Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo PXOM, más cerca: recibe el “ok” de la Junta de Gobierno Local

Reunión de la Junta de Gobierno Local para aprobar el nuevo PXOM, esta mañana Pablo Hernández

El nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) sube otro peldaño más de las escaleras que le llevarán a su aprobación definitiva, que se espera en el año 2023: ya cuenta con el visto bueno de la Junta de Gobierno Local, concedido esta mañana. “Es una decisión de la mayor importancia”, apuntó el alcalde, Abel Caballero, antes de desgranar el futuro a corto plazo del documento: el siguiente escalón será el ok de la Xerencia Municipal de Urbanismo, que será convocada el próximo lunes, paso previo a su validación inicial en el pleno del Concello, que se celebra a finales de este mes.

El regidor concretó que una característica “muy interesante” del documento urbanístico es que es “muy equilibrado” en términos de suelo: en relación a las actividades productivas y residenciales de la ciudad. “Clasifica 159,17 hectáreas de ámbitos especializados para nuevas actividades económicas industriales y/o terciarias. Por tanto, se dedica un suelo significativo a actividad económica: a la industrial, que es muy importante, y a la terciaria”, anotó.

De estas, 63,4 hectáreas figuran en suelo urbanizable para usos mixtos, industriales y terciarios. “21,2 hectáreas, en suelo urbanizable con destino exclusivo a uso terciario. El uso terciario exclusivo se encoge, puesto que ya está suficientemente dotado. 53,75 hectáreas se dedican a ámbitos de instrumentos supramunicipales de ordenación territorial, es decir, aquello que tiene que ver con actividades que transcienden del ámbito de la ciudad”, añadió.

El nuevo Plan Xeral recoge siete ámbitos de suelo urbano no consolidado para uso mixto industrial terciario con, aproximadamente, 13,97 hectáreas; también indica 6,85 hectáreas en otras tres zonas para uso terciario en exclusiva. “Una parte muy significativa sigue siendo industrial, es una vocación importante de la ciudad. Como ejemplos: la ampliación del polígono industrial de Citroën, un elemento singular de la utilización de suelo para actividad industrial económica, o la transformación de la avenida de Madrid y entorno en un eje de actividades terciarias. En el ámbito del parque ofimático, hay vivienda”, apuntó.

Caballero recordó que desaparecen varias actuaciones con respecto al documento de 2008: “Rechazamos Chan de Labrador. También renunciamos a la Ciudad del Frío en Matamá-Valladares por razones ambientales y paisajísticas. Orográficamente, era completamente imposible. Siempre fue una barbaridad meter la Ciudad del Frío en una zona que es una montaña. Era literatura, imposible de cumplir, por tanto, queremos que ahí se haga monte, bosque, naturaleza, medio ambiente”, apostilló.

El nuevo Plan Xeral reserva en suelo urbanizable residencial “algo más de 465.300 m2 construidos” para uso terciario de tipo urbano. “En Vigo, tenemos muchos enclaves de suelo urbano dedicado a actividad empresarial de diferente ámbito. El Plan Xeral garantiza el mantenimiento de toda esta actividad económica y ordena su mejora y funcionalidad. Permanecen integrados en la trama urbana”, indicó el regidor.

Como “enclaves” más notables, mencionó Gandarón, Sárdoma, Caramuxo, Ricardo Mella, Puxeiros y avenida de Madrid. “Suman una superficie cercana a las 240 hectáreas y hay actividad económica de diverso tipo, desde una fábrica para imprimir las grandes telas de los anuncios que se ponen en los estadios hasta ámbitos de apoyo y actividad económica. El plan contempla vivienda sin especulación, protegida, y esta ordenación de suelo económico que es tan importante para la ciudad de Vigo”, resumió.

Compartir el artículo

stats