Atrás quedaron los eneros en los que las ciclogénesis explosivas golpeaban Galicia semana tras semana. Este arranque de año está mostrando su cara más apacible gracias a un anticiclón que promueve una gran estabilidad atmosférica con cielos despejados y ausencia de lluvias. Comenzamos una semana seca y al sol de invierno. Pero que esta situación no lleve a engaño, ya que las temperaturas serán las normales para esta época del año, avisan desde Meteogalicia. Así, las mínimas no experimentarán cambios mientras que las máximas vivirán una caída moderada.

Por ello, cabe esperar nieblas matinales y heladas en el interior, con temperaturas mínimas bajo cero. Así, Calvos de Randín registró este lunes la temperatura más baja de toda Galicia, -5.4 grados. Un valor similar se dató en Xinzo de Limia, con -4,1 grados.