Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis por la pandemia disparó los falsos autónomos en Galicia: hay más de 20.000

Imagen de fondo: Trabajador en una obra de construcción en Pontevedra

Imagen de fondo: Trabajador en una obra de construcción en Pontevedra Gustavo Santos / FDV

Las empresas buscan reducir costes de producción externalizando servicios | La última milla, la construcción y los profesionales cualificados experimentan las mayores subidas

En el trajín de las carreras que entregan comida a domicilio en Pontevedra, Alberto [nombre ficticio para permanecer en el anonimato] encontró un trabajo. Al principio, Uber Eats, la compañía para la que transporta los pedidos, operaba con flotas, es decir, subcontrataba a otras empresas que a su vez empleaban a los repartidores. Todo esto cambió en enero de 2020. Se disolvieron las subcontratas, ahora envueltas en juicios por impagos a su plantilla, y a Alberto no le quedó otra que darse de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).

Es un falso autónomo, tal y como establece la nueva ley del Rider. Uno, de tantos otros. Porque, precisamente, el transporte de última milla, la construcción y el sector de los profesionales cualificados adolecen del auge de falsos autónomos. Un crecimiento que ha arraigado en la pandemia y que se ha traducido en 4.000 falsos autónomos más en el segundo semestre del 2020, según confirman los datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), que elabora estudios mensuales del trabajo autónomo con la información de la Seguridad Social.

El autoempleo forzoso, el de los falsos autónomos, ha penetrado en el mundo de los profesionales con carrera universitaria. De arquitectos, aparejadores, ópticos, economistas o abogados. Como avanzó FARO, la abogacía es una de las profesiones con numerosos casos de falsos autónomos que no se denuncian. Una práctica habitual, especialmente entre empresas de tamaño medio y grande. “Algunos sectores de actividad, han perdido empleo por cuenta ajena y, en paralelo, ha aumentado el empleo por cuenta propia”, analiza Eduardo Abad, presidente de UPTA.

De los 200.000 autónomos que se cuentan en Galicia, entre el 7% y el 10% son falsos autónomos, es decir, entre 14.000 y 20.000 afiliados al RETA. “La cifra ha aumentado con la pandemia. Ha traído una situación en la que las grandes empresas se afanan en disminuir costes de producción. Han ido sorteando la situación de crisis externalizando servicios que antes se integraban en su plantilla”, explica Abad.

La comunidad tiene la mayor tasa de autónomos “involuntarios”

La dinámica, para estos trabajadores que se ven obligados a darse de alta en el RETA de forma irregular conlleva no tener independencia horaria o de mecanismos de producción o libertad económica para fijar un precio por un servicio y debe seguir órdenes directas de la empresa. O, en el caso de Alberto, se evidencia con la geolocalización con la que Uber Eats controla a sus riders o que se incentive que el repartidor esté conectado determinadas horas. Al final, para este mensajero pontevedrés, la subida de la cuota de autónomos puso el punto final a la situación, “porque no sabes cuánto vas a cobrar cada semana”, asegura.

La tarifa plana de autónomos, por la cual los afiliados al RETA tienen una reducción de más del 70% de la base de cotización, ha sido uno de los catalizadores de esta situación. “Ha traído el bum de falsos autónomos a Galicia y a nuestro país. Detrás de la tarifa plana debe haber una actividad económica real y no artificial”, subraya el presidente de UPTA. 

Involuntarios

En Galicia la tasa de autónomos involuntarios supera el 30%, la cifra más alta de todo el Estado que presenta una media del 21,7%, según un estudio publicado por el Observatorio Social de la Fundación La Caixa. Se trata de aquellos afiliados al RETA que han llegado al autoempleo por necesidad o porque las personas que los empleaban anteriormente se lo pidieron.

En este cajón entran los falsos autónomos pero también todos aquellos autoempleados que estaban en situación de desocupación y no pudieron integrarse en el mercado laboral. “Sobre todo se dedicaban a la construcción”, explica Abad. Una idea en la que coincide el estudio al señalar que los jóvenes, las personas de bajo nivel educativo y los trabajadores de la construcción tienen más posibilidades de convertirse en autónomos involuntarios.

Estos otros autoempleados forzosos, como los denomina Abad, han encontrado en negocios como el comercio y hostelería un refugio para volver a integrarse en el mundo laboral. “Estos sectores han vivido un bum de afiliaciones al RETA en los últimos 15 años”, razona Abad. Se han montado bares o tiendas, pero, como contrapartid a, se ha sobredimensionado la oferta sobre la demanda. “En Galicia hay un bar para cada 200 habitantes y un comercio de textil, alimentación o suministro diario para cada 80 habitantes. Es una cifra inasumible”, resuelve el presidente de UPTA.

La negociación para ampliar los ERTE, desde el 6 de mayo

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, convocará a los agentes sociales para el día 6 de mayo a fin de iniciar la negociación para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 31 de mayo. La gallega subrayó ayer que los ERTE se prorrogarán de nuevo con la premisa de no hacer despidos, como en las anteriores ocasiones, y dio a entender que el esquema actual no sufrirá muchas modificaciones dado su buen funcionamiento. “Lo que funciona no se toca. Volver a abrir un debate sobre el mecanismo que queremos, no, lo que funciona, dejémoslo”, apostilló. La ministra adelantó que a día de hoy la cifra de trabajadores en ERTE alcanza los 650.000, de los que más de 200.000 son a tiempo parcial y los demás son ