BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello presenta su plan para que Balaídos sea mundialista: 41.900 asientos

Remite el proyecto a la Federación Española | Sumará 13.040 butacas repartidas por las cuatro gradas, con más de 10.300 desmontables | Tribuna tendrá un segundo nivel de graderío | El terreno de juego será 1 metro más ancho

Una simulación de cómo quedarán las nuevas gradas en Balaídos

Vigo pisa el acelerador para ser sede del Mundial de fútbol de 2030 en caso de que la candidatura de España y Portugal sea la elegida. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ya tiene sobre la mesa el anteproyecto de adecuación del estadio municipal de Balaídos con el objetivo de adaptarlo a las condiciones que requiere la FIFA. El documento, enviado por el Concello, está firmado por el arquitecto Pedro de la Puente Crespo, el mismo que sella la reforma actual del complejo deportivo. Recoge dos claves: se propone la ampliación de la grada de Tribuna añadiendo un segundo nivel con 2.680 butacas y la instalación de 10.360 asientos desmontables –6.010 en Tribuna, 2.900 en Río, 725 en Gol y 725 en Marcador– para superar la barrera exigida por el organismo futbolístico de 40.000 espectadores –se alcanzarán 41.900– y se plantea ampliar el terreno de juego un metro a lo ancho, hacia Río, para cumplir las dimensiones establecidas para el torneo internacional, de 105x68 metros. El presupuesto, por ahora, se desconoce.

La propuesta, que contempla retranquear –es decir, desplazar en conjunto– la cubierta de Tribuna hacia Fragoso para generar espacio, completa las obras realizadas en la parte baja de este graderío y unifica la imagen del estadio mediante la creación de una nueva altura de grada que seguirá la tipología del resto de graderíos, como se puede ver en las infografías de esta información. Se aprovecha el nivel de los vestuarios existentes para crear una nueva plataforma a la misma cota en la que se proyecta un acceso de vehículos mediante un túnel bajo la nueva grada que resuelve el acceso de los equipos de fútbol. Este nivel ofrecerá una zona de aparcamiento para vehículos, vestuarios, dependencias complementarias, almacenes y otros espacios para cumplir con el programa de la FIFA.

Reforma Balaídos. Simón Espinosa

En un segundo nivel, se realizan los accesos a la nueva grada de Tribuna baja, destinando los espacios bajo la misma a dotaciones de aseos y zonas para locales comerciales. En un tercer nivel, se plantea una zona diáfana que pueda actuar como espacio polivalente por sus dimensiones. Para el caso específico del Mundial de fútbol de 2030, permitirá ampliar el aforo del estadio de manera puntual con gradas supletorias desmontables. El cuarto peldaño de la nueva grada se proyecta en continuidad con la grada de Marcador que se encuentra en construcción y con la futura grada simétrica de Gol. La configuración de este nivel otorga una continuidad espacial a todo el conjunto que, en la actualidad, se rompe en la grada de Tribuna porque dispone de un único graderío.

En la quinta altura, como se observa en las infografías, se establece un nuevo nivel de palcos que se integra en la morfología del estadio y “mejora de manera notable los actuales”. Además, se dispondrán los espacios necesarios para cámaras e instalaciones audiovisuales. En un sexto escalón, al igual que en el nivel inferior de la grada de Tribuna baja, se plantea un espacio diáfano que pueda actuar como área polivalente, permitiendo ampliar el aforo del estadio de manera puntual con gradas supletorias desmontables o establecer otro nivel de palcos si fuese necesario. La cubierta y fachada de la nueva grada se integrará con el resto de gradas siguiendo la misma estética y disposición para lograr un conjunto homogéneo. Se deberá desmontar la estructura y demoler zonas para rehacer parte de la grada actual –no se retirarán las butacas que hay ahora–. “Se intentará aprovechar el máximo posible de materiales y, en función de eso, se determinará el gasto”, indican desde el Concello.

