Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hoja de ruta de Vigo para las próximas décadas

Los proyectos que trae de la mano el nuevo PXOM

Una ciudad más verde y con más vivienda –una parte, protegida–, más espacios para el disfrute de los ciudadanos, mejores comunicaciones por carretera y una reordenación del suelo industrial acorde a las necesidades de los vigueses. Son algunas de las metas que persigue el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que marca la hoja de ruta de la urbe para las próximas décadas –entre 20 y 30 años–. Fue aprobado de forma inicial este miércoles por la Junta de Gobierno Local, paso previo a su llegada al pleno del Concello a finales de este mes una vez lo ratifique, de nuevo, la Xerencia Municipal de Urbanismo, que se reunirá el próximo lunes para tal cometido.

El documento sube otro peldaño más de las escaleras que le llevarán a su aprobación definitiva, que se espera en el año 2023. “Es una decisión de la mayor importancia”, apuntó el alcalde, Abel Caballero, sobre el visto bueno de la Junta de Gobierno Local antes de desgranar el futuro a corto plazo de este instrumento, que marca el camino que debe seguir Vigo para seguir evolucionando.

En la rueda de prensa diaria, el regidor concretó que una característica “muy interesante” del documento urbanístico es que es “muy equilibrado” en términos de suelo: en relación a las actividades productivas y residenciales de la ciudad. Clasifica 159,17 hectáreas de ámbitos especializados para nuevas actividades económicas industriales y/o terciarias. “Se dedica un suelo significativo a actividad económica: a la industrial, que es muy importante, y a la terciaria”, anotó Caballero.

De esta superficie, 63,4 hectáreas figuran en suelo urbanizable para usos mixtos, industriales y terciarios; 21,2 hectáreas, en suelo urbanizable con destino exclusivo a uso terciario. “El uso terciario exclusivo se encoge, puesto que ya está suficientemente dotado. 53,75 hectáreas se dedican a ámbitos de instrumentos supramunicipales de ordenación territorial, es decir, a aquello que tiene que ver con actividades que transcienden el ámbito de la ciudad de Vigo”, añadió el alcalde.

El nuevo Plan Xeral recoge siete ámbitos de suelo urbano no consolidado para uso mixto industrial terciario con, aproximadamente, 13,97 hectáreas; también indica 6,85 hectáreas en otras tres zonas para uso terciario en exclusiva. “Una parte muy significativa sigue siendo industrial, es una vocación importante de la ciudad. Como ejemplos: la ampliación del polígono industrial de Citroën, un elemento singular de la utilización de suelo para actividad industrial económica, o la transformación de la avenida de Madrid y entorno en un eje de actividades terciarias. En el ámbito del parque ofimático, hay vivienda”, apuntó.

Caballero recordó que desaparecen varias actuaciones con respecto al documento de 2008: “Rechazamos Chan do Labrador. También renunciamos a la Ciudad del Frío en Matamá-Valladares por razones ambientales y paisajísticas. Orográficamente, era completamente imposible. Siempre fue una barbaridad meter la Ciudad del Frío en una zona que es una montaña. Era literatura, imposible de cumplir, por tanto, queremos que ahí se haga monte, bosque, naturaleza, medio ambiente”, apostilló.

El nuevo Plan Xeral reserva en suelo urbanizable residencial algo más de 465.300 m2 construidos para uso terciario de tipo urbano. “En Vigo, tenemos muchos enclaves de suelo urbano dedicado a actividad empresarial de diferente ámbito; permanecen integrados en la trama urbana. El Plan Xeral garantiza el mantenimiento de toda esta actividad económica y ordena su mejora y funcionalidad”, indicó el regidor vigués.

Como “enclaves” más notables, mencionó Gandarón, Sárdoma, Caramuxo, Ricardo Mella, Puxeiros y avenida de Madrid. “Suman una superficie cercana a las 240 hectáreas y hay actividad económica de diverso tipo, desde una fábrica para imprimir las grandes telas de los anuncios que se ponen en los estadios hasta ámbitos de apoyo y actividad económica. El plan contempla vivienda sin especulación, protegida, y esta ordenación de suelo económico que es tan importante para la ciudad”, resumió.

El nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal, por el que espera la ciudad con ansia, se puede consultar en la web del Concello olívico (hoxe.vigo.org). El que está vigente actualmente es el de 1993, apoyado en la Ley Vigo y en el Instrumento de Ordenación Provisional para aspectos puntuales. El Tribunal Supremo decidió tumbar el documento aprobado en 2008, siete años después de su entrada en vigor y tras resistir a casi un centenar de recursos judiciales.

Más de 876 millones

El Plan Xeral contempla la transformación de la ciudad con una lluvia de millones en inversiones: más de 876, dinero que se asigna a los bolsillos de los promotores privados –más de un 34% del total–, del Concello de Vigo –casi un 34%–, de la Xunta de Galicia –cerca del 20%–, del Gobierno central –un 9,7%– y de la Diputación de Pontevedra–un 3,1%.

