Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación de Castiñeiras reinicia las consultas públicas y apuesta por un área de 185.500 m2

El plano de la alternativa seleccionada, con las tres bolsas de suelo sombreadas.

El plano de la alternativa seleccionada, con las tres bolsas de suelo sombreadas. Urben

El proyecto para la ampliación del polígono industrial de Castiñeiras está de nuevo en fase de consultas públicas, un trámite que se tuvo que interrumpir en febrero y reiniciarse ahora debido a los cambios en la Lei do Territorio. La actuación se encuentra en fase de evaluación ambiental desde finales del mes de junio y durante este periodo de información hay dos plazos diferenciados. Uno es el referido a las propias consultas y presentación de alegaciones, que estará vigente hasta el 2 de agosto. Y luego está el que dispone la Consellería de Medio Ambiente para elaborar su dictamen definitivo, en base a los informes sectoriales recabados por parte de los distintos organismos autonómicos implicados. En este caso el órgano medio ambiental dispone de hasta tres meses, por lo que todo este proceso se alargará hasta finales del verano. La propuesta elegida por técnicos y empresarios apuesta por un área de 185.500 metros cuadrados, exclusivamente en el territorio municipal de Bueu y dividido en tres ámbitos.

El proyecto que está ahora en fase de consultas recoge los objetivos de una actuación que está tipificada como de “interés autonómico”, un estudio del entorno en el que se acometerá la ampliación, la evaluación del posible impacto y las alternativas que se ponen encima de la mesa. La ampliación la promueve la asociación de propietarios y empresarios Aprointer, que encargó el trabajo técnico a la consultora Urben. En el documento se describen hasta tres alternativas bajo la nomenclatura 0, 1 y 2.

La 0 es la que se correspondería con el mantenimiento de las disposiciones urbanísticas actuales, que delimita una zona de expansión integrada por tres bolsas de suelo discontinuas entre sí: Ámbito 1-Norte, Ámbito 2-Este y Ámbito 3-Oeste. A pesar de que no están “pegadas” entre sí proporcionan continuidad al actual polígono y abarcan una superficie de 188.123 metros cuadrados, repartidos entre Bueu y Cangas.

El diseño de la alternativa 0, que incluía una parte de terrenos en Cangas. Urben

La alternativa 1 coincide con la anterior en casi todo con una salvedad: se elimina la esquina del ámbito oeste, un “triángulo” que afecta a terrenos de Cangas. Esta supresión reduce la superficie total de la ampliación a 181.834 metros cuadrados, pero ofrece dos ventajas. La primera es que se evita la afección del Corredor do Morrazo, que discurre por esta zona y que fija una línea límite de edificación de 50 metros. Esta restricción edificatoria hace prácticamente inviable la implantación de usos de carácter industrial. La segunda y más importante es que la “desaparición” de los terrenos situados en Cangas facilita la gestión urbanística. “Al afectar a un solo ayuntamiento se simplificaría la tramitación administrativa de los proyectos de urbanización y equidistribución”, señalan los técnicos.

La alternativa 1, en la que ya no aparecen terrenos en Cangas. Urben

La elegida

La última de las alternativas propuestas es la 2, que mantiene la implantación territorial únicamente en el término municipal de Bueu. La diferencia con las anteriores es que hay un reajuste en los tres ámbitos de actuación “atendiendo fundamentalmente a los condicionantes ambientales y topográficos diagnosticados”.

Así, en el Ámbito 1-Norte [en dirección hacia Forqueiros y Sanamedio] se recorta la superficie para evitar el fuerte desnivel existente en esta zona. En el Ámbito 2-Este [por debajo del actual cementerio y en paralelo a la carretera provincial entre A Portela y el centro de Bueu] también se recorta el extremo norte debido a “su compleja orografía y exposición visual, que aconsejan su preservación”.

En el Ámbito 3-Oeste hay otra reducción derivada de las afecciones del Corredor do Morrazo para evitar la línea límite de edificación establecida en la Lei de Carreteras de Galicia. Además se modifica la configuración para adaptarla “a elementos físicos fácilmente replanteables, como son un camino y los límites parcelarios”. Estos ajustes permiten eliminar las posibles afecciones al monte vecinal de Borrallido, según se recoge en el proyecto sometido al trámite ambiental.

La alternativa 2 es precisamente la seleccionada para favorecer el crecimiento del polígono industrial de Castiñeiras, con una superficie total de 185.532 metros cuadrados. Estos terrenos se dividen en un sector de suelo urbanizable que roza los 160.000 metros cuadrados y cuatro sistemas generales adscritos que abarcan los 26.000 metros cuadrados restantes. “Se opta por esta alternativa porque permite la adaptación a los condicionantes físicos de la ubicación y facilita la no afección a elementos de carácter natural”, concluyen los técnicos del equipo redactor.

El polígono industrial de Castiñeiras, en Bueu. Gonzalo Núñez

Respaldo del Concello

La iniciativa de Aprointer cuenta con el respaldo del Concello de Bueu, que valora que prácticamente la mitad de toda esa superficie se destinará a zonas verdes y espacios públicos. Uno de los elementos en los que los propios redactores del proyecto urbanístico hacen más hincapié es una especie de “cinturón verde” que rodeará todo el ámbito industrial, que significará la creación de senderos peatonales y la recuperación de espacios junto al río Nocedo.

A mayores el ayuntamiento valora las cesiones de terreno dentro del aprovechamiento lucrativo, una superficie de casi 8.000 metros cuadrados para naves o dotaciones. La mayoría de ese terreno se destinará a la ampliación del cementerio municipal.

Compartir el artículo

stats