Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rural resurge tras la pandemia: gana casi 4.000 habitantes mientras las urbes pierden

El ‘stock’ de vivienda vacía en los concellos de menor tamaño facilitó el asentamiento de nuevos vecinos | Expertos avisan de que sin actividad económica no se consolidará esta tendencia

Núcleo de viviendas en el rural. Iñaki Osorio

El rural parecía encaminarse de forma inexorable hacia el abandono y la despoblación. Pero lo que no consiguieron años de políticas públicas para intentar revitalizar el campo gallego, podría haberlo logrado la pandemia. Los concellos más pequeños de Galicia –de menos de 5.000 empadronados– han vuelto a ganar habitantes sumando casi 4.000 vecinos en 2021. Se trata de un incremento que resulta chocante en un contexto de sangría demográfica que ha restado al conjunto de la comunidad autónoma más de 6.100 residentes y del que no se libran ni siquiera las áreas urbanas. La clave está en un cambio de mentalidad tras el confinamiento obligado por el COVID que ha propiciado un mayor interés por vivir en casas, con espacios abiertos, y en conexión con la naturaleza, al tiempo que las nuevas tecnologías y la extensión del teletrabajo han facilitado el retorno al rural.

Los datos del Padrón Municipal del Instituto Galego de Estatística reflejan este cambio: la población gallega menguó un 0,23 por ciento el pasado año. Si se analiza la evolución en función del tamaño del municipio, solo suman habitantes las villas de entre 10.000 y 50.000 habitantes y los ayuntamientos de menos de 5.000. Sin embargo, los primeros suman poco más de 1.800 vecinos, mientras que los concellos más pequeños ganan 3.843 residentes en comparación con 2020.

La población gallega cayó un 0,23% y las áreas urbanas tienen 7.855 residentes menos

En concreto, entre los municipios de menor tamaño los que atraen vecinos han sido los 81 que tienen entre 2.000 y 5.000 empadronados. Incrementaron su población un 2,5 por ciento el pasado año cuando llevaban perdiendo habitantes de forma continuada desde 2010.

Esto contrasta con las áreas urbanas (de más de 50.000 habitantes), que en 2021 perdieron 7.855 residentes.

¿Por qué se produce esta vuelta al rural? “Mi hipótesis es que el consiguiente stock de viviendas vacías en dichos municipios llegó a ser tan elevado que permitió, a raíz de la pandemia, el retorno fácil y rápido de una cantidad considerable de gente titular de esas viviendas. Además se trata de viviendas aisladas y con fincas, es decir, las idóneas tras el aislamiento del COVID”, explica el profesor de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidade de Santiago, Manel Antelo.

En todo caso, no es seguro que el incremento de población registrado en 2021 en los concellos del rural se consolide en el tiempo. Podría ser algo circunstancial. “Una vuelta al rural, más que una ganancia demográfica per se, se concreta en retomar la actividad económica”, aclara Antelo.

Y no está claro que el aumento de población de estos pequeños municipios vaya acompañado de una recuperación económica de esos territorios. “Podría estar sucediendo que una parte de esa ganancia demográfica fuese gente en edad de jubilación o nuevos residentes que mantienen su actividad en otros municipios menos rurales”, comenta el experto.

Antelo recuerda que el éxodo que durante años sufrió el rural está vinculado a factores económicos y , por eso, revertir la tendencia “no será fácil y mucho menos de manera rápida”. En todo caso, opina que las administraciones deberían aprovechar ahora la predisposición de mucha gente a volver al rural para impulsar en estas zonas servicios, tanto físicos como digitales, y fomentar iniciativas empresariales.

“Agotamos promociones de viviendas que llevaban diez años sin vender”

Juan Pablo Castillo Amigo - Alcalde de Covelo

decoration

Covelo, pequeño municipio del interior de la provincia de Pontevedra de 2.455 habitantes, ha sido uno de los concellos gallegos que en 2021 ganó vecinos. Tras décadas de pérdida poblacional, finalmente consiguió el pasado año engrosar su padrón con 87 residentes más.

–¿Por qué cree que ganan habitantes?   

–Es un cambio de tendencia. Llevábamos muchos años perdiendo población. Ha sido debido a la pandemia. La gente ha vuelto a pensar en el rural. Muchas personas que tenían aquí su segunda residencia, pero estaban empadronados en Vigo, por ejemplo, han decidido asentarse finalmente en Covelo. Otros se compraron vivienda aquí buscando más naturaleza, pero al mismo tiempo un sitio que esté cerca de la ciudad. Vigo está a solo 35-40 minutos en coche. Teníamos promociones de viviendas que llevaban diez años sin vender y se agotaron todas. También coincidió que estaban a precios asequibles.

–¿Cuál es el perfil de nuevos residentes?

–Hay gente que se instala aquí y trabaja a distancia o se desplaza fuera del concello para trabajar: a Vigo, O Porriño o Ponteareas. Otros son jubilados que viven de su pensión. Pero también hay personas que empezaron a trabajar en el pueblo en la hostelería, en artesanía o en limpieza de parcelas. Tenemos un poco de todo, desde gente joven, a familias con hijos a jubilados.

–¿Por qué cree que han elegido Covelo para vivir?  

–Por la tranquilidad. Aquí tenemos naturaleza y hay servicios, desde centro médico, tiendas, banco, farmacias... Tenemos alternativas de ocio, playa fluvial, rutas de senderismo y la playa está a solo 30 minutos. La gente valora mucho tener su casita con finca.

–¿Qué supone para el concello este incremento de población?

–Económicamente no mucho, eso sí, nos obliga a disponer de más servicios. Es una satisfacción que haya cambiado la tendencia. Antes veíamos como cada año se cerraban casas.

–¿Cree que será una moda pasajera?

– No sé si es circunstancial. De momento seguimos notando interés y vemos más gente que quiere instalarse aquí. Todas las semanas nos vienen preguntando por viviendas para alquilar. Hay mucha demanda.

Compartir el artículo

stats