Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dragado de Carril podría quedar inacabado y ser el último en Galicia

La colocación de las barreras.

El dragado recientemente realizado en O Grove y el que actualmente se ejecuta en Carril (Vilagarcía) pueden ser los últimos que se lleven a cabo en Galicia, al menos a corto y medio plazo.

Y el carrilexo quizás ni siquiera se ejecute en su totalidad, dado que los múltiples problemas técnicos encontrados obligan a paralizarlo y a buscar alternativas, que no parecen nada sencillas.

Imágenes del proyecto original que muestran las acciones a desplegar y las zona concretas de actuación. FdV

Respecto a lo primero, puede decirse que las críticas vertidas en el pasado por el depósito de áridos y fangos en la fosa atlántica, una vez superada la isla de Sálvora y varias millas mar adentro, obligaron a la Administración autonómica a frenar actuaciones similares a la desarrollada en la dársena grovense de O Corgo, que puede haber sido la última ejecutada completamente.

Se busca un lugar en el que depositar los restos no contaminantes

En consecuencia, y dado que entre Fisterra y la frontera portuguesa no se ha encontrado otro lugar apropiado para depositar los restos no contaminantes obtenidos por las dragas, hay otros puertos de la comunidad que, de momento, tendrán que quedarse sin sus ansiados dragados.

Y esto es así para desesperación del sector pesquero y marisquero, que tanto anhelaba algunas de esas mejoras, como de Susana Lenguas, la presidenta de Portos y una de las personas que más apostaron por arropar a la flota con dragados como el Carril.

Imagen que muestra la desaparición del canal y la draga, al fondo. M. MÉNDEZ

Cerca de 500.000 euros

Después de las mejoras introducidas en O Grove, todas las miradas se centraron en las previstas para Carril, con un desembolso cercano a los 500.000 euros que corre a cargo del citado ente público, dependiente de la Consellería do Mar.

En las últimas semanas, FARO DE VIGO ya dio cuenta de algunas dificultades encontradas en esta obra, para la cual los cuatro meses del plazo de ejecución vencieron hace tiempo.

Algunos viveros prácticamente tocan el puerto. M. Méndez

Al tiempo que se hizo eco tanto de las críticas vertidas por el sector como de las explicaciones ofrecidas por la propia Consellería y la cofradía de Carril.

Todo parecía solucionado y debidamente encarrilado, sobre todo cuando en días pasados se dio orden a mariscadores y parquistas de que desalojaran la dársena norte, trasladando sus embarcaciones a otros lugares para permitir así el trabajo de la draga.

La colocación de las barreras anticontaminación, el viernes. M. Méndez

Lo que sucede es que una vez movidas las naves, tanto voluntaria como forzosamente –algunas trasladadas en camiones–, ahora puede decirse que no se hará el ansiado dragado, al menos tal y como estaba diseñado.

Así lo confirmaban los responsables de la draga contratada al efecto mientras, el viernes, colocaban las barreras anticontaminación con las que perimetrar esa dársena norte carrilexa, tratando de proteger los bancos marisqueros y, sobre todo, los parques de cultivo.

Las barreras anticontaminación situadas entre el muelle viejo y una de las rampas. M. MÉNDEZ

Por cierto, unas barreras que en bajamar quedan depositadas sobre el lecho marino y que “al moverse con las corrientes destrozan nuestros parques”, según denunciaban ayer los propios cultivadores.

No puedo meter la draga ahí porque esto no es lo que habían planteado los técnicos en el proyecto”, añadían los responsables del operativo, haciendo así referencia a que hay más sedimentos de los que creían los redactores del proyecto y menos calado del que tenían previsto.

La colocación de las barreras, con la isla de Cortegada, al fondo.

La colocación de las barreras, con la isla de Cortegada, al fondo. M. MÉNDEZ

Tanto desde la empresa como diferentes parquistas, añaden que “no hay canal para que la draga pueda entrar y salir”.

Además, sostienen que “tendrían que colocarse y quitarse las barreras prácticamente con cada movimiento, por lo que todo resultaría más lento y costoso”.

Imagen que muestra la acumulación de sedimentos. M. MÉNDEZ

Pero eso no es todo, sino que se cree que “la draga destrozaría algunos parques de cultivo”, de ahí que varios parquistas mostraran ya su oposición al dragado e incluso protestaran airadamente ante el armador del barco, pidiéndole que cesara su actividad.

Esto último resulta especialmente preocupante e inquietante, ya que condiciona enormemente el trabajo previsto y cualquier otro.

La draga amarrada, en la dársena sur. M. MÉNDEZ

Máxime cuando se ha detectado que existen viveros que parecen haber sido ampliados de manera ilegal, llegando a ocupar el canal de entrada y salida del puerto.

Un evidente e inesperado obstáculo

Dicho de otro modo, que hay parques de cultivo más grandes de lo previsto que invaden zonas donde supuestamente no deberían estar y en las que se pretende dragar.

Esto supone que ahora habrá que determinar cuáles son legales y cuáles no, antes de eliminarlos o dragar sobre ellos.

Una vista de la zona, desde el muelle viejo. M. MÉNDEZ

Es por ello que en el sector consideran que la Organización de Productores Pesqueros Parquitas de Carril (OPP-89), la cofradía de pescadores y la Consellería do Mar deberán renegociar las condiciones del proyecto, “e incluso ver si se draga desde tierra firme, con ayuda de camiones”.

Los parquistas también aluden a daños de las barreras en bajamar.

Los parquistas también aluden a daños de las barreras en bajamar. Manuel Méndez

Los parquistas insisten en las deficiencias del proyecto

Al constatar que el dragado de Carril sigue paralizado, y que difícilmente será ejecutado en su totalidad, parquistas y mariscadores declaran que “las cosas se hicieron mal desde el principio, porque en el proyecto del dragado no figura ningún canal de acceso a la dársena norte”.

De este modo insisten, como ya explicaron hace semanas, en que “sería contraproducente tal y como se proyectó, ya que sería un lago sin entrada y sin salida, además de una cloaca aún mayor que ahora”.

La dársena norte, ya sin embarcaciones y a la espera de su dragado. M. MÉNDEZ

Asimismo, aducen que “ha creado cierto descontento ver que en el apartado de gestión medioambiental del proyecto no se ha tenido en cuenta la proximidad de los parques de cultivo y sí zonas de marisqueo que están mucho más alejadas del dragado.”

Lo cual “no se entiende, pues somos los principales afectados potenciales”, explica uno de los parquistas.

¿Regeneración de bancos marisqueros?

Incluso aluden a la parte del proyecto “en la que se habla de regenerar zonas de marisqueo improductivas con los áridos extraídos del dragado”.

Y lo hacen para decir que “no es riguroso catalogar como material de regeneración substratos fangosos que sirvieron para relleno de zonas improductivas y cubrirlos con arena en un futuro, pues la regeneración solo se consigue con áridos de río, como bien sabemos todos los profesionales del sector”.

Compartir el artículo

stats