Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi la mitad de los hogares gallegos depende de prestaciones sociales

En una década las familias que viven de pensiones y subsidios se incrementaron en 36.400

Servicio de ayuda a domicilio a personas mayores en Ourense BRAIS LORENZO

Las arcas públicas sostienen a casi la mitad de los hogares gallegos. El elevado envejecimiento poblacional de Galicia dispara el número de pensionistas, a los que se suman personas en desempleo que cobran el paro o familias sin recursos beneficiarias de subsidios sociales. El resultado es que la principal fuente de ingresos de 475.000 hogares son las prestaciones. Representan el 44,5 por ciento del total. Por el contrario, solo el 54,1 por ciento de los núcleos familiares (578.200) de la comunidad vive de sus rentas del trabajo.

La sostenibilidad del sistema está al límite, un problema agravado por el cada vez mayor envejecimiento de la población de Galicia y el consecuente descenso de la población activa. La mitad de los hogares cuyos miembros trabajan tienen que sostener con sus impuestos a otros tantos núcleos familiares que precisan de prestaciones sociales. Según los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE), por cada hogar con rentas de trabajo hay 0,80 que perciben pensiones y subsidios.

El inevitable futuro de las pensiones pasa por trabajar durante más años según los expertos

El inevitable futuro de las pensiones pasa por trabajar durante más años según los expertos Agencia ATLAS | FERRAN NADEU

De esta realidad se hace eco el borrador del Plan Operativo del Fondo Social Europeo (FSE), elaborado por la Xunta, que además resalta la “evolución decreciente” de la tasa de actividad en el periodo 2014-2020, una tendencia que se vio alterada en 2019 con un repunte que se truncó al irrumpir la pandemia. “Hay una menor incorporación relativa de personas al mercado laboral gallego”, advierte la Xunta. Galicia suma solo 17 nuevos trabajadores por cada 100 cercanos a la edad de retiro.

Detrás de este dramático dato está la crisis demográfica que sufre la comunidad autónoma y que se agrava año tras año. Ahora ya hay 163 jubilados por cada cien jóvenes de menos de 20 años. Y en el futuro los pronósticos son incluso peores. El IGE en su último informe demográfico apunta que en 2035 la población de más de 65 años casi triplicará a la de menores de 20. Según Eurostat, la edad media de los gallegos rondará los 60 años en dos décadas.

Este panorama explica la estructura de ingresos de los hogares gallegos. Las familias que viven de prestaciones sociales se han incrementado en la última década un 8 por ciento mientras que hay un 22,3 por ciento menos de núcleos sostenidos por rentas de trabajo. Esto en números se traduce en 36.400 hogares más que tienen como fuente principal de ingresos pensiones o subsidios con respecto a 2010. De hecho, para el 29 por ciento de las familias las prestaciones sociales son su única fuente de ingresos.

Simón Espinosa

Simón Espinosa

Simón Espinosa

Hay diferencias notables según el municipio. Los concellos rurales, que son los que sufren un mayor envejecimiento poblacional, son los que tienen un mayor porcentaje de familias viviendo de las arcas públicas. De hecho, en los municipios de menos de 10.000 habitantes hay más hogares sostenidos por prestaciones (53 por ciento) que percibiendo ingresos salariales (45,8 por ciento).

Por el contrario, los concellos donde las rentas de trabajo tienen más peso son aquellos de entre 20.000 y 50.000 habitantes, puesto que seis de cada diez núcleos familiares tienen como fuente principal de ingresos los salarios. En las ciudades viven de las rentas de trabajo el 57,7 por ciento de las familias, mientras que el 40,5 subsisten con prestaciones sociales.

Los ingresos medios de los hogares que dependen de salarios rondan los 2.674 euros mensuales, mientras que las rentas medias de las familias con prestaciones son de 1.821 euros.

Compartir el artículo

stats