Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Virvi Fraga: “Hay muchos músicos que están viviendo en la indigencia”

Virvi Fraga, durante la preparación de uno de los conciertos que produjo. FdV

Virvi Fraga es, además de cámara de televisión y músico, un conocido productor y realizador de festivales, conciertos y todo tipo de eventos musicales. De ahí su actividad se vea seriamente castigada como consecuencia de la pandemia.

Dada su dilatada trayectoria laboral y las buenas relaciones que mantiene con infinidad de artistas, grupos y orquestas, la suya se antoja una voz más que autorizada para reflexionar sobre la situación actual y el futuro del sector. 

-Galicia se encuentra inmersa en pleno Xacobeo 2021, aunque no se note, y piensa ya en superar la pandemia para llevar a cabo el Xacobeo 2022. ¿Qué le parece? 

-Primero, decir que lo del año que viene era una cuestión ya planteada por la Xunta desde junio de 2020, en plena relajación de la pandemia, por lo que es evidente que ya veía venir la sucesión de “olas” de contagios que estamos padeciendo. Ya se temían entonces que la parte religiosa respiraría en 2021.

Nada que ver con la celebración pagana, que es la que más sigue sufriendo la pandemia y que, curiosamente, está estrechamente ligada a las celebraciones de cada Año Santo, dada la organización de grandes conciertos con estrellas nacionales e internacionales u otros de medio formato que se llevan a cabo en muchas localidades de Galicia.

Virvi Fraga, a la izquierda, conversa con Luis Fonsi. FdV

Sin olvidar la promoción turística a gran escala de Galicia y todos sus municipios y grandes patrocinios de fiestas, algunas tan relevantes como las del Marisco, en O Grove, y la del Albariño, en Cambados.

Lo que quiero decir es que todo ese gran “negocio” se va al traste en este tan esperado Año Santo Xacobeo 2021

-¿Lo da por perdido?

-Para muchos negocios de Galicia esta era el puerto al que esperaban llegar en medio de un mar de tempestades, ya que los Xacobeos distan mucho de lo que eran y lo que significaban desde un punto de vista religioso y espiritual.

Con el tiempo se convirtieron para muchos en un verdadero negocio, de ahí que el de 2021 se ampliara a 2022. Y se hizo porque todos, incluida la Iglesia, son muy conscientes de que la parte económica es esencial, al igual que saben que el presente año está condenado a sufrir los estragos de la pandemia, por mucho que los políticos nos quieran vender que en verano ya tendremos cierta normalidad e inmunidad de rebaño.

Todo apunta a que no va a ser así, por lo que van a ser inviables las peregrinaciones multitudinarias a Santiago. Y esto, lógicamente, hará que este sea un mal año para el conjunto de la hostelería y la restauración. Pero también para otro sector del que se habla muy poco y que también tiene su parte importante en la economía gallega, como es el de las grandes fiestas populares, con sus verbenas, orquestas, conciertos, atracciones de feria, espectáculos pirotécnicos y todo lo demás. 

"Hay artistas pasando hambre y sin un techo bajo el que vivir. Son los mismos que hace nada disfrutaban sobre los escenarios y nos hacían disfrutar a todos"

decoration

-Lo cierto es que ese del que usted habla es un sector que ya quedó en el dique seco el año pasado y va camino de sufrir el mismo bloqueo a corto, medo y largo plazo…

-Así es. Está sufriendo de forma brutal las consecuencias de la pandemia. Y lo hace sin ningún tipo de ayuda. Hay muchos músicos que están viviendo en la indigencia. ¡Si, así como suena! Hay artistas pasando hambre y sin un techo bajo el que vivir. Son los mismos que hace nada disfrutaban sobre los escenarios y nos hacían disfrutar a todos; artistas con familias a las que mantener y vidas muy dignas a quienes, con todo esto, se les arrancó lo único que no debería faltarle a ningún ser humano, su dignidad.  

Así suena "Torres de Compostela", el videoclip promocional del Xacobeo 2021 de la orquesta Panorama FdV

- Suena duro. 