El anteproyecto de transformación de Balaídos contempla la reforma del vestuario local para que tenga un espacio diferenciado para el equipo técnico y otro para mujeres; también incluye la remodelación del visitante para que cumpla los dos requisitos anteriores y con la intención de ajustarlo a las dimensiones mínimas y que tenga hidroterapia. Se prevé renovar el vestuario de árbitros para que ofrezca las medidas exigidas y tenga un espacio para masajes y otro para mujeres.

Más actuaciones: se proyecta la creación de una sala antidopaje y se generará un almacén de más de 20 metros cuadrados y una sala para servicio médico también de más de 20 metros cuadrados, se garantizará la existencia de tecnología punta en materia de voz, imagen y datos, así como el mínimo de 2.000 luces disponibles un año antes, se colocará una pantalla de 80 metros cuadrados o dos de 30 metros cuadrados –según las características técnicas de la FIFA–, habrá sistemas electrónicos de control de acceso y contabilización de entradas y se asignarán entradas específicas para personas con movilidad reducida, que tendrán espacios específicos en el estadio. Al respecto de las demandas de aparcamiento, se destaca en el documento que habrá plazas en las inmediaciones del estadio municipal –el Concello tiene en mente ejecutar un parking subterráneo entre Balaídos y Stellantis para ampliar esta oferta–.

Balaídos fue incluida por la RFEF en la quincena de estadios que pasaron el primer corte para ser sede del Mundial de fútbol de 2030. Todo apunta a que el Santiago Bernabéu (Madrid), el Metropolitano (Madrid), el Camp Nou (Barcelona), La Cartuja (Sevilla) y San Mamés (Bilbao) son los cinco feudos con más papeletas para estar en el listado de sedes españolas, que serán, en total, 11 –completan la relación tres campos lusos en Oporto y Lisboa–. Las restantes son La Rosaleda (Málaga), el Reale Arena (San Sebastián), El Molinón (Gijón), el Nou Mestalla (Valencia), el RCDE Stadium (Espanyol), La Romareda (Zaragoza), Riazor (A Coruña), el Estadio Gran Canaria (Las Palmas) y la Nueva Condomina (Murcia).

Ayer, 30 de septiembre, finalizó el plazo para revisar los requisitos y firmar los documentos requeridos para formalizar la candidatura de los estadios. En este mes de octubre que acaba de empezar, la Real Federación Española de Fútbol comprobará la información, entre los días 3 y 14, y permitirá subsanar los posibles errores entre el 17 y el 28. El 11 de noviembre, efectuará la evaluación final de las sedes para la candidatura de España y Portugal, último paso antes de configurarse el dosier definitivo que enviará a la FIFA.

¿Y quiénes son los rivales que le pueden quitar el sueño a Balaídos? Podría jugar en contra de la ciudad la cercanía a una de las tres sedes portuguesas –Oporto– o la elección de A Coruña en Galicia, pero lo cierto es que Riazor y Balaídos compartieron condición de sedes en el Mundial del 82, acogiendo los partidos del grupo E en la primera fase, y, además, fueron juntas en la candidatura fallida para el del 2018, que se celebró en Rusia.

En la carrera para ser sede mundialista, la principal preocupación de los responsables de los estadios es la ampliación de capacidad o la finalización de reformas proyectadas, como el caso del Nou Mestalla, que suma años de espera, el Camp Nou o la Nueva Condomina, que podría alcanzar las 40.000 butacas tras su renovación. En el caso de Riazor, se ha optado por rebajar el nivel del terreno de juego para lograr cinco filas en todo el perímetro y, de este modo, superar la barrera marcada por el organismo internacional de fútbol en cuanto a capacidad.

La elección final de la sede del Mundial 2030 por parte de la organización presidida por Gianni Infantino tendrá lugar en su 74.º congreso, que se celebrará en el segundo trimestre de 2024. Actualmente, la propuesta ibérica parte como favorita, pero otras dos candidaturas también quieren llevarse el torneo a sus tierras: por un lado, Marruecos; por otro, Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile, que se presentan de forma conjunta. En el corazón de los vigueses y celtistas, está la esperanza de que su estadio proyecte a la ciudad olívica en todo el planeta. Y los nostálgicos desean revivir la experiencia de la Copa del Mundo de 1982.

Compartir el artículo

stats