Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así lucirá el nuevo Paseo de Alfonso: peatonal y arbolado

El proyecto básico de Alfonso Penela, arquitecto del nuevo Barrio do Cura, contempla la recuperación del bulevar - El olivo mantendrá su posición

Recreación del nuevo Paseo de Alfonso, con el bulevar arbolado y sin tráfico FdV

Más de 130 metros de túnel con un carril por sentido, casi 6.000 metros cuadrados de humanización del Paseo de Alfonso XII y un presupuesto de ejecución material que asciende a 5 millones de euros inicialmente –más de 1,2 se corresponden con el micropilotaje y los anclajes provisionales–. Son los datos clave del proyecto básico de prolongación del paso subterráneo que se genera en las entrañas de Porta do Sol, que irá desde el final de Elduayen hasta el nuevo vial del Barrio do Cura –la continuación de Torrecedeira–. Permitirá despejar el tráfico de uno de los miradores con más encanto de la ciudad para devolver la superficie a los viandantes, como se puede observar en la infografía que ilustra esta información. Lo firma el arquitecto Alfonso Penela, el mismo que dibujó la recuperación del Barrio do Cura, cuya promotora ya ha entregado al Concello esta propuesta a modo de colaboración voluntaria. Los próximos pasos: una vez que la Xunta autorice la obra tras la intervención arqueológica, que determinará el trazado y presupuesto final, se creará el proyecto constructivo.

La humanización y peatonalización del Paseo de Alfonso XII se realizará en tres franjas. La más próxima a las edificaciones, que supone, aproximadamente, un tercio del ancho de la plaza, será la única con ruido de motores. Antes de la rotonda con las calles Pi i Margal y Falperra, se reserva una zona para parada de autobuses en la que también podrán estacionar los taxis para recoger o dejar a pasajeros y los vehículos de carga y descarga. Se desplazarán las bocas de los contenedores soterrados para permitir el paso de vehículos autorizados. Es decir, será posible un tránsito ocasional de autobuses, taxis y vehículos pesados de emergencia, recogida de residuos y reparto.

La franja intermedia, que ocupa otro tercio del ancho del nuevo Paseo de Alfonso, situada en el eje que une la calle Elduayen con la rotonda, se proyecta un bulevar con árboles de gran porte exclusivamente peatonal. La intención de Penela es reproducir el bulevar que caracterizaba este mirador antaño. Al final, se reubicará el quiosco, que se encuentra actualmente en el Paseo en su posición original.

Recreación del nuevo Paseo de Alfonso y del Barrio do Cura FdV

La franja exterior será una zona exclusivamente peatonal en la que se mezclarán zonas de pavimento duro con otras verdes. Además de colocar nuevos elementos de mobiliario urbano –como bancos–, se reubicarán los emblemas del actual Paseo de Alfonso XII, como son la escultura de A fada e o dragón, de Xaime Quessada, la barandilla histórica del mirador o las farolas de acero forjado, que se dispondrán de nuevo en el borde no edificado. En el bulevar central y en la franja de contacto con las edificaciones, se instalarán farolas de diseño moderno. A su vez, los ciudadanos disfrutarán de una iluminación ambiente en las tres zonas del Paseo con luminarias en franjas lineales en el suelo.

Para dar un carácter totalmente peatonal al Paseo, se elimina el último tramo de la calle Poboadores que, actualmente, permite el acceso rodado al Paseo. Este segmento de asfalto, que está libre de edificaciones, pasará a ser parte de la zona verde proyectada y se conectará con el Paseo de Alfonso por medio de una pasarela peatonal construida con una estructura ligera de acero, madera y vidrio. Las obras no afectarán a la fuente, según indica el documento del proyecto básico, pero sí al quiosco y el mirador de la plaza: se desmontarán, se almacenarán el tiempo que duren los trabajos y se recolocarán en su nueva posición una vez rematados.

Imagen histórica de la zona en la que se ve el bulevar FdV

El nuevo túnel incrementa en 135 metros la longitud del inicialmente proyectado en Porta do Sol, que tiene un ámbito de actuación de 420 metros de longitud desde su acceso en la calle Policarpo Sanz. Los dos carriles de tráfico rodado son resultado de la prolongación de los descritos en el proyecto de soterramiento del tráfico de Porta del Sol: se inician con un trazado en curva a la izquierda necesario para continuar el trazado del túnel que discurre bajo la calle Elduayen y continúan en curva a la derecha para dejar a un lado la jardinera que albergará el olivo del Paseo de Alfonso XII, permitiendo que este emblema de la ciudad permanezca en la misma posición –se generará una jardinera bajo el Paseo de 14 metros para conseguirlo–, hasta llegar al nuevo vial. Para la continuación del paso subterráneo, se prevé la excavación de unos 11.500 metros cúbicos de terreno.

Resumen del presupuesto de ejecución material previsto FdV

En el ámbito de actuación del proyecto, se encuentran edificaciones de titularidad privada, 13 de las cuales cuentan con grado de protección ambiental y cinco, con grado de protección estructural, todas ellas con grado de interés urbanístico alto o muy alto. “En ningún caso las obras proyectadas afectarán a dichos inmuebles ni a sus grados de protección e interés”, aseguran los responsables de la actuación.

Más de 1 km sin motores

La eliminación del tráfico del Paseo de Alfonso, sumada a la de Porta do Sol, donde ya es perfectamente visible su nuevo look, permitirá generar una lengua peatonalizada continua de más de un kilómetro: desde la Farola de Urzáiz hasta el final del Paseo, pero no hasta la ubicación actual del quiosco, sino más allá, ya que la urbanización del Barrio do Cura prácticamente duplicará la longitud del mirador.

En el camino, los viandantes podrán disfrutar de Príncipe y calles perpendiculares, Porta do Sol, la Praza da Princesa, Praza da Constitución o Elduayen sin ver ni un solo coche. Al terminar el recorrido, tendrán la opción de disfrutar de los regalos que traerá bajo el brazo la urbanización del Barrio do Cura, que contempla, aparte de más de 250 viviendas y aparcamientos, zonas comerciales, espacios verdes y nuevos lugares de uso público, como una gran plaza con vistas a la ría o un parque arbolado.

Compartir el artículo

stats