todo el año. Nos sentimos totalmente abandonados, sin ayudas. Se ha perdido mano de obra especializada en la música que no se va a recuperar. La mayoría buscó trabajo en otros sectores: supermercados, transporte, funerarias, construcción... A día de hoy tenemos seis bolos contratados. En estas fechas, en marzo del pasado año teníamos 178. Mira qué diferencia. ¿Qué le digo ahora a los músicos, cuánto les voy a pagar si muchos concellos no están dando permiso para las verbenas?”, se pregunta afligido.

En La Ocaband cuentan, de momento, con 18 actuaciones amarradas frente a las 60 que solían tener en estas fechas antes de la pandemia. Demoledora es también la diferencia de la orquesta Marbella: en el pasado anotaba a estas alturas unos 130 bolos contratados; pero ahora solo llega a 20.

  • Las grandes orquestas mueven ficha para salvar la temporada y crean una macroagencia

    “Sabemos que son tiempos duros para nuestro sector, pero también tenemos la certeza de que cada vez falta menos"

Si se suman los datos de las tres agrupaciones musicales se concluye que los bolos les han bajado un 88% y sin actuaciones, no hay ingresos, lo que ha llevado al cierre al 86% de las orquestras que representaba Víctor Antón, de la agencia Gaias Eventos. “Es el momento en el que Xunta y administraciones locales se impliquen en mantener estos puestos de trabajo, para salvar a este sector”, añade para solicitar encarecidamente a regidores como Abel Caballero que se recuerden de las orquestas para las fiestas y actuaciones en las parroquias.

Desde Serfega, realizarán pequeñas concentraciones el sábado antes del inicio de cada verbena para solicitar a la Xunta un protocolo más laxo para las fiestas. Por ejemplo, si estas son de pequeños formato, omitir la anotación de los datos de los asistentes; que se pueda llenar el aforo con las personas en espera in situ y se usen carpas si llueve.

“Cuando se pierde la fiesta de un pueblo, se pierde la identidad”

Dani Dopazo - Director artístico de la orquesta La Ocaband

decoration

ani Dopazo - Director artístico de la orquesta La Ocaband Gustavo Santos

“Cuando se pierde la fiesta de un pueblo, se pierde la identidad. Necesitamos apoyo para la red de un tejido industrial que se arma alrededor de las fiestas”. Es el alegato visceral de Dani Dopazo, director artístico de la orquesta La Ocaband, con sede en el municipio arousano de Vilalonga. En su caso, han decidido ampliar miras para salir adelante este verano diversificando sus espectáculos. Además de la verbena pensada para el público de pie como la del sábado en Tomiño, han ideado otro show bajo el título “100 años de verbena” que se emitirá en tres programas para la TVG. Poner en marcha este proyecto les ha obligado a aumentar personal, al pasar de doce a catorce trabajadores. Otra iniciativa para este verano es “Camiñantes e cantantes” pensado más para el Xacobeo.

La idea parte de la canción propia de la orquesta “Camiñantes” que se incluye en un repertorio que han preparado con las canciones en gallego más importantes de los últimos cincuenta o sesenta años. La orquesta incluso oferta la posibilidad de contratar de manera adicional un bloque en el que intervienen gente como Manuel Manquiña, Eva Iglesias, Pepo Suevos o Pili Pampín. Para Dani Dopazo, “dentro de la gravedad, tengo lugar para la esperanza este año”.

Compartir el artículo

stats