-Lo es. Desde marzo de 2020 estos artistas no pudieron hacer absolutamente nada. No se trata de ver quién sale más perjudicado de esta crisis sanitaria ni de criticar a nadie, está claro, pero la hostelería y el turismo, que están sufriendo mucho también, al menos pudieron tener algunos momentos de lucidez y alivio. Sin embargo, el sector de la música y las verbenas, incluidas tanto orquestas como feriantes y demás, no pudieron hacer nada de nada y, con cero ingresos y cero trabajo, recibieron cero ayudas. 

-Es mucha gente la afectada.

-Cierto, y se resignan ante un futuro tan malo como incierto. Estamos hablando de un sector que en Galicia implica, entre artistas de toda índole, técnicos, feriantes, pirotécnicos, iluminación, imprentas, talleres y demás a unas 50.000 personas. Y de ellas dependen muchas familias, por lo que quizás estemos hablando de unas 200.000 personas directa o indirectamente afectadas en este sector. 

"Quizás estemos hablando de unas 200.000 personas directa o indirectamente afectadas en este sector"

decoration

-Y claro, muchos tendrán que reciclarse o reinventarse 

-Pero no es tarea fácil. ¿Cómo va un músico de una orquesta o grupo que lleva 25 o 30 años dedicado a esto a pedir trabajo en una conservera, una depuradora u otras industrias? Cuando le pidan el currículo podrá aportar décadas de experiencia en los escenarios, pero le dirán que no sirve para otra cosa. Aunque se estarán equivocando, ya que en el mundo de la música hay mucha gente trabajadora que quiere aprender y, sobre todo, tiene ganas de salir adelante. Solo necesitan oportunidades y confianza.  

Virvi Fraga durante la producción de un partido de fútbol. FdV

-Está dibujando un panorama de lo más pesimista. 

-Es que las cosas están muy mal. También en lo referido a los festivales en Galicia. Como productor de “Os Sons do Mar de Sanxenxo” puedo decir que a día de hoy llevamos acumuladas unas pérdidas importantes con este festival. Los artistas aún siguen con contrato en vigor y una parte de sus caches les ha sido abonada.

Tenemos la esperanza de poder celebrar este año el festival que aplazamos en 2020, pero estamos viendo que cada día parece más difícil. Nosotros no contamos con ninguna ayuda institucional, salvo la del Concello de Sanxenxo y la firma Nauta, que nos prestan apoyo logístico.

Del Xacobeo y la Xunta solo puedo decir que parecen ocupados con otros proyectos menos atractivos o con más poder empresarial que “Os Sons do Mar”. 

-Si usted mismo dice que la situación sanitaria es mala, no parece probable que puedan celebrarse eventos musicales como el suyo. 

- Puede parecer que me contradigo, porque asumo que no se va a poder hacer nada y, sin embargo, insisto en la importancia de organizar festival como “Os Sons do Mar”. Lo que quiero decir es que podemos llevarlo a cabo con las medidas que haya que aplicar en ese momento, aunque también sé que no podremos hacer nada con total normalidad este verano.

Por eso vamos a insistir e intentar tirar para adelante y hacerlo con aforo reducido y todas las medidas de seguridad y prevención que nos exijan.  

"Como productor de 'Os Sons do Mar de Sanxenxo' puedo decir que a día de hoy llevamos acumuladas unas pérdidas importantes con este festival"

decoration

-Parece complicado. No dejan de producirse noticias sobre cancelación de eventos de este estilo. 

- Lo cierto es que la red de festivales de Inglaterra ya anunció la cancelación de todos los eventos para este año. En España algunos tan potentes como el Mccool ya están barajando la posibilidad de cancelar y pensar ya en 2022. De hecho, en Galicia, el festival más potente que tenemos, que es el “Sons do Camiño”, o el “Resurection Fest”, también están en silencio, ya que no se ve nada claro cómo va a evolucionar todo esto, y no puedes ponerte a vender entradas sin saber en qué condiciones van a ser los aforos y los recintos.

Hablando con Jordi, promotor del “Sons Rías Baixas”, un festival importante que se celebra en Bueu, me dice que este año va a ser imposible hacer grandes conciertos y eventos de grandes aforos. Y eso que era uno de los promotores más optimistas de Galicia. Ellos se adaptaron e hicieron algo parecido al “Revenidas” del año pasado, con grupos de menor calado y aforos muy limitados. Nosotros, para nuestro festival, solo estamos poniendo a la venta 2.000 localidades de asiento para cada concierto, ya que no queremos que la pandemia nos obligue a sentar a alguien a 200 metros del escenario y no pueda disfrutar después de pagar 30, 40 o 50 euros.

