Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las muertes cuadruplican a los nacimientos en Ourense, la segunda provincia de España con menos natalidad

Solo Zamora presenta un dato más bajo de alumbramientos en relación a la población. En el primer trimestre hubo 306 en Ourense, mientras que la cifra de fallecimientos fue de 1.300

Una mujer agarra la mano de su bisnieta, en San Xoán de Río. BRAIS LORENZO

La estadística emite una nueva señal roja sobre la sostenibilidad de la provincia de Ourense, donde la lectura en conjunto de los parámetros demográficos arroja un pronóstico preocupante sobre el futuro de un territorio con importantes recursos –vino, pizarra, paisaje, excedente de producción eléctrica, románico y nodo de comunicaciones, por ejemplo–, pero en declive: el censo no deja de caerse han perdido 40.000 habitantes en lo que va de siglo y está en riesgo la barrera de los 300.000–, el índice de envejecimiento continúa aumentando –solo Zamora presenta una edad media más elevada– y el saldo vegetativo es, más bien, un abismo.

Niños y mayores en el centro intergeneracional de A Farixa. IÑAKI OSORIO

Este miércoles, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó la estimación mensual de nacimientos hasta el mes de marzo. El dato acumulado al cierre del primer trimestre de 2022 es de 306 alumbramientos. Contrasta con los 1.329 fallecimientos hasta la semana 13 de este año, la que marcó la transición entre marzo y abril.

Las muertes cuadruplican a los nacimientos en Ourense, que es la segunda provincia de entre las 50 de España con un peor registro de natalidad en relación a su población total. Otra vez, solo Zamora empeora el dato.

Excluyendo a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, únicamente hay otros seis territorios españoles que hayan acumulado menos alumbramientos durante el primer trimestre que los 306 de Ourense: 109 en Soria, 160 en Zamora, 196 en Segovia, 219 en Ávila, 266 en Palencia y 283 en Cuenca.

Aun incluyendo en la comparativa a Ceuta y Melilla –169 y 204 nacimientos entre enero y marzo de este año, respectivamente–, la posición de Ourense no mejora si se introduce en el análisis la cifra de población residente. Solo en Zamora, casi un espejo de esta provincia en cuanto a crisis demográfica y despoblación, la ratio es más negativa que aquí.

En el territorio castellano, de 168.000 habitantes, hubo 160 nacimientos. Ourense es la única de las provincias comparadas por su baja natalidad en la que la cifra de bebés supera los 300, pero también es el único de los territorios con más de 200.000 habitantes (unos 304.000).

Solo el 8,8% de los alumbramientos  que hay en Galicia se producen en Ourense

Con poco más del 11% de la población total de Galicia –la comunidad tiene 2,96 millones de habitantes–, Ourense registró en el primer trimestre de 2022 la cifra más baja de alumbramientos. En Lugo con unos 21.000 habitantes más que Ourense, vinieron al mundo 399 bebés. En Pontevedra nacieron un total de 1.257 entre enero y marzo de este año, mientras que en la provincia de A Coruña el dato fue de 1.519. Es decir, de los 3.481 alumbramientos que se produjeron en la comunidad en el primer tercio del año, solo el 8,8% fueron en Ourense.

Por lo tanto, la natalidad de esta provincia, en la que la media de edad supera los 51 años –es mayor de los 60 en el 16% de los municipios–, representa incluso menos en el conjunto de la comunidad que el peso de la población residente. Según la estadística del INE actualizada ayer, en España hubo 79.885 nacimientos en el primer trimestre.

Dos de cada tres madres, entre los 30 y 39 años

La edad media de las madres en Ourense cuando tienen su primer hijo es de 31,86 años, según datos de 2020, los más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre indicadores de fecundidad. Ese valor es más elevado en esta provincia que en el conjunto de España (31,22 años), y ha aumentado en las últimas décadas.

En el 2010, las madres primerizas de Ourense tenían, de media, una edad de 30,66 años, de 28,89 a principios de este siglo, de 26,26 en 1990 y de 25,03 en 1980, al inicio de la democracia.

Tomando como referencia los datos de natalidad del primer trimestre de 2022, dos de cada tres progenitoras se sitúan en la treintena de edad, entre los 30 y los 39 años. De los 306 nacimientos registrados entre enero y marzo, 92 corresponden a madres entre los 30 y 34 años y 99 entre 35 y 39.

Hay 6 de solo 15 a 19 años, 21 de 20 a 24, 44 de 25 a 29, 38 de 40 a 44 años y 5 de 45 a 49.

Unos niños juegan en el parque de San Lázaro en Ourense, este miércoles. INAKI OSORIO

Compartir el artículo

stats