Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bateeiros completan un año de poca toxicidad y se centran en la mejilla

La reducción de cierres propició que se agotara antes el producto y obliga a intensificar la recolección

Descargas de mejillón en A Illa de Arousa. | // NOÉ PARGA

Los bateeiros gallegos intensifican la campaña de recogida de mejilla, ya que buena parte de las cuerdas de los viveros están vacías.

Lo están porque 2021 resultó un año fantástico en cuanto a ventas. Y lo fue por dos razones fundamentales: el creciente tirón del “oro negro” de batea en los mercados y una llamativa ausencia de biotoxinas marinas, lo cual apenas provocó interrupciones significativas en el proceso de comercialización.

De ahí que a estas alturas del año el sector quiera sacar partido a la temporada de recolección de la cría que necesita para encordar los viveros y encauzar la siguiente campaña.

Los mejilloneros tratan de centrarse en ello y dejar a un lado la polémica suscitada desde que la Consellería do Mar decidió implementar las zonas de exclusión de semilla de mejillón con la intención de preservar las poblaciones de percebe.

Lo que pretenden los acuicultores es conseguir la cantidad de alevines suficiente para garantizar producciones futuras, teniendo en cuenta que la campaña de la mejilla comenzaba el pasado 1 de diciembre y que el primer mes resultó tan tenso como accidentado.

De ahí que sea el momento de centrar todos los esfuerzos en esa actividad recolectora de cría, tal y como explican en el propio sector.

Los datos que maneja el Intecmar

Pueden hacerlo aprovechando que en esta época bajan los pedidos y que apenas hay mejillón comercial, después de que, como se explicaba al principio, 2021 resultara ser uno de los años más benignos de la historia en lo referido a presencia de biotoxinas marinas. Al menos desde que hay registros.

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen Manuel Méndez

Así lo confirma el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar) cuando resume la incidencia de células como las lipofílicas (diarreicas), la amnésica (ASP) y la paralizante (PSP), las cuales pueden llegar a afectar al conjunto de los moluscos bivalvos.

Aunque suelen tener especial incidencia en el cultivo de mejillón en batea, provocando cada cierto tiempo esos episodios naturales que errónea y popularmente se conocen como “marea roja”.

56

Descargas de mejillón para fresco e industria en Arousa Manuel Méndez

Si se contabilizan los días de cierre de actividad provocados por esas biotoxinas el año pasado en las alrededor de 3.600 bateas gallegas, distribuidas en el medio centenar de polígonos existentes en las diferentes rías, puede concluirse que la suma es de algo más de 4.200 jornadas de paro forzoso, mientras que en 2020 los viveros permanecieron inactivos por más de 6.400 días.

2005 y 2013, los peores años

Se constata, en consecuencia, que fue uno de los años más “suaves”, muy lejos de los registros marcados en los ejercicios de mayor incidencia de biotoxinas que se recuerdan, como fueron 2013 y 2005, en ambos casos con cerca de 9.000 jornadas de cierre de bateas por biotoxinas.

A Illa lucha por la mejilla con protestas en la calle y aplausos en el Pleno

A Illa lucha por la mejilla con protestas en la calle y aplausos en el Pleno Adolfo Gago

Una tendencia que se aprecia en la ría más productiva, como es la de Arousa, con casi 2.500 viveros flotantes, y también en las tradicionalmente más castigadas por los episodios tóxicos: Vigo, con medio millar de parques, y Pontevedra, con alrededor de 360 bateas.

Ría de Pontevedra

Empezando por esta última, ya que es donde toxinas como las lipofílicas se emplean más a fondo y causan mayores trastornos a los productores, puede decirse que el Bueu A1 y el Bueu A2 estuvieron cerrados 235 y 208 días, respectivamente, durante el año pasado, mientras que en 2020 habían sido 298 jornadas de inactividad en cada uno, superando incluso las de 2005.

