Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu subastará 6.000 m2 en Castiñeiras para la implantación de nuevas empresas

Los responsables municipales y representantes de Aepicas y Fecimo en la parcela donde se ubicará el aparcamiento.

Los responsables municipales y representantes de Aepicas y Fecimo en la parcela donde se ubicará el aparcamiento. Gonzalo Núñez

La reciente puesta en marcha de las nuevas instalaciones de una cerrajería y carpintería metálica y las obras para el traslado de la conservera de Lago Paganini han agotado el suelo disponible en el polígono industrial de Castiñeiras en Bueu. Lo que no se ha agotado es la demanda de espacio para implantar nuevas iniciativas empresariales y desde el Concello de Bueu avanzan que están preparando la puesta a disposición de dos parcelas municipales, que suman casi 6.000 metros cuadrados. Una decisión que se adopta ante el interés trasladado por varios empresarios y que para el ayuntamiento supondría beneficios por dos frentes: facilitar la implantación de nuevas empresas, con la consiguiente creación de empleo, e ingresos extra porque esas fincas se adjudicarían a través de una subasta.

Relacionadas

Los terrenos de los que dispone el ayuntamiento forman parte de los aprovechamientos urbanísticos recibidos tras el desarrollo de las dos primeras fases del área empresarial. Las parcelas están ubicadas al lado del astillero de Nodosa: una tiene superficie de unos 4.800 metros cuadrados y la segunda de casi 1.200. No lindan entre sí, sino que en medio de ellas hay otra finca propiedad del astillero, que abarca algo más de 8.000 metros cuadrados.

Parte de los terrenos que el Concello de Bueu quiere subastar en Castiñeiras. Gonzalo Núñez

El alcalde bueués, Félix Juncal, avanzó las intenciones del Concello durante una reunión con el presidente de la Asociación de Empresarios del Parque Empresarial de Castiñeiras (Aepicas), Pablo Pazos, y el gerente de Fecimo, Rodrigo Pastoriza. Este encuentro tenía como objetivo presentar el proyecto del Concello para crear un aparcamiento de casi una treintena de plazas en el polígono y paliar la carencia de estacionamiento. Una falta que será mucho más evidente cuando se abran las nuevas instalaciones de Lago Paganini, que cuenta con casi un centenar de empleados y que podría trasladarse a Castiñeiras el próximo año.

“En los últimos años venimos detectando el interés constante por esos terrenos, lo que también confirma que Castiñeiras es un polígono que resulta atractivo para las empresas y que cuenta con un sector industrial ya implantado”, reconoce Juncal. La fórmula que baraja el Concello de Bueu para poner a disposición de iniciativas empresariales esas parcelas pasa por una subasta pública.

Esta sería una especie de solución puente hasta que se desarrolle la gran ampliación del polígono, que impulsan empresarios de la zona y propietarios de terrenos. Un crecimiento que permitirá al Concello contar con más equipamientos y superficie de estacionamiento.

Las obras de la nave de Conservas Lago Paganini en Castiñeiras.

El consistorio cuenta con una tercera finca, que en principio tenía la catalogación de zona libre, pero tras la aprobación del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) pasa a ser dotacional. Es precisamente la que se acondicionará como aparcamiento, un proyecto que el alcalde explicó a los empresarios sobre el terreno. La parcela se encuentra al lado de una de las rotondas de entrada al polígono y linda con la parte superior de la estación de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Tiene casi 800 metros cuadrados de superficie y el proyecto está valorado en algo más de 30.000 euros, que asumirá el propio ayuntamiento. La previsión es que pueda estar operativo en verano.

Los empresarios se reunieron con el gobierno local a principios de año para proponer la creación de este aparcamiento y de otro más en una de las parcelas situadas al lado de Nodosa, aprovechando una línea de ayudas de la Consellería de Industria. Finalmente estas obras no se ajustaban a esa convocatoria y las asumirá el propio Concello, pero solo en los terrenos contiguos a la estación de la ITV.

El interior de la nueva nave de Alinox, en el polígono de Castiñeiras.

Los empresarios piden cambios para poder aprovechar mejor el espacio interior de las naves

Los empresarios aprovecharon la reunión de ayer para trasladar otra vieja petición del sector: que se explore la posibilidad de autorizar el acondicionamiento de una segunda altura en el interior de sus naves y aprovechar mejor el espacio. “Nos encontramos que tenemos una edificación de 10 metros de alto, pero una sola altura interior. Sería interesante poder tener una segunda porque significaría tener más metros de trabajo y no se estaría alterando ni incrementando el volumen de las naves”, explica Pablo Pazos. En la actualidad no lo pueden hacer puesto que la normativa urbanística del plan parcial del polígono no lo autoriza. Desde el gobierno local se comprometieron a estudiar esa posibilidad, al igual que buscar encaje para poder autorizar usos de restauración en el polígono. Ahora mismo no está permitido y serviría para dar servicio a muchos trabajadores, que podrían comer en la zona.

Compartir el artículo

stats