La movilización de recursos del Gobierno de España, administración a la que se le proponen actuaciones por más de 85 millones de euros, se corresponde con la cobertura parcial de la AP-9, la construcción de una rotonda a la altura de la avenida de Buenos Aires para favorecer la conexión entre el barrio de Teis y su industria con el centro de la urbe, el tramo en Vigo de la futura autovía A-59 a Pontevedra, la humanización de la avenida de Madrid y el nuevo acceso a la zona portuaria de Ríos, cuyo estado actual es “lamentable”, según denunció el alcalde recientemente.

La factura correspondiente al gobierno provincial se eleva a 27,5 millones de inversión para los nuevos parques previstos en el PXOM de incidencia supramunicipal, como los de Monte da Serra o A Guía, para las nuevas zonas deportivas planificadas –en A Balsa, Oia o Tomada– y para la movilidad sostenible, con itinerarios peatonales y ciclistas en vías de titularidad de la entidad presidida por Carmela Silva.

A la Xunta de Galicia se le asignan más de 170,5 millones. La mitad, unos 85 millones, serían para actuaciones en materia de aguas, “en el ámbito de sus competencias”, como colectores y tanques de tormenta, mientras que las cantidades restantes se destinarían a mejorar vías de titularidad autonómica y otras de nueva creación e incidencia supramunicipal.

Habrá vivienda protegida en el solar del parque central. Marta G. Brea

Construcción de unas 50.000 viviendas, 14.500 de protección, para dar respuesta a la demana

El PXOM permitirá dar a luz a unas 50.000 viviendas, de las que un número “muy importante”, como ha concretado en numerosas ocasiones el alcalde, Abel Caballero, serán protegidas: en torno a 14.500 –para comprar o alquilar–. Este instrumento, en palabras del regidor, enterrará los “pelotazos urbanísticos”.

La actividad constructiva, que no ha frenado en seco gracias a la Ley Vigo y al Instrumento de Ordenación Provisional, experimentará un bum sin precedentes de la mano del nuevo Plan Xeral. Uno de los proyectos que recoge el documento se sitúa en Lavadores, en el terreno sobre el que, actualmente, se levanta el parque central de servicios del Concello, ubicado en Santa Cristina, instalación que se mudará a los antiguos terrenos de Afamsa, en Severino Cobas. El Concello se encargará “directamente” de desarrollar un polígono en esta zona, en el que se crearán unas 200 viviendas.

La demanda de pisos, apartamentos o casas a precio tasado que se conoce en la urbe es de, aproximadamente, 5.000, pero la cantidad “real” engorda hasta “8.000, 9.000 o, quizás, 10.000”, según ha señalado el alcalde: “Vamos a entrar directamente en la promoción de parques públicos de vivienda protegida. No es nuestra competencia, pero no voy a permanecer quieto”.

En cinco ámbitos de nuevo desarrollo de suelo residencial, el porcentaje de vivienda protegida será de entre el 90 y el 100%. En la recuperación de La Artística o de la fábrica de Alfageme, también se contempla la creación de pisos.

Buenos Aires ganará una rotonda de conexión con la AP-9. Alba Villar

Una rotonda en Buenos Aires de conexión con la AP-9 y una nueva ronda desde la A-55 a Pereiró

El Plan Xeral recoge una rotonda en la avenida de Buenos Aires para mejorar la conexión del barrio de Teis y su industria con el centro de la ciudad, la futura autovía A-59 a Pontevedra, la nueva vía prevista entre A Balsa y Baruxáns, así como una carretera que conectará el Seminario con el hospital Álvaro Cunqueiro, la Universidad de Vigo y los polígonos de Balaídos y el Parque Tecnológico y Logístico (PTL) de Valladares.

A su vez, propone una nueva carretera entre el enlace de la A-55 y la nueva autovía a Porriño en túnel, Clara Campoamor y Pereiró, conectando con la VG-20 en la conexión de A Balsa o en la avenida de Castrelos. También indica una nueva entrada en la urbe que se determinará “en cooperación” con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Y es que, según aseguró recientemente el alcalde, es necesario “reforzar” la entrada actual, puesto que es “totalmente insuficiente”: “La AP-9 está al borde de la saturación, por tanto, necesitamos algún mecanismo adicional de comunicación, entre otras cosas, con el puerto”.

El borrador del PXOM también recoge la reordenación del enlace de Arquitecto Palacios con la avenida de Madrid, Martínez Garrido y Gregorio Espino, así como nuevas comunicaciones del centro con la avenida de Madrid –antes de llegar a la Praza de España en la entrada a Vigo– y entre Gran Vía y Samil, además de un vial adicional paralelo a la avenida de Samil “para dar más fluidez al tráfico”.

