Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo Plan Xeral transformará la ciudad con una inversión superior a los 876 millones

María José Caride, edila de Urbanismo, y Caballero, ayer, en la terraza del edificio del Concello. R. GROBAS

Más de 876 millones de euros. Es la cantidad que permitirá a la ciudad olívica potenciar su músculo y reforzar su papel de motor económico y social de la comunidad gallega. Esta cifra es la que contempla el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) en inversiones, dinero que se asigna a los bolsillos de los promotores privados –aportarán más de un 34% del total–, del Concello de Vigo –casi un 34%–, de la Xunta de Galicia –cerca del 20%–, del Gobierno de España –un 9,7%– y de la Diputación de Pontevedra –un 3,1%–.

Esta inversión, como apuntó en la rueda de prensa diaria el alcalde, Abel Caballero, “corresponde solo a la urbanización y transformación del suelo, no incluye la edificación de los edificios, viviendas, locales o aparcamientos”, y se traducirá en un “relanzamiento” de la economía de Vigo, ya que “facilitará” nuevas edificaciones terciarias, industriales y residenciales, así como “grandes infraestructuras”.

Caballero destaca que el documento permitirá “relanzar” la economía de Vigo

El regidor desgranó la hoja de inversiones de un documento que será aprobado de forma inicial mañana por la Xerencia Municipal de Urbanismo del Concello de Vigo, paso previo a su bendición en la Junta de Gobierno Local y en el pleno, al que llegará a finales de este mes. La aprobación definitiva se espera en 2023. Su tiempo de vigencia, según indicó el alcalde, será de entre 20 y 30 años. De ahí su importancia: marcará el camino de la urbe olívica hasta, aproximadamente, mediados del siglo XXI.

La movilización de recursos del Gobierno de España, administración a la que se le proponen actuaciones por más de 85 millones de euros, se corresponde, según trasladó el alcalde, con la cobertura parcial de la AP-9, la construcción de una glorieta a la altura de la avenida de Buenos Aires, el tramo en Vigo de la futura autovía A-59 a Pontevedra, la humanización de la avenida de Madrid y el nuevo acceso a la zona portuaria de Ríos, en Teis, cuyo estado actual es “lamentable”.

En lo relativo al gobierno provincial, Vigo propone 27,5 millones de inversión para los nuevos parques previstos en el PXOM de incidencia supramunicipal, como los de Monte da Serra o A Guía, para las nuevas zonas deportivas planificadas (en A Balsa, Oia o Tomada) y para la movilidad sostenible, con itinerarios peatonales y ciclistas en vías de titularidad de la entidad presidida por Carmela Silva.

A la Xunta de Galicia, se le asignan más de 170,5 millones. La mitad, unos 85 millones, serían para actuaciones en materia de aguas, “en el ámbito de sus competencias”, como colectores y tanques de tormenta, mientras que los millones restantes se destinarían a mejorar vías de titularidad autonómica y otras de nueva creación e incidencia supramunicipal.

Sobre esta última cuestión, el alcalde puso como ejemplo la nueva vía prevista entre A Balsa y Baruxáns, una carretera que conectará el Seminario con el hospital Álvaro Cunqueiro, la Universidad de Vigo y los polígonos de Stellantis y el Parque Tecnológico y Logístico (PTL) de Valladares. El gobierno pilotado por Caballero considera que será de ámbito supramunicipal, ya que unirá una carretera de acceso y salida de la ciudad y de titularidad estatal, como es la avenida de Madrid, con un hospital y un complejo universitario supramunicipales y con zonas industriales incluidas en el Plan Sectorial de Ordenación de Áreas Empresariais na Comunidade Autónoma de Galicia.

Según explicó Caballero, para afrontar su construcción, el gobierno local propone el modelo aplicado por la administración autonómica en situaciones similares. Citó la tercera ronda de A Coruña o la Vía Ártabra. En resumen: el Concello cedería el suelo y participaría en la financiación de la obra, mientras que la Xunta de Galicia se encargaría de hacer frente al resto de la factura. Caballero considera necesario “cooperar en grandes ámbitos de comunicación de la ciudad con rango supramunicipal”.

El nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal, por el que espera la ciudad con ansia, ya se puede consultar en la web del Concello –hoxe.vigo.org–. El que está vigente actualmente es el de 1993, apoyado en la Ley Vigo y en el Instrumento de Ordenación Provisional para aspectos puntuales, después de que el Tribunal Supremo decidiera tumbar el documento aprobado en 2008, siete años después de su entrada en vigor y tras resistir a casi un centenar de recursos judiciales.

Viviendas y zonas verdes

El Plan Xeral, que cuenta las horas para salir del horno, contempla la construcción de 50.000 nuevas viviendas en Vigo, de las que un número “muy importante”, como lo resumió Caballero, para comprar o alquilar, serán protegidas: en torno a 14.500. También recoge ocho nuevos grandes parques, la ampliación del polígono de Balaídos y del PTL, la reordenación del enlace de Arquitecto Palacios con la avenida de Madrid, Martínez Garrido y Gregorio Espino, así como nuevas comunicaciones del centro con la avenida de Madrid –antes de llegar a la Praza de España en la entrada a Vigo– y entre Gran Vía y Samil, además de un vial adicional paralelo a la avenida de Samil “para dar más fluidez al tráfico”.

Una de las tantas intervenciones que traerá bajo el brazo el nuevo Plan Xeral será la transformación del ámbito de la actual estación de autobuses, que quedará en desuso una vez se inaugure la de Vialia. El gobierno local prevé abrir una amplia zona verde, con parques, jardines y pistas deportivas.

Compartir el artículo

stats