"El pasado verano ya vimos que pudimos rellenar un hueco importante que dejaron las orquestas y grupos grandes"


-Dice que es el momento de grupos pequeños. ¿Entre ellos estará el suyo, La Movida?

-Lo cierto es que ya han contactado con nosotros para fiestas pequeñas que no pueden acceder ahora a orquestas.

Incluso formamos parte del Pontegal, para que nuestra actuación salga más barata a los Ayuntamientos que nos contraten. También tenemos en marcha nuestro segundo disco, todo en gallego, y preparamos nuevos videoclips.

El pasado verano ya vimos que pudimos rellenar un hueco importante que dejaron las orquestas y grupos grandes, dado que había comisiones que querían hacer fiesta, aunque fuera más limitada de lo habitual, para no perder la tradición.   

Todo va a depender de las medidas que nos impongan las autoridades cuando llegue el momento, y si no es posible hacer lo que planteo habrá que anular todo y pensar en 2022, ya que quizás no compense hacer cosas con muy poco aforo en verano.

Los gastos de producción, como si estuviésemos en una época de normalidad, pueden hacerlo inviable para promotores y artistas. Sobre todo porque aumentan, ya que hay que alquilar sillas, gradas, vallar recintos, invertir en seguridad e incluso reducir o eliminar las barras, que generan uno de los ingresos más importantes de cualquier concierto y ayudan a financiar muchas verbenas.  

-Es decir, que está todo en el aire 

-La incertidumbre nos asola, máxime cuando vemos que las farmacéuticas ya no cumplen sus compromisos de abastecimiento y fabricación de las vacunas, y cuando la distribución y aplicación de las mismas es un desastre que hace que todo se retrase.

Estamos atravesando lo peor de la pandemia a cinco meses del verano y es utópico pensar que se alcanzará la inmunidad de rebaño antes de final de año.

Dicho de otro modo, que esto va para largo y parece del todo impensable que este verano podamos estar 5.000 o 10.000 personas asistiendo de pie a un concierto, tomando unas copas o disfrutando en las verbenas con las mejores orquestas de Galicia.  

"Hay quien pasó de tocar en orquestas de renombre a estar de mecánico en un taller, mientras que otros, y otras, se convirtieron en conductores de camión o autobús"

decoration

-Hablando de orquestas, y dado que usted conoce bien a muchas de ellas, parece que algunas se están reinventado. 

-Tratan de subsistir. Hablando estos días con Lito Garrido, director de Panorama, parece que como en el Combo Dominicano, París de Noia y otras orquestas aún tienen la esperanza de que a partir de julio puedan trabajar con normalidad. Ojalá sea así, porque ahora más que nunca la gente necesita el ánimo de esas grandes verbenas. Y los que de ellas viven necesitan recuperar sus vidas. Pero mis deseos chocan con la triste realidad. ¿Reciclarse? En realidad veo que mientras los componentes de algunas orquestas se están reciclando, otros están pasivos y esperando a que haya un “milagro” y vuelva a ser todo igual que antes. 

-¿Y qué pueden hacer?  

-Sé lo que no pueden hacer: No es momento de cruzar los brazos. Hay que buscar alternativas y dejar nuestro sueño para otro momento. Si nos caemos mil veces, nos levantaremos dos mil, y así somos y nos haremos fuertes y triunfaremos en la vida. Hay quien pasó de tocar en orquestas de renombre a estar de mecánico en un taller, mientras que otros, y otras, se convirtieron en conductores de camión o autobús. Los menos se pasaron a la hostelería y otros buscaron trabajo en fábricas de todo tipo.

Lógicamente, también hay quien lucha por seguir en el mundo de la música, como Dani Dopazo, de La Oca, quien no se cansa de repetir que no sabe hacer otra cosa y que junto a algún compañero de la orquesta está preparando alternativas para poder ofrecer algo más pequeño y humilde con lo que ganar para vivir dignamente. Me refiero a dúos, tríos, grupos de acústicos y fórmulas similares. Dani tiene claro que este no es el año tampoco. También hay muchos músicos y artistas que vinieron desde muy lejos, como Venezuela, Cuba o Puerto Rico, para enriquecer con su calidad nuestras orquestas, y que ante este panorama han decidido regresar a sus países, ya que aquí nadie les ayudó en nada y solo tenían gastos.

