Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto devuelve espacios a la ciudad: O Berbés tendrá senda peatonal y carril bici

Hará un retranqueo a partir de Portocultura hasta la plaza de acceso a la zona pesquera | El estudio de integración paisajística de fachadas, hasta Bouzas, listo antes de abril de 2022

Un usuario de patinete eléctrico se desplaza por el tramo de Beiramar donde están en ejecución las obras Pablo Hernández

El trayecto a pie por la fachada marítima de Vigo ha estado históricamente plagado de obstáculos e intermitencias. La actividad económica que discurre en el puerto, vital para la ciudad –y para toda Galicia–, pretende ir ahora de la mano de los vigueses, con un extenso plan de actuaciones impulsado por la Autoridad Portuaria. El lavado de cara de Beiramar está en marcha, entre O Berbés y la Praza da Industria Conserveira, con unas obras que persiguen, a fin de cuentas, esa reconciliación puerto-ciudad. Pero este es solo un primer tramo, ya que el reacondicionamiento de los espacios abordará desde Guixar a Bouzas, dando solución a lo que el organismo que preside Jesús Vázquez Almuiña considera “puntos críticos”. Uno de ellos es el comprendido entre A Laxe y la rotonda del puerto pesquero, frente a la Praza de O Berbés. El paso para los viandantes está prohibido a día de hoy; se resolverá este anacronismo con el retranqueo de la valla que delimita el espacio portuario, lo que permitirá habilitar una senda peatonal y la prolongación del carril bici hasta A Laxe, obedeciendo una “reclamación histórica”.

Parte del tramo a rehabilitar Pablo Hernández

El Puerto se ha reunido ya con usuarios del puerto de pesca, y vecinos del Casco Vello, para abordar el programa de trabajos y lograr el mayor consenso posible. Se procederá a un reposicionamiento de las naves de carga y a un estudio complementario para el tráfico de transportes especiales, aunque la maniobrabilidad de los camiones está garantizada. Desde este modo, y desde Portocultura hasta Beiramar –donde están en ejecución las obras, que se prevé estén listas para finales de año–, existirá esa senda ciclo-peatonal. El proyecto en su conjunto comprenderá el enlace, con unos siete kilómetros de extensión, de Guixar con Bouzas pasando por Areal y As Avenidas. “Somos conscientes de la importancia de salvaguardar la actividad económica de la zona, pero también de ceder a la ciudad parte de lo que le debemos históricamente. Es una deuda histórica que tenemos con una ciudad que ha ido creciendo a la par que el Puerto”, aprecian desde el equipo de Vázquez Almuiña.

La actuación frente a O Berbés, todavía en fase de planificación, baraja la posibilidad de soterrar la tubería existente y, probablemente, de retirar las vías del tren. La futura valla será más “liviana” a la actual, precisamente para favorecer esa interacción, un puerto más amable para con los ciudadanos. El plan de remodelación se divide en tres secciones: de la rotonda de A Laxe hasta la altura de Portocultura (1), la continuación hasta la altura de la Praza de O Berbés (2) y hasta la rotonda de Porto Pesqueiro (3). Las vías ferroviarias todavía cicatrizan, también, parte del vial en la rotonda del centro comercial A Laxe, que se quitará junto con una repavimentación del mismo. Habrá un paso peatonal nuevo. Esta fase de actuaciones se encuentra ya en fase de licitación.

Pinche en en la imagen para ampliar

Otra cara

En paralelo, la Autoridad Portuaria continúa con la ejecución de un estudio paisajístico del vial de Beiramar, hasta Bouzas. “El objetivo es la realización de un estudio de integración paisajística orientado, fundamentalmente, al estudio estético de las fachadas del entorno –abundan desde Praza da Estrela–, con el fin de definir las actuaciones a llevar a cabo para crear un entorno más agradable, uniformizando y armonizando las fachadas, siempre con el máximo respeto a la conservación y puesta en valor del patrimonio de la zona”. Estará listo en el primer trimestre del año que viene.

La nueva Beiramar, en el trayecto que discurre hasta Barreras, contempla la renovación de las aceras de ambos márgenes: en algunos tramos del lado mar, se amplía hasta los 5,5 metros (3 metros peatonales y un carril bici de 2,5); en el lado tierra, se estira hasta los 4 metros de ancho. Además de esa senda ciclo-peatonal, se plantarán 85 árboles y más de 200 arbustos. Para la construcción de las aceras, se están utilizando baldosas fotocatalíticas descontaminantes, logrando un pavimento que contribuye a la eliminación de elementos nocivos presentes en el aire –en especial, óxidos de nitrógeno– y reduce los niveles de contaminación atmosférica.

El lifting a Beiramar también trae bajo el brazo la instalación de bancos –que conformarán más de 150 metros lineales de asientos de descanso– y diferente mobiliario urbano, así como la renovación de la iluminación. El presupuesto de esta actuación, centrada en la consecución de una avenida pensada para el disfrute de los vigueses y visitantes, asciende a casi dos millones de euros.

Compartir el artículo

stats