Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comarca registra un 33% menos de lluvia desde otoño y sufre el tercer enero más cálido en 35 años

Vecinos paseando ayer por la playa de Rodeira y, al fondo, una persona haciendo deporte tras darse un chapuzón. SANTOS ALVAREZ

La Xunta de Galicia comenzó esta semana declarando la prealerta por sequía en la mayor parte de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa, en la que se incluye la comarca de O Morrazo. Es un “aviso precoz”, que además se refuerza por las previsiones meteorológicas para las próximas fechas, en las que se espera una presencia continuada de anticiclones y déficit de lluvias. Una situación que concuerda plenamente con los datos registrados por la estación meteorológica MeteoCangas, que forma parte de la red de estaciones meteorológicas en tiempo real Meteoclimatic.net. En el actual año hidrológico –que arranca en el mes de octubre, con el inicio del otoño– se contabiliza un 33% menos de lluvia que en la media histórica y el mes de enero ha sido el tercer enero más cálido en 35 años, solamente superado por el de 1998 y 1999.

El año 2022 arranca con uno de los eneros más anómalos de la serie histórica, que se remonta hasta 1987. Unas anomalías que se trasladan tanto al capítulo de temperaturas como de precipitaciones, según los datos que aporta MeteoCangas. La temperatura máxima absoluta registrada fue de 21,5 grados, que es la tercera más alta de este periodo histórico, y la mínima fue de 5º. “Es la mínima más alta de la serie y es la primera vez que la temperatura no baja de los 5 grados”, explican.

Esto también tiene su reflejo en las lluvias, que según los datos que aporta la estación meteorológica canguesa estuvieron muy por debajo de la media histórica. Apenas se superaron los 50 litros por metro cuadrado en todo el mes, cuando la media histórica de enero desde 1987 hasta la actualidad se sitúa por encima de los 150 litros por metro cuadrado. Esto lo sitúa como uno de los diez meses de enero más secos en los últimos 35 años. Hay que remontarse hasta 2017 para encontrar otro enero con menos lluvias.

El problema no es solo que este enero haya sido tan seco pese a ser el mes central del invierno. La problemática se agrava porque supone una tendencia dentro del actual año hidrológico, en el que hasta el momento se constata hasta un 33% menos de lluvia de lo que sería habitual.

El Grupo de Emerxencias Cangas-Protección Civil limpia el río Bouzós en diciembre. | // FDV

En octubre se registraron precipitaciones cercanas a los 150 litros por metro cuadrado, una cantidad que está por debajo de la media histórica pero que al menos se acerca mucho. El mes de noviembre sí que se puede entender como una advertencia en toda regla: las lluvias no llegaron siquiera a los 50 litros por metro cuadrado, cuando por media histórica deberían estar muy cerca de los 200 litros por metro cuadrado.

Esta situación se compensó en parte en diciembre, que fue un mes normal. Las precipitaciones estuvieron por encima de lo habitual y al final del mes se superaron los 200 litros por metro cuadrado. Aún así, también hubo algunas anomalías en las temperaturas. “Técnicamente fue un diciembre cálido, con una temperatura media dos grados superior a la media histórica, un dato que se explica sobre todo por unas mínimas muy altas”, explican desde MeteoCangas. Fue el tercer diciembre más cálido en 35 años, solo por detrás de 1989 y 2015.

Pero después de ese mes de diciembre tan lluvioso llegó un mes de enero completamente atípico, tanto por la escasez de lluvia como por las temperaturas.

Así, no es extraño que la Consellería de Infraestruturas y el departamento de Augas de Galicia hayan declarado la prealerta de sequía en 12 de los 19 sistemas de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa. Los departamentos autonómicos detectan “dos anomalías claras”, como son un menor nivel de precipitaciones y en los caudales circulantes. Este nivel de prealerta conllevará un aumento en la vigilancia y control de la situación hidrográfica y reforzar la cooperación e intercambio de información con el resto de administraciones, como los propios concellos y resto de demarcaciones hidrográficas.

Bañistas en la playa canguesa de Rodeira en el mes de agosto. SANTOS ALVAREZ

Balance de 2021: temperaturas mínimas altas y lluvias desiguales

El año 2021 estuvo cercano a la normalidad en lo que respecta a las precipitaciones, pero más extraño en lo que respecta a las temperaturas. Por un lado, el nivel de precipitaciones según los datos de MeteoCangas estuvo cerca de la media histórica: solo un 3% por debajo. Eso sí, esas lluvias estuvieron repartidas de forma muy desigual: la primera mitad del año, salvo marzo, fue húmeda y la segunda mucho más seca, con la excepción de diciembre.

En cuanto a las temperaturas se puede destacar que las mínimas estuvieron durante todo el ejercicio por encima de los valores medios de la serie histórica que comienza en 1987. La temperatura media fue de 15,5 grados, cuatro décimas más alta que la media histórica, según MeteoCangas. No obstante, las máximas durante los meses centrales del año se pueden considerar bajas y se puede considerar que el de 2021 fue un verano frío. Los extremos térmicos se sitúan en una máxima de 34 grados (un día en julio y otro en agosto) y una mínima de 1 grado, en la primera semana de enero.

Compartir el artículo

stats