Vigo ganará un "pulmón verde" entre Balaídos y GEA: más de 70 hectáreas

Abel Caballero, Nuria Rodríguez y María José Caride, junto al Lagares en la zona de Balaídos

Abel Caballero, Nuria Rodríguez y María José Caride, junto al Lagares en la zona de Balaídos / Borja Melchor

La creación de zonas verdes para el disfrute de los ciudadanos es una de las máximas que recoge el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que, con el visto bueno de la Xerencia de Urbanismo ya logrado, cuenta los días para recibir su aprobación inicial en el pleno del Concello.

Una de las actuaciones capitales en este apartado es la formación de un parque lineal entre Balaídos y las instalaciones que acogían la actividad del Grupo de Empresas Álvarez (GEA), que, con el curso del río Lagares como eje, presumirá de una extensión superior a las 70 hectáreas: concretamente, alcanzará 760.655 metros cuadrados, cifra que multiplica por 3,6 la superficie actual del paseo: en determinados puntos, crece para formar áreas de estancia con rango de parque, las cuales pueden servir de “zonas puntuales de inundación”, según apuntan desde la entidad de la Praza do Rei, lo que posibilitará minimizar los efectos del agua y evitar daños sobre los bienes o las personas.

“Se hará una regeneración global con una nueva cadena de zonas verdes a lo largo del Lagares”, anota el alcalde, Abel Caballero, sobre una actuación que persigue “dar vida a un pulmón verde, eliminar los muros que asolan el río y permitir el paseo en zonas en las que, ahora, es imposible”. El proyecto trae bajo el brazo, además, la reforma del puente romano.

Entre los objetivos de esta intervención, está que sirva de “charnela de fusión entre la ciudad densa y continua y la primera periferia”, explican fuentes municipales. Se concibe como contrapunto al eje urbano Urzáiz-Samil, en el que juega un papel destacado la continuidad del parque lineal de la avenida de Europa y los espacios verdes colindantes. “Se propone introducir un eje ambiental como nuevo vector multifuncional en la nueva estructura urbana propuesta”, explican antes de apuntar beneficios “más allá” del ámbito ambiental. “Estará vinculado a la implantación de nuevos modos de movilidad sostenible y a su prolongación al interior de la trama urbana, relacionando las diferentes propuestas de desarrollo y crecimiento e integrando barrios actualmente infradotados”, exponen. Es decir: tendrá que dar la mano a los desarrollos propuestos en Arquitecto Palacios, Ofimático o Santa Cristina, entre otros, así como a barrios densamente poblados, como es el caso de O Calvario.

En resumen: este eje ambiental conectará el sistema de parques urbanos existentes y propuestos, como en A Bouza, Castrelos o A Serra, y penetrará en tejidos densos, como el que se presenta entre la avenida de Balaídos y Alcalde Portanet. A su vez, les hará un guiño a los planes de contingencia contra el riesgo de inundabilidad. Igualmente, servirá de soporte a la regeneración de los actuales asentamientos industriales de carácter informal en zonas como Lavadores, donde el Concello prevé desarrollar una promoción de unas 200 viviendas protegidas con el traslado del actual parque central de servicios a los terrenos que daban cobijo a la empresa Afamsa mediante su calificación como suelo dotacional.

Este eje verde culminará en las antiguas instalaciones de GEA, en Cabral, donde “se diseña un nuevo espacio de centralidad urbana que debe posibilitar la recuperación de elementos del patrimonio industrial que están en la memoria del barrio”, apostillan desde la administración municipal.

El paseo está dividido en cinco tramos –Balaídos-A Gándara, avenida de Castrelos-Balaídos, Fonte Santa-avenida de Castrelos, avenida de Madrid-Fonte Santa y avenida de Madrid-Ponte Cabral–. Se amplía para generar áreas estanciales con rango de parque en puntos como O Freixo, Severino Cobas o en el hogar de GEA.

Suscríbete para seguir leyendo