DERMATOLOGÍA

Al niño le están saliendo verrugas: qué hacer, qué tipos hay y como eliminarlas

La doctora Aniza Giacaman explica cómo se contagian las verrugas, cómo evitarlas y cuáles son los tratamientos que se pueden llevar a cabo

Al niño le están saliendo verrugas: qué hacer, qué tipos hay y como eliminarlas

Al niño le están saliendo verrugas: qué hacer, qué tipos hay y como eliminarlas / Getty Images

Las verrugas son pequeñas protuberancias en la piel causadas por una infección del virus del papiloma humano. No ponen en peligro la vida de las personas, pero sí son muy contagiosas. En el caso de los niños, aparecen en los dedos, las manos y los pies.

Su tamaño y color son variables, desde un color amarronado, rosado a amarillento. Son más frecuentes a partir de la preadolescencia, los 10-12 años, aunque pueden aparecer en cualquier momento de la vida. 

Hablamos de un virus muy contagioso y cuya incidencia aumenta a partir del verano, ya que es muy habitual que los niños caminen descalzos por el borde de la piscina y se contagien de VPH. El periodo de incubación no está bien establecido, pero parece que oscila entre 1 y 12 meses. 

Incluso una misma persona puede contagiarse a sí misma, como explica a Faro de Vigo la doctora Aniza Giacaman, de la Unidad de Dermatología del Hospital Universitaria Son Espases de Palma de Mallorca y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV):

“Las verrugas no son peligrosas para la salud de los más pequeños, pero sí son muy incómodas por su localización (palma de las manos y plantas de los pies). Además, se suele producir un círculo vicioso de contagio, en el que la persona se contagia así misma, lo que puede provocar que salgan nuevas verrugas en las mismas zonas”.

Se trata de una de las patologías más frecuentes en las consultas de dermatología y que no tienen mayor complicación. Como normal general, desaparecen espontáneamente, pero dependiendo de su ubicación sí puede ser convenientes tratarlas, sobre todo, para evitar el contagio a otras zonas del cuerpo. 

Sin embargo, cuando están en las plantas de los pies, la doctora sí recomienda acudir a un especialista porque puede producir problemas para caminar o correr. No solo generan molestias, también dolor.

Tratamiento para eliminar las verrugas en los niños

Existen diferentes tratamientos para acabar con las antiestéticas verrugas, aunque como afirma la especialista, “ninguno de ellos es único y todos requieren una rutina específica en casa para evitar su proliferación”.

  • Ácido salicílico. Es el más conocido. Se aplica de manera atópica, pero requiere posteriormente de un raspado con piedra pómez o lima de uñas. 
  • Crioterapia. Con una torunda se aplica nitrógeno líquido para congelar la verruga. Es más rápido, también más doloroso, pero puede dejar cicatriz. Este tratamiento debe evitarse en cara y genitales, y en niños menores de cuatro años.
  • Si las lesiones son muy resistentes, se puede utilizar el láser vascular, que elimina los vasos sanguíneos de la verruga. 
  • Retinoides. Para verrugas grandes y resistentes a otros tratamientos, siempre debe ser en casos muy elegidos, ya que es un producto con conocidos efectos secundarios (irritante).

Seis recomendaciones para prevenir las verrugas

  • Evitar que los niños caminen descalzos en instalaciones públicas: piscinas, gimnasios, vestuarios, duchas… Y usar chanclas.
  • Calcetines limpios todos los días. Es esencial mantener una correcta higiene de los pies y no olvidarlos durante la ducha. Se debe secar muy bien para evitar que se convierta en un caldo de cultivo de hongos.
  • No tocar verrugas ajenas… ni propias. Son muy contagiosas. Si el niño toca sus propias verrugas, es muy probable que le vuelvan a salir más.
  • Evitar remedios caseros, ya que esto favorece el autocontagio o contagiar a otras personas.
  • Cubre las verrugas de tus hijos con un apósito para reducir el riesgo de transmisión.
  • Vigila ciertos síntomas: dolor, sangrado, cambios en la forma o color.

El diagnóstico es bastante fácil, aunque puede confundirse con otras patologías como fibromas, nevus verrucosos, nevus sebáceo, Orf, nódulo de ordeñador y muy especialmente con el molusco contagioso o poxvirus. 

Además, desde la Academia Española de Dermatología y Venereología recalcan que “en la etapa infantil carece de trascendencia, pero en adultos puede ser marcador de SIDA. Su tratamiento más efectivo es la eliminación de la lesión, aunque pueden emplearse las mismas técnicas que comentaremos para las verrugas”.