Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tripulación del "Villa de Pitanxo" estuvo cinco horas a la deriva en la balsa salvavidas

De noche, a -17 grados y junto a cuatro fallecidos, Padín, Rial y Kwesi quedaron merced del mar hasta que llegó el “Playa Menduiña Dos” | Hasta 16 compañeros estaban dentro del barco | Nores pidió ayuda a otras armadoras

En grande, una panorámica de St. John's. En pequeño, el buque pesquero "Villa de Pitanxo". S. Moreira | MINISTERIO DE AGRICULTURA Y PESCA

El teléfono sonó en la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI). Al otro lado de la línea, Salvamento Marítimo avisaba de que se había perdido la comunicación con el Villa de Pitanxo, un arrastrero congelador de 50 metros que faenaba en aguas de NAFO, en Terranova. Fue antes de las nueve de la mañana, momento en el que se encendieron todas las alarmas en O Berbés.

La pesquera dueña del buque, Grupo Nores, que ya había sido alertada, también era incapaz de contactar con el puente del barco y empezaban a temerse lo peor. De hecho, llegaron a avisar a otras armadoras, como la canguesa Moradiña, para ver si podían movilizar sus buques en la zona y comprobar si se trataba de un fallo de la comunicación y, por lo tanto, de un error de la radiobaliza. En medio de la tensa espera, el Playa Menduiña Dos, que había sido avisado por Salvamento, llegó al lugar en el que se había recibido la última señal del barco de Marín.

Radiografía del "Villa de Pitanxo"

Radiografía del "Villa de Pitanxo"

En las inmediaciones localizaron dos balsas salvavidas. Eran las 10.37 horas en España cuando los peores presagios se confirmaron: el buque localizó a los tres únicos supervivientes de la tragedia que ha sacudido al sector pesquero gallego al dejar un total de nueve fallecidos y 12 desaparecidos. Juan Padín, Samuel Kwesi y Eduardo Rial aguantaron durante cinco horas en el mar, con una sensación térmica de -17 grados, entre olas de más de seis metros y vientos de 40 nudos. De noche. Con cuatro compañeros fallecidos a su lado.

El Villa de Pitanxo emitió dos señales, que fueron recibidas por el Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo (CNCS) de Madrid a las 5.24 horas de la madrugada del martes en España, es decir, poco después de la media noche en Terranova. Fueron recepcionadas también por los guardacostas canadienses, que coordinaron el operativo.

El presidente de los armadores de Vigo: "En el agua, son pocos los minutos de vida si no te recuperan rápidamente"

El presidente de los armadores de Vigo: "En el agua, son pocos los minutos de vida si no te recuperan rápidamente" Agencia ATLAS

Según fuentes del sector cercanas a la empresa, el hundimiento se produjo con virulencia y rapidez, “en minutos”. Sin embargo, la persona que estuviese en el puente en el momento del siniestro –no se ha podido confirmar quién– llegó a poder hacer una llamada automática de emergencia apretando el botón denominado distress, de color rojo, que se encuentra en el equipo de llamada selectiva digital de este tipo de barcos. Esa fue la primera señal que recibió Salvamento. La segunda, muy cercana en el tiempo, fue la emitida por una radiobaliza del barco, que se activó automáticamente al entrar en contacto con el mar.

El operativo

Tras intentar contactar con la tripulación, el CNCS buscó barcos en la zona que pudieran asistir al Villa de Pitanxo. El Playa Menduiña Dos, que también trabajaba allí en aquel momento, era el más cercano y fue contactado a las 5.39 horas para que pusiera rumbo al lugar desde donde se habían emitido las señales y para que intentase contactar por las radios VHF con el barco.

