DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mauritania se enroca con la UE mientras la pesca China crece en el país

Un barco gallego descargando el jueves en el puerto de Nuadibú. |  FDV

Un barco gallego descargando el jueves en el puerto de Nuadibú. | FDV

La renovación del acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Mauritania está en la recta final y ambas partes intentan buscar soluciones, a veces imaginativas, para contentar a sus respectivas audiencias. La principal diferencia es la misma que en los últimos meses: la económica. La parte africana se enroca en mejorar la contrapartida percibida hasta la fecha desde el bloque comunitario, mientras que la Unión Europea se encuentra atada ante el pago de cuotas que no se consumen al completo (no las asignadas a los barcos gallegos). Y mientras, otras flotas siguen ocupando el rico caladero. Más concretamente, una. China tiene en Mauritania su principal base pesquera fuera del país y la inversión, que ya superó los 300 millones de dólares (250 millones de euros), no para de crecer. La firma Hongdong International Fishery Development está ejecutando una ampliación de su polo de Nuadibú, en el norte del país, con 60 millones de dólares (50 millones de euros), cifra próxima al mínimo que reclama Mauritania a la UE para cada anualidad. Eso sí, la firma china cuenta con 100.000 toneladas de cuota, casi un tercio de lo que dispone la UE para toda su flota.

La firma china en el país creó más de 2.000 puestos de trabajo

decoration

Las Palmas acoge hasta hoy la tercera parte de la séptima ronda de negociación, unas conversaciones marcadas por las dificultades del COVID y por la dureza de los representantes mauritanos en sus posturas. Tanto que desde la flota ya ven como urgente el llegar a un punto de encuentro cuanto antes para no tener que abandonar el caladero ante el fin de la segunda y última prórroga del pacto actual, que culmina en noviembre.

La diferencia entre lo que piden unos y aceptan entregar otros se encontraba en más de 20 millones de euros anuales y se desconoce si ha habido un acercamiento. Lo que sí se sabe es que se plantea un alza de los cánones que deben abonar los armadores, algo que desde Galicia no ven con buenos ojos. “Hemos insistido que no es posible asumirlo”, explican fuentes del sector desplazadas a Canarias.

China, mientras, sigue su ritmo habitual. Tras conocerse la construcción de un megapuerto en Sierra Leona (por 50 millones de euros), la delegación asiática del The Wall Street Journal recoge que Hongdong está usando 60 millones de dólares de fondos estatales para expandir un puerto pesquero en Mauritania. En el país emplea a más de 2.000 personas y financia en otras obras relevantes para Mauritania, como hizo recientemente con una carretera.

El último acuerdo del país con la pesquera asiática, en 2010, fue firmado por el anterior presidente Mohammed Ould Abdel Aziz, que se encuentra ahora bajo investigación por parte del Parlamento por la opacidad del mismo.

Parte de la base pesquera china en Noadibú.

Parte de la base pesquera china en Noadibú. FdV

Compartir el artículo

stats