Vista exterior de la fábrica de Bernardo Alfageme, en Bouzas. Ricardo Grobas

Recuperación del patrimonio de la industria viguesa

Una de las líneas maestras del Plan Xeral de Ordenación Municipal que está al horno es la recuperación del patrimonio industrial vigués, una demanda no solo de los vecinos, sino también del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG), historiadores y expertos en urbanismo. Como ha adelantado FARO, el documento contempla dar una segunda vida a La Artística y a la fábrica de conservas de Alfageme: en ambos casos, creando espacios para los ciudadanos y viviendas.

En La Artística, el gobierno local prevé destacar el valor patrimonial de la gran nave. La intención que se refleja en el PXOM es conservarla para que albergue un uso dotacional, ya sea público o privado. Será público siempre que se llegue a un acuerdo de cesión con los propietarios. Todo apunta a que será así. También se tendrán en cuenta la fachada y el taller mecánico. En base a la edificabilidad que establece el documento para este terreno, la superficie máxima construida será de 22.000 metros cuadrados: el 85% se destinará a uso residencial y el 15% restante, a uso terciario.

En Alfageme, la receta es similar. El Concello convertirá esas instalaciones en un gran espacio ciudadano de uso colectivo en el que también tendrá hueco el uso residencial. Se mantienen la nave original, las colindantes, el chalet anexo, los jardines y todos los elementos singulares; además, se reduce drásticamente la edificabilidad: se pasa de los 42.837 metros cuadrados construidos que proponía el PXOM de 2008 a menos de 8.000.

Estado actual de la Finca Matías. MARTA G. BREA

Impulso de las zonas verdes, con la mejora de A Riouxa y de la Finca Matías o la creación de parques

Mejorar la calidad de vida de los ciudadanos es otra de las máximas del nuevo Plan Xeral. En esta ecuación, cobran especial relevancia las zonas verdes: el documento prevé casi 2 millones de metros cuadrados, que se sumarán a los más de 1,5 millones de metros cuadrados existentes, por lo que, en 2050, está previsto que Vigo cuente con 3,5 millones de metros cuadrados de espacios verdes. La ratio por habitante se duplica: llegará a 10 metros cuadrados en este PXOM. Además, el número de parques de más de 25.000 m2 engordará de los 15 actuales a 32.

Entre los proyectos, destacan la mejora de A Riouxa o el “pulmón verde”, como lo ha nombrado el alcalde, que se generará entre Balaídos y las instalaciones que acogían la actividad del Grupo de Empresas Álvarez (GEA): con el curso del Lagares como eje, se creará un parque lineal de más de 70 hectáreas.

En la hoja de ruta municipal para cambiar el rostro de Vigo, también está la transformación de la Finca Matías, que contará con “el parque infantil más importante de Galicia”, en palabras del regidor olívico. El documento planifica en este ámbito una zona de equipamiento.

Para potenciar el entorno de la nueva Ciudad de la Justicia, el gobierno pilotado por Caballero creará una gran zona verde de 9.610 metros cuadrados entre la Praza de Santa Rita y el barrio de Ribadavia, que permitirá la generación de un corredor verde entre Pizarro y Couto de San Honorato y entre el barrio de Ribadavia, Santa Rita, la Ciudad de la Justicia y la Praza de España.

Vista del polígono de Balaídos, con la ría al fondo. MARTA G. BREA

Ampliación del polígono de Balaídos y del PTL sin la Ciudad del Frío ni Chan do Labrador

El nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal de Vigo “atenderá a residencial e industrial, cada uno en su lugar”. Es una de las frases del alcalde que se localizan en la hemeroteca cuando habla de A Pasaxe, el primer gran polígono de nueva creación del municipio desde la puesta en marcha del PTL (Parque Tecnológico y Logístico) de Valladares: la generación de suelo industrial se reducirá al ámbito de A Garrida, que ya está recogido como área empresarial por la administración autonómica –en el Plan Sectorial de Ordenación de Áreas Empresariais na Comunidade Autónoma de Galicia–. Así, la zona entre A Pasaxe y la subida al monte Alba, antes contemplada también para uso industrial, pasará a ser suelo urbanizable de uso residencial.

El GPS del urbanismo de Vigo para las próximas décadas también le hace guiños al polígono de Balaídos y al PTL de Valladares, que serán ampliados para dar respuesta a las necesidades de la industria en una urbe en la que este sector forma parte de su ADN.

El PXOM no recoge la propuesta de un polígono para usos tecnológicos en A Sobreira. La Consellería de Medio Ambiente apuntó que no es adecuado, ya que tendría una incidencia medioambiental importante. El gobierno municipal también le puso la cruz a otras ideas: a la creación de un polígono en Chan do Labrador, en una zona próxima a Las 5J, así como a más de un millón de metros cuadrados de terreno en Valladares-Matamá, donde se preveía la Ciudad del Frío.

Compartir el artículo

stats