17

Así recolectan mejilla los bateeiros de Arousa

A su vez, las bateas de los tres polígonos de Portonovo habían estado cerradas entre 250 y 272 días en 2020, quedándose entre las 123 y las 175 jornadas en 2021. Los Cangas A y Cangas B, por su parte, pasaron de 253 y 277 a 140 y 197 días de cierre, respectivamente.

Ría de Vigo

De los polígonos cangueses adscritos a la ría de Vigo puede citarse el F, que permaneció cerrado en 282 jornadas de 2005 y en 238 del año 2020, quedándose en 2021 en “solo” 188 días de paro forzoso.

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa MANUEL MÉNDEZ

Una tendencia también patente en el caso del Cangas G, inactivo durante 269 días de 2005 y 229 de 2020, pues en 2021 se contabilizaron únicamente 181 días de paro.

Descenso de toxicidad igual de evidente en la ría de Muros-Noia, con ejemplos tan claros como el del polígono Muros A, que pasó de 214 a 130 y 109 días de cierre los años 2005, 2020 y 2021, respectivamente.

Mejiillón prematuro

La brutal demanda de producto existente el año pasado a nivel nacional e internacional hizo que el mejillón comercial se acabara antes de lo previsto.

Esto propició que algunos bateeiros empezaran a sacar en noviembre y diciembre molusco correspondiente a la campaña de este año, el cual, en teoría, tendría que seguir en las cuerdas hasta la próxima primavera.

Como se explicó en ocasiones anteriores, algunos productores indicaron que la campaña fue tan corta debido a la escasez y/o mala fijación de mejilla o semilla de mejillón recolectada en 2020.

Arousa

En Arousa, cabe aludir a los polígonos de Meloxo (O Grove) y Aguiño (Ribeira), los cuales, como es lógico, son los más castigados, ya que las bateas situadas en las aguas exteriores son las que reciben mayor cantidad de nutrientes y, con ellos, un mayor volumen de fitoplancton portador de biotoxinas.

31

Intensa descarga de mejillón en los puertos gallegos Manuel Méndez

El Grove C2, por ejemplo, permaneció cerrado durante 258 días en uno de los peores años que se recuerdan, 2005. Sin embargo, en 2020 la inactividad se limitó a 167 jornadas, y el año pasado se quedó en 109 días de paro. La evolución del C4 en esos mismos ejercicios fue de 256, 176 y 100 días.

Por el contrario, los polígonos menos afectados por las biotoxinas son siempre los interiores. Baste como ejemplo el Vilagarcía B, con 126 días de inactividad en 2005 y 46 jornadas el año pasado.

69

Francia, Italia, Cataluña y las conserveras hacen acopio de mejillón gallego Manuel Méndez

En definitiva, que los episodios de veda natural del mejillón que constituyen los cierres decretados por el Intecmar cuando los niveles de células tóxicas superan lo tolerable han permitido al sector bateeiro completar un buen año.

El año pasado se recolectaron 2,3 millones de kilos de cría

Aunque algunos productores sostienen que la mejilla recolectada en 2020 no fue suficiente para completar la producción del año pasado, hay informes que indican todo lo contrario, pues parece que en la campaña de recolección de esa cría desplegada entre diciembre de 2020 y mayo de 2021 se extrajeron 2.320.350 kilos, con destino a 911 bateas.


Un incremento del 75%

Esto supone que la extracción de mejilla fue un 75% superior a la obtenida en la campaña precedente, que fue la primera en la que se introdujeron límites y variaciones en la actividad recolectora.

Y, a su vez, aquella temporada también supuso un incremento del 75% sobre la de 2017-2018.

Estos son resultados que también maneja la Consellería do Mar, donde consideran que la reserva de zonas de cría no limitó la capacidad de abastecimiento del sector bateeiro e insisten en que la cantidad de mejilla extraída se multiplicó por tres en el último trienio.

Compartir el artículo

stats