Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reactivar Barreras inyectará más de 1.500 trabajadores en el naval vigués

Patronales de la industria cifran un mínimo de 800 empleos con construcción de buques en el histórico astillero

La parte de concesión de Barreras, con los cascos a medio construir de los buques para Havila en sus gradas. MARTA G. BREA

Los sindicatos recuerdan que, en los mejores tiempos de Hijos de J. Barreras, con las instalaciones a pleno rendimiento, la factoría representaba un pulmón industrial que concentraba entre 3.000 y 4.000 trabajadores. Eran las épocas en las que el astillero, el mayor de carácter privado del país, encadenaba la construcción de grandes buques, especialmente en el nicho de los ferris.

“Se puede conseguir dar un giro a la situación del sector”, apuntan

Dicen, también, que la evolución del mercado, en el que las atarazanas asiáticas tienen cada vez más peso, hace difícil revivir que aquellas cifras se repitan aun con una resolución positiva del proceso de venta actual. Sin embargo, desde las patronales confían en que el regreso al trabajo en las gradas de Beiramar insuflen una importante mano de obra en el sector naval de Vigo y su área de influencia. En concreto, sitúan entre un mínimo de 800 y hasta más de 1.500 trabajadores, dependiendo siempre de la tipología de barcos que construya la empresa que tome las riendas del astillero.

  • Barreras, en manos de la jueza: la oferta económica de Armón o la laboral de Gondán

Las instalaciones de Barreras tienen una alta capacidad, para barcos que superan incluso los 190 metros de eslora. Solo en los últimos 20 años, de allí salieron más de una treintena de buques, principalmente ferris. Para la Asociación Clúster del Naval Gallego (Aclunaga), la clave está en dotar la factoría de alta carga de trabajo, pero con los portes para los que es capaz de asumir. “El astillero absorbe entre 800 a 1.500 trabajadores con la magnitud de sus barcos”, apunta el gerente, Óscar Gómez, que insiste que las cifras “dependen del tipo de barcos que metan”.

  • “Nuestra prioridad es la carga de trabajo y mantener el mayor empleo posible”

Más optimista es la patronal del metal, Asime. Su secretario general, Enrique Mallón, apunta que la cifra podría alcanzar los 2.000 empleos, entre directos e indirectos.

“Si conseguimos que los adjudicatarios sean empresas de solvencia se puede conseguir dar un giro a la situación del naval en los últimos años”

decoration

Tantos desde Asime como Aclunaga entienden que las ofertas planteadas por los grupos asturianos Armón y Gondán –la consultora encargada del proceso, Kroll, las valora positivamente, descartando al mismo tiempo la de Marina Meridional– tendrían un impacto positivo en cuanto al empleo al tratarse de dos firmas con alta capacidad de contratación o, en el caso lo segundos, con contratos listos para entrar en vigor.

  • Grito en el patíbulo: “Barreras debe seguir”

Tal y como avanzó este medio, en su propuesta Gondán aludió tanto a los cuatro buques de apoyo a la instalación de eólica offshore para Østensjø Rederi como a la abultada carga de trabajo que tiene. En este sentido, el astillero que dirige Álvaro Platero tiene 14 buques en cartera por un valor conjunto de 294,7 millones de euros.

En el caso del grupo comandado por Laudelino Alperi, Astilleros Armón, la promesa de empezar en seis meses no se vio respaldada con contratos en firma, pero sí puso de manifiesto su alta capacidad para lograr pedidos. En este sentido, el grupo contaba con una cartera de pedidos de 17 barcos al cierre del tercer trimestre de 2021.

Prothero pierde otro escudero: Jethro Beck, director de operaciones, abandona el proyecto

El proyecto de The Ritz-Carlton Yacht Collection, comandado por Douglas Prothero, continúa perdiendo efectivos. En este caso se trata de uno de los directivos que más tiempo han aguantado al lado del canadiense. Jethro Beck, director de operaciones marítimas dentro de la naviera que encargó su primer buque a Hijos de J. Barreras, el Evrima, dejó este mes su cargo para entrar en la firma American Queen Voyages.

Beck era, desde 2019, una de las piezas fuertes dentro del organigrama del también expresidente ejecutivo del astillero vigués. En concreto, se encargaba de la división de entregas y nuevas construcciones, era jefe de compliance y del reclutamiento de profesionales para esta aventura en el sector de los cruceros de lujo que, por el momento, no acaba de despegar.

Jethro Beck

Jethro Beck

Como excapitán de navíos, otras de las funciones de Beck eran también las de dirigir operaciones portuarias o el desarrollo de los itinerarios, que en el caso del Evrima no han parado de cambiar por los continuos retrasos y cambios de fecha del viaje inaugural.

Su salida es la segunda que se conoce en menos de un mes tras la caída de Andreas Krämer, el paladín financiero de la iniciativa naviera Prothero que dejó todos sus cargos en Cruise Yacht Upper Holdco, firma que figura en el registro de Malta como dueña última de Hijos de J. Barreras a través de la empresa Cruise Yacht YardCo.

Según fuentes de Oaktree, Krämer también dejó de formar parte del propio fondo el pasado 31 de diciembre. Lo hizo, aseguran, por voluntad propia y “para buscar otras oportunidades”.

Compartir el artículo

stats