Juan Padín, Samuel Kwesi y Eduardo Rial aguantaron durante cinco horas en el mar, con una sensación térmica de -17 grados, entre olas de más de metros y vientos de 40 nudos. De noche. Con cuatro compañeros fallecidos a su lado

decoration

Ni desde Madrid, ni desde Galicia ni desde el arrastrero de Moradiña lograron saber qué pasaba, ya que el buque de Marín ya había naufragado. En medio de la nada, a 250 millas náuticas de Terranova, de noche y en un mar congelado, los tripulantes estaban perdidos. Según pudo saber FARO, en la cubierta había ocho miembros de la tripulación. El Villa de Pitanxo estaba virando la red, una operación para la que esa dotación de cubierta era suficiente. El patrón y el primer oficial se encontraban, de acuerdo a las mismas fuentes, en el puente de mando. Los demás, hasta 14 miembros del equipo, dentro del barco. “A esa hora, y durante el virado de la red, él tenía que estar en su camarote, seguro”, apuntan desde el sector en referencia a Manuel Navarro, el biólogo canario que iba a bordo del pesquero como observador del IEO. Lo mismo refieren del cocinero, Fernando Santomé; del jefe de máquinas, Francisco de Pazo, o del alumno en prácticas Raúl González, que ejercía de marinero aunque había embarcado para completar su titulación de patrón. Todos ellos estaban dentro del Pitanxo.

Simón Espinosa

Las balsas salvavidas se desplegaron como consecuencia del siniestro y a ellas pudieron llegar parte de los tripulantes. En uno de los caladeros más duros del mundo, con olas que superaban los cinco metros de altura y temperaturas que llegaron una sensación térmica de -17 grados, lucharon por su vida. Algunos de ellos llegaron a los inflables y, durante horas, a oscuras, quedaron a la espera de un milagro. El Playa Menduiña Dos, capitaneado por Ramón Otero, apareció a lo lejos, entre el mal tiempo, con sus luces. Al divisar las balsas, se acercaron. A bordo, Juan Padín, Samuel Kwesi y Eduardo Rial mostraban síntomas de hipotermia. A su lado, cuatro compañeros más que habían fallecido.

Situación del buque

Durante todo el operativo desplegado por los guardacostas canadienses, en el que se llegó a peinar un área de casi 3.100 kilómetros cuadrados, el Villa de Pitanxo no fue localizado. Los pesqueros que participaron tan solo pudieron encontrar algunos restos, como un “cacho de aparejo” hallado por el pesquero portugués Lutador. “Si estaban metiendo a bordo –expone otro experimentado capitán, con experiencia en NAFO–, el aparejo estaba todo unido a la maquinilla. Lo que pueden aparecer son otros que no se estuvieran usando en ese momento”. Claro que, con mal tiempo, cualquier elemento de cubierta va bien trincado para evitar desplazamientos de peso.

La zona es, además de inhóspita, profunda. El Villa de Pitanxo permanece sumergido a unos 1.000 metros de profundidad, lo que descarta cualquier opción de reflotamiento. El tonelaje de peso muerto (DWT o deadweight tonnage) es de 1.120 toneladas. El Senefand Uno, hundido en 2017 en aguas de Senegal, se hundió hasta un fondo de 600 metros.

El Villa de Pitanxo permanece sumergido a unos 1.000 metros de profundidad, lo que descarta cualquier opción de reflotamiento

decoration

En aquella ocasión, aunque se llegó a barajar la posibilidad de enviar a la zona un buque oceanográfico –la radiobaliza no se activó y nunca se determinó el punto exacto del siniestro–, quedó finalmente descartada. La profundidad del lecho marino se averigua gracias a las sondas, un sistema hidroacústico que emite una señal de baja frecuencia; cuanto más tarda en retornar esa señal –el transductor es un emisor y receptor de sonido–, más profundo está el fondo.

Después de que Canadá decidiese suspender las labores de búsqueda de los 12 desaparecidos en la tarde del miércoles, los pesqueros lusos y españoles alargaron su operativo particular hasta que se quedaron sin luz. En ese momento, el pesquero que lleva a bordo a los tres supervivientes (Juan Padín, Samuel Kwasi y Eduardo Rial), además de seis cadáveres, puso “proa a tierra”.

El Playa Menduiña Dos, que inició rumbo hacia St John’s de Terranova con los tres supervivientes y un total de siete fallecidos. La estimación es que el pesquero llegue a puerto hoy alrededor de las 16.30 horas (hora española), según informó Salvamento.

El congelador França Morte, que había recuperado el cuerpo de uno de los marineros fallecidos, también se dirigió a tierra, aunque solo para hacer el trasbordo de ese cadáver al Playa Menduiña Dos. “No tiene sentido que vayan a puerto los dos a lo mismo”. El buque 'offshore' Nexus, con bandera de Canadá, lleva los dos cuerpos restantes recuperados.

Compartir el artículo

stats