Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Intencionalidad clara” en los últimos incendios: 26 por la noche, cuando ya no hay medios aéreos

Habilitan una oficina en Valdeorras para que los que perdieron sus viviendas en el gran incendio de julio pidan ayudas | Acción solidaria para ayudar a los damnificados que se quedaron sin casa

Técnicos de Lourizán evalúan el daño del macroincendio de Valdeorras, para recuperar la zona. MEDIO RURAL

El peligroso frente de fuego que arrasó 10.500 hectáreas en Valdeorras, tras comenzar el 14 de julio por una tormenta seca, causó daños graves en la naturaleza y en propiedades: es el incendio de mayor envergadura de Ourense desde que existen registros –el segundo de Galicia, tras el de 11.100 hectáreas de O Courel–, afectó al parque natural Enciña da Lastra, redujo a cenizas o ruinas decenas de viviendas, en una devastación sin precedentes, y tuvo en vilo a los vecinos durante 5 días de tensión –500 habitantes de 20 aldeas fueron desalojados–.

Mientras los concellos impulsaron la declaración de zona catastrófica, la Xunta habilitó una partida de ayudas para poder restaurar las casas, en las que el fuego consumió posesiones más o menos reemplazables y otras que nunca lo serán, como fotografías de los antepasados.

En Valdeorras, al igual que en O Courel, habrá una oficina específica y gratuita para que los damnificados puedan tramitar la solicitud de ayudas. La sede es la del grupo de desarrollo GDR.

El objetivo es ofrecer “un acceso más rápido” al apoyo de la administración y solventar las problemáticas y dudas particulares, indicó este martes Diego Calvo, vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Presidencia, que se reunió con los alcaldes de O Barco, Carballeda y Rubiá, junto a la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez.

Calvo también anunció la posibilidad de establecer convenios con los concellos para la reposición de infraestructuras o edificio dañados por el incendio o por los trabajos de extinción, así como la financiación de los gastos asociados.

Los distintos departamentos de la administración autonómica han convocado líneas de ayudas para los afectados por los incendios de julio que superan en conjunto los 9 millones de euros, de los que 3,2 se habilitan para la recuperación de las viviendas afectadas.

El conselleiro de Medio Rural, José González, que también se reunió ayer junto a la conselleira de Promoción do Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana, con alcaldes de zonas seriamente afectadas por los incendios de julio como Oímbra –más de 3.300 hectáreas en cuatro frentes– y Vilariño de Conso –calcinó 7.000, afectando a entre la mitad y dos tercios del parque natural de O Invernadeiro–.

Tras la cita matinal con los regidores de la ‘raia’ sur de Ourense, el conselleiro se reunió por la tarde con la alcaldesa de Vilariño de Conso y los homólogos de Laza y Chandrexa, dos municipios afectados en menor medida por el gran incendio de julio.

González recordó que ya se pueden solicitar subvenciones para la recuperación de explotaciones forestales, agrícolas y ganaderas, cuya partida asciende a 4 millones. El titular de Medio Rural cree que iniciativas como los polígonos agroforestales o las aldeas modelo son frenos potenciales contra el fuego, el abandono del rural y la falta de productividad forestal.

Los principales incendios del verano tuvieron causas naturales –los rayos del 14 al 15 de julio–, pero en varios de los últimos fuegos la Xunta apunta a “claros indicios de intencionalidad”. Entre las 21 horas del sábado y las 8 del domingo hubo 15 en toda Galicia y otros 11 en la misma franja del domingo al lunes. Son horas en las que los medios aéreos ya no pueden actuar.

En Maside –tres focos el sábado, dos de ellos con 30 minutos de diferencia– o en Boborás –dos– se registraron fuegos casi simultáneos, afirma José González. Como otros indicios de criminalidad, apunta al hallazgo de artefactos y mecanismos para prender fuego en el monte en varios distritos forestales.

La Xunta apela a la prudencia y a la colaboración ciudadana. Recuerda que hay que llamar al 085 cuando se detecta un incendio. Hay un número gratuito y anónimo para denunciar cualquier actividad incendiaria delictiva: es el 900 815 085.

Evalúan el daño del macroincendio para recuperar la zona

Los técnicos del Centro de Investigación Forestal de Lourizán (Pontevedra) se desplazaron este martes a Valdeorras para evaluar la afección en el suelo y cómo regenerar la vegetación tras el macroincendio que calcinó unas 10.500 hectáreas entre Carballeda, O Barco y Rubiá.

El objetivo del estudio de campo es tomar las medidas necesarias “a corto y medio plazo para recuperar el suelo y el potencial forestal del entorno”, dice la Xunta. La próxima semana, o la siguiente, acudirán a Vilariño de Conso, donde el fuego calcinó 7.000 hectáreas.

8 familias se quedaron sin hogar

Frente a la desgracia surge la solidaridad. El Grupo de Espeleología y Montañismo Águilas Verdes, la asociación de vecinos Regueiral de Rubiá, la asociación empresarial de Valdeorras (AEVA) y el Centro Comercial Aberto de O Barco colaboran para recaudar fondos para los afectados por los incendios de Valdeorras que perdieron su hogar en el fuego. Ocho familias se quedaron sin su primera vivienda, según datos de los concellos.

Compartir el artículo

stats