Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alza del euríbor y el precio reduce a menos de la mitad las ventas de las viviendas nuevas

Con 48 transacciones en el primer semestre del año, la cifra regresa a los registros de 2012 | El sector concluyó 2021 con 240 operaciones | Las propiedades usadas mantienen el ritmo: 1.218 compraventas de enero a junio

Obras para levantar una promoción de pisos en Vázquez Varela, frente a la Ciudad de la Justicia. Marta G. Brea

Es una realidad que hay necesidad de vivienda nueva en Vigo, sí, pero los ciudadanos no la persiguen a toda costa. Según el último informe ofrecido por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) y la Asociación de Empresas Inmobiliarias de Vigo (Asemi), el ritmo de venta se ha frenado “en seco” en el primer semestre de este año. Con datos sobre la mesa, se entiende mejor: entre enero y junio, se compraron 48 viviendas nuevas, pero, en todo el año pasado, la cifra llegó a 240. Es decir, ha perdido más de la mitad de la velocidad. Si se proyecta el guarismo, el sector acabaría este ejercicio con menos de un centenar de ventas.

El presidente de ambas entidades, Benito Iglesias, relaciona este cambio de tendencia con el “impacto de las tensiones inflacionistas sobre las rentas reales de las familias y el aumento de los costes de financiación, con el alza del euríbor”, factores que “reducirán ligeramente la demanda y el ritmo de crecimiento de los precios durante los próximos trimestres”. “La subida de los tipos de intereses, el endurecimiento de la financiación hipotecaria y la inflación reinante provocan un descenso que iguala las cifras de ventas de vivienda de obra nueva a las del año 2012”, detalla el responsable de la patronal inmobiliaria gallega y olívica.

Que las ventas de vivienda de obra nueva nos hagan ver por el retrovisor la crisis anterior, en palabras de Benito Iglesias, es “un aviso muy serio a navegantes”, sobre todo, después del episodio aciago que vivió el gremio hace más de una década. No son buenas noticias para el medio centenar de promociones de vivienda nueva o rehabilitada en curso o proyectadas en la ciudad, cuyo precio medio está en 350.000 euros. Sostiene el mercado la compraventa de vivienda usada: en 2021, se registraron 2.315 transacciones; en los seis primeros meses de 2022, 1.218. Su precio es menor, condición que les da más salida: 2.500 euros el metro cuadrado de media en la obra nueva y 1.500 en la vivienda usada.

La vivienda de obra nueva es cara en relación a las economías reales. También hay que tener en cuenta el aumento de los costes en el sector de la construcción, con el precio de los materiales disparados”, reflexiona el presidente de Fegein y Asemi. Avanza que, para el último cuatrimestre de este año, se espera una “importante moderación” en este mercado por la “espiral de precios y el euríbor”. El precio medio de la vivienda –incluidas la nueva y la usada– hace más de 10 años en Vigo era de 2.450 euros el metro cuadrado; ahora, asciende a 2.000 euros. “En el 2008, las entidades financieras financiaban el 100% de la hipoteca. Ahora, el 75 u 80% del valor de tasación, depende de la entidad”, aclara.

“Es un aviso muy serio a navegantes. Sabemos lo que pasó hace más de 10 años en el sector”

Benito Iglesias - Presidente de Fegein y Asemi

decoration

Según el informe de Fegein y Asemi, actualmente, hay 3.920 viviendas nuevas y usadas en el circuito de comercialización en venta en la ciudad. Entre las promociones, destacan la del Barrio do Cura, que presumirá de más de 260 nuevas unidades residenciales, de las cuales más de un 45% serán pisos de tres y cuatro dormitorios; o la de Avantespacia en Jacinto Benavente, sobre los terrenos de la antigua Cordelerías Mar, a punto de rematar, con 155 viviendas.

El metro cuadrado de las propiedades para estrenar alcanza 2.500 euros

Benito Iglesias subraya que la subida de tipos del Banco Central Europeo, que “ya tiene su repercusión e impacto en el euríbor”, junto con el previsible encarecimiento de las hipotecas a tipo variable con unas condiciones crediticias más rígidas, “tendrá un impacto negativo en los hogares gallegos que estén pagando una hipoteca y otros préstamos a un tipo de interés variable que dependan de cómo evolucione el euríbor”. “Se enfrentan a un sobrecoste mensual que se sumará al brutal encarecimiento de la cesta de la compra, el combustible y las facturas diarias”, argumenta.

Fegein y Asemi creen que es “suficiente” la previsión de viviendas de protección oficial recogida en el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), más de 14.000, pero piden que su plazo de ejecución en el actual contexto económico se aligere “lo máximo posible”. “En Oporto, el plazo de una licencia municipal es de 12 días máximo. En Vigo, es de 12 meses de media. Queda todo dicho”, destaca su presidente, a la vez que defiende una “flexibilidad en las cargas del 30% de protección” en las construcciones de viviendas, condiciones que incorpora este PXOM, que, según los cálculos del Concello, podría estar aprobado de forma definitiva a finales del próximo año.

Interés en otros concellos

No solo las ciudades generan interés en el mercado de la compraventa de vivienda. Lo confirma Fegein, que constata un incremento del número de búsquedas y operaciones de adquisición de propiedades en municipios al margen de las siete grandes urbes de Galicia. Por provincias, los concellos que triunfan son, en Ourense, Barbadás, Pereiro de Aguiar, San Cibrao das Viñas, O Carballiño, Allariz y Celanova; en Pontevedra, Porriño, Nigrán, Cangas, Sanxenxo y Baiona; en A Coruña, Ames, Arteixo, Oleiros, Muros y Ribeira; y, en Lugo, Ribadeo, Monforte, Foz, Burela y Barreiros.

Compartir el artículo

stats