"No me explico cómo algunos alcaldes están pensando en organizar eventos que saben que tienen muy pocas posibilidades"


-Ya que usted es de O Grove hay que preguntarle por la Festa do Marisco. El alcalde decía hace unos días que empiezan a realizarse gestiones para tratar de celebrarla. 

-No me explico cómo algunos alcaldes están pensando en organizar eventos que saben que tienen muy pocas posibilidades, como pueden serlas fiestas del Albariño y la del Marisco. Aunque esta última, más lejana en el tiempo, podría tener alguna probabilidad. Pero todo apunta a que no va a ser así, por eso creo que se dedican a perder tiempo y trabajo en programas utópicos.

Ojalá puedan celebrarse, y me alegraría, pero lo importante ahora es arropar al pueblo mediante la exención de tasas o cualquier otro tipo de ayuda. Hay mil cosas que se pueden hacer además de limpiar y desinfectar calles, repartir cuatro vales de compra o hacer ruedas de prensa. Todo ello me parece bien, pero considero un insulto a la inteligencia de cualquier ser humano decir que eximir de una tasa de 45 euros al año a alguien no le va a suponer nada, y que al Concello sí. Con ese dinero hago una compra para comer una semana. Pero claro, mientras se está bajo el paraguas del pueblo y se cobra un sueldo todo va bien.


-Se le ve enfadado. 

-Lo que tienen que hacer los alcaldes es ayudar a sus vecinos en lugar de pensar en obras faraónicas. Lo primero es comer y vivir dignamente, y no tener que pasar por la vergüenza de estar en las colas del hambre.

Se puede decir que se cuentan con los dedos de una mano las orquestas de Galicia que están cobrando un ERTE, mientras que otras empezaron a cobrarlo y tuvieron que devolverlo. Algunas ya ni tenían ese dinero, ya fuera por los fallos de la Administración, porque la gerencia de ciertas orquestas no tenía las cosas en regla o por un exceso de burocracia.  

"Hay muchos músicos y artistas que vinieron desde muy lejos, como Venezuela, Cuba o Puerto Rico, para enriquecer con su calidad nuestras orquestas, y que ante este panorama han decidido regresar a sus países"

decoration

-¿Puede decirse que estamos ante el peor momento de la historia para las orquestas? 

-Estamos ante un verdadero desastre que va a llevar a un sector muy arraigado culturalmente en la vida de los gallegos a reconvertirse y volver a otros tiempos. No al de los palcos de eucaliptos y los carros de vacas, pero casi. Va a ser muy difícil que persistan y sigan existiendo muchas comisiones de fiestas y, por ende, muchas fiestas y celebraciones.

David Bisbal y Virvi Fraga. FdV

La gente se está empobreciendo, por lo que los donativos para fiestas van a ser menores, o nulos. Los ayuntamientos tendrán muchos menos recursos, por lo que cuando podamos volver a ver a una orquesta no creo que sean de esas de 10.000 euros de caché y grandes espectáculos. Va a ser inviable pagar esas cosas. De hecho, artistas de ámbito nacional e internacional ya están bajando sus tarifas para poder subsistir. Y al mundo de las orquestas no les queda otra, igual que a los feriantes y a todo el sector por igual.

"Considero un insulto a la inteligencia de cualquier ser humano decir que eximir de una tasa de 45 euros al año a alguien no le va a suponer nada"

decoration

No obstante, este verano sí se podrán, o eso esperemos, ver cosas pequeñas muy controladas, fiestas pequeñas de un día de duración, con el recinto vallado y con todas las medidas. Es el momento de dúos, tríos y grupos pequeños con músicas que invitan más al disfrute del escuche que al baile.

-¿Es ese su mensaje?

- Mi mensaje es: No dejemos perder la verbena; no dejemos perder la música ni a esas orquestas que en los peores momentos han estado ahí para hacernos olvidar por un momento, o una canción, que seguimos vivos. Pero que a nadie se le olvide que lo importante es vivir, y en eso hay que poner todo nuestro esfuerzo. 

Compartir el artículo

stats