Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu espera ingresar más de 300.000 euros con la subasta de dos parcelas en Castiñeiras

Los terrenos que se subastarán, con Nodosa a la derecha y Lago Paganini a la izquierda. | // G.NÚÑEZ

El Concello de Bueu dispone ya de las bases para colocar en el mercado dos parcelas de su propiedad en el polígono industrial de Castiñeiras. La venta se canalizará a través del sistema de subasta pública y desde el gobierno local esperan en ingresar un mínimo de 304.000 euros. Un importe que con toda probabilidad será superior ya que hay constancia de interés para implantarse en el todavía único parque empresarial de O Morrazo, lo que obligará a los pujadores a subir sus ofertas.

Los terrenos que se ponen a la venta están situados al lado de las instalaciones del astillero de Nodosa y son dos parcelas que en conjunto suman casi 3.000 metros cuadrados. Inicialmente se estimaba que serían casi el doble, pero la primera parcela finalmente se queda en 1.470 metros cuadrados, que se deben segregar de otro terreno de mayores dimensiones. Mientras, la segunda ocupa 1.390 metros cuadrados. Después de varias consultas, los servicios técnicos municipales proponen un precio de salida de alrededor de 106 euros/metro cuadrado. Así, para la primera el importe asciende a un total de 156.676 euros y para la segunda de 147.942 euros, IVA no incluido. La licitación se formalizará en breve a través de la Plataforma de Contratos Públicos de Galicia [contratosdegalicia.gal] y una vez publicado el anuncio los licitadores dispondrán de un plazo de 15 días para presentar sus ofertas.

Una vista aérea del polígono de Castiñeiras, con parte de los terrenos a subastar en primer término. Noe Parga

Las parcelas que subastará el Concello de Bueu forman parte de los terrenos que recibió como aprovechamiento lucrativo por el desarrollo del polígono industrial. Previamente tuvo que impulsar una permuta de uso del suelo ya que en caso contrario sería imposible materializar o monetarizar ese aprovechamiento. “Una de las fincas con esta calificación era la que alberga las mámoas, delante del tanatorio y del parque de bomberos. Obviamente ahí es imposible desarrollar nada porque está protegida por Patrimonio”, explica el edil de Urbanismo, Martín Villanueva. Así, lo que se promovió en su día fue un intercambio de uso con otra finca que recibió el Concello al lado de Nodosa, que inicialmente estaba clasificada como zona verde.

La salida al mercado de estos dos terrenos repercutirá en las arcas municipales a través de varios frentes. El primero y más evidente, como ingresos extraordinarios debido a esta subasta. Pero también es una forma de facilitar la implantación de nuevas empresas en el municipio y la creación de empleo, lo que a su vez también repercutirá en tributos como el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) o el de plusvalías, entre otros conceptos. Tanto empresarios situados en el polígono bueués como el propio gobierno local tienen constatado el interés de empresas para emplazarse en Castiñeiras. “Resulta atractivo porque es un polígono dinámico, bien conectado con Vigo y Pontevedra, hay un sector industrial ya implantado y, sobre todo, ofrece seguridad jurídica, que es fundamental para los empresarios”, subraya el regidor, Félix Juncal. Los últimas firmas en trasladarse a Bueu son la cerrajería metálica Alinox y la conservera Lago Paganini, que después de más de un siglo en Cangas acaba de mudarse y estrenar instalaciones propias en Castiñeiras.

La conservera Lago Paganini es, hasta la fecha, la última empresa ubicada en el polígono de Castiñeiras. GONZALO NUÑEZ

El destino del dinero que percibirá el ayuntamiento a través de esta subasta pública está tasado por ley puesto que las parcelas forman parte del Patrimonio Municipal do Solo (PMS). Esto significa que los fondos deben ser destinados a nuevos equipamientos, infraestructuras o incluso promoción de vivienda protegida, entre otras posibles alternativas.

La valoración económica que se incluye en los pliegos técnicos, que deben ser informados en los próximos días por la Secretaría Municipal, es el punto de partida. Los licitadores deberán ofertar como mínimo ese precio, aunque lo normal es que pujen por encima para intentar tener más opciones de hacerse con la propiedad de los terrenos. “Confiamos en que la cantidad que ingrese el Concello sea significativamente superior a esos 304.000 euros”, admite el alcalde de Bueu.

Las bases establecen que cada licitador solo puede presentar una única oferta por cada lote. Tampoco podrá participar en una unión temporal de empresarios si ya presenta una oferta a nivel individual ni figurar en más de una de esas uniones temporales. “Contravenir estas prohibiciones dará lugar a la inadmisión de todas las propuestas suscritas por el mismo licitador relativas a ese lote”, se especifica de manera clara en el texto.

La parcela de las mámoas de Castiñeiras, en una imagen de archivo, después de una limpieza. GONZALO NUNEZ

El criterio de adjudicación será en función del precio más ventajoso para el Concello de Bueu. O sea, el más alto. No obstante, se prevé un criterio de desempate para el caso de que haya ofertas coincidentes. “Prevalecerá aquella [oferta] que dedique los terrenos a actividades que permitan una puesta en valor del tejido empresarial de la zona y, en particular, redunden de modo inmediato en una mejora de la oferta formativa-divulgativa y de investigación del entorno”, estipula el pliego.

Compartir el artículo

stats