BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IV Foro La Toja

Reto demográfico: un problema sin varita mágica para el que se pide reorientar fondos europeos

Los presidentes autonómicos de Galicia, Andalucía, Valencia y Navarra coinciden en que las administraciones públicas tiene que promover un ecosistema que frene la despoblación, pero que al final la natalidad pertenece a la esfera individual y que ninguna solución resulta fácil

Ximo Puig, Alfonso Rueda, Edelmira Barrreira, Juanma Moreno y María Chivite. Iñaki Abella

Cuatro presidentes autonómicos ante el desafío demográfico, el de Galicia, Alfonso Rueda; de Andalucía, Juanma Moreno; de Valencia, Ximo Puig; y de Navarra, María Chivite. Cada uno, aunque con realidades poblacionales distintas en sus territorios, desgranó en el Foro La Toja sus respectivas medidas, no homogéneas, para afrontar el reto, pero sí hubo coincidencia en que la solución no es fácil y que se trata de un camino que se debe explorar y persistir en los aciertos cuando se producen o corregir las iniciativas que no funcionen. “No tenemos la varita mágica”, sintetizó Rueda. Pero se puede crear el escenario más favorable para impulsar la demografía, reconociendo que la natalidad depende de decisiones individuales, y una vía para ello es el recurso a los fondos europeos de recuperación, lo que necesitaría una reorientación de sus objetivos.

El titular de la Xunta censuró que pese a la ingente cantidad de recursos procedentes de Europa, los fondos siguen “embalsados” y sin llegar a su destino debido, entre otra razones, a un modelo de gestión excesivamente centralizado, lamentando que no exista un Perte específico destinado al reto demográfico. “Si se descentralizara, y con otro diseño, se podrían impulsar muchísimas iniciativas para el reto demográfico y para otros. El modelo centralizado no funciona. El dinero no ha llegado y antes de que se pierda, las comunidades podemos hacer que sean una oportunidad real para hacer frente a retos como el que hoy analizamos, el demográfico”, demandó.

“Queremos acciones inmediatas, pero en demografía hay que aplicar las luces largas

Alfonso Rueda - Presidente de la Xunta

decoration

Moreno secundó también esta fórmula. “Tenemos que buscar soluciones por todos los lados. La UE tiene que tomarse muy en serio el reto demográfico con una política coordinada. Podríamos sacar mucho más provecho de los fondos europeos y las las comunidades debemos tener más participación en el diseño y la ejecución de los fondos. Tienen que ser más flexibles, porque de nada sirven si no somos capaces de ejecutarlos o hacerlo en proyectos a la carrera. Algunos fondos necesitan repensarse, reprogramarse y con más coordinación con las comunidades”, expuso.

Ximo Puig se movió en la misma línea, al abogar por que los pueblos pudieran desarrollar “proyectos potentes” para reactivar las zonas despobladas recurriendo a los fondos como los Pertes regionales “que en un determinado momento se pusieron sobre la mesa”.

De todas formas, son conscientes de que revertir el desierto demográfico, más acentuado en Galicia que en Valencia, Andalucía o Valencia, no es nada fácil. Ni siquiera aplicando las medidas específicas, fiscales y de otro tipo, impulsadas en por la Junta andaluza o el Gobierno navarro. “Están bien, pero no son la llave que soluciona los problemas. No es fácil revetir la situación”, replicó Ximo Puig.

“Hay algo que tiene que ver con lo cultural, con la atracción enorme que suponen las ciudades frente al rural”

Ximo Puig - Pte. de la Comunidad Valenciana

decoration

Alfonso Rueda no solo compartió esa apreciación, sino que fue mucho más allá. “Es un gran problema. No tenemos la varita mágica y en otros países con el mismo problema y más ricos, tampoco. Yo no tengo la solución, ninguno la tiene, porque si la tuvieran la podríamos copiar”, comentó.

Moreno secundó la idea de que no existen remedios mágicos, pero sí insistió en que es responsabilidad de las administraciones acondicionar el escenario para favorecer la natalidad o fijar población. María Chivite citó tres elementos que contribuirían sobremanera a ello: “empleo, vivienda y conciliación”, prestando especial atención a las oportunidades laborales para los jóvenes y las mujeres. “Sin mujeres no hay pueblos”, dijo.

El presidente andaluz hizo bandera de las rebajas fiscales, “fiscalidad amable” la llamó, como herramienta para combatir la despoblación. La bajada de impuestos “permite competir con otros territorios” e “incide en la población”, ya que según sostuvo, “desde que se están bajando los impuestos en Andalucía esta comunidad ha subido de 2018 a 2021 en 109.000 el número de habitantes, mientras que en los cuatro años anteriores perdió casi 18.000 habitantes”. A ello se suma, continuó, que algunas de las reformas fiscales aplicadas desde la pasada legislatura, los 280.000 nuevos contribuyentes, “lo que significa que las reformas que se están llevando a cabo están haciendo que sean más las personas que venga aquí a trabajar y a invertir y que aumenten la población, los contribuyentes y se recaude más”.

Su apuesta por las rebajas fiscales no tuvo continuidad en las intervenciones de los demás presidentes.

“La UE tiene que tomarse muy en serio el reto demográfico con una política coordinada”

Juanma Moreno Bonilla - Pte. de la Junta de Andalucía

decoration

Rueda recordó también la política de impuestos cero en el rural, las guarderías gratuitas, los servicios sociales y sanitarios, la captación de gallegos en el extranjero, la amplia red de transporte escolar, la ley de recuperación de tieras agrarias, un marco legal específico sobre el reto demográfico o la equiparación a efectos ed IRPF de las familias con dos hijos a las numerosas. “¿Todo esto soluciona el problema? No, pero ayuda a mitigarlo porque es un problema enorme”, admitió el presidente de la Xunta, que también confesó que acudía al Foro La Toja es “escuchar ideas”.

Rueda tiene claro, en todo caso, que el problema no se resuelve solo con recursos económicos, “porque si así fuera, no lo tendrían los países ricos, pero sí lo tienen”, y que las alternativas que se proponen para combatir del desierto demográfico ha que mirarlas “con las luces largas” y no esperar resultados inmediatos.

La causa principal del descenso de la demografía, sobre todo en Galicia, es la baja natalidad, pero hay otro fenómeno asociado, el “vaciado” del entorno rural y el éxito al ámbito urbano, un tanto atenuado este último aspecto por la pandemia.

Ximo Puig aludió a motivos “sociológicos y culturales” de esta despoblación de determinadas zonas. “A pesar de contar con servicios de calidad, la gente quiere irse a la ciudad, que genera una atracción enorme por todo lo que significa de libertad, manera de vivir y oferta de ocio”.

“Empleo, vivienda y conciliación facilitan la toma de decisiones personales de natalidad”

María Chivite - Pta. del Gobierno de Navarra

decoration

El guante lo recogió Chivite. “Sobre ese elemento cultural del que habla Ximo, creo que tenemos que abandonar la idea de que el rural es solo del sector primario o que la gente lleva camisa de cuadros. Debemos superar eso, es calidad de vida, ambiente más amable. Y debemos integrar las perspectiva de género en todas las políticas porque si no hay mujeres en un pueblo, ese pueblo se va a morir”, incidió la presidenta navarra.

Por otra parte, tanto Ximo Puig como Juanma Moreno insistieron en la importancia de volver a replantear la financiación autonómica española: “No puede eternizarse como cuestión insolucionable”, dijo el presidente valenciano. “Hay que repensar el modelo actual”, terció el andaluz.

Compartir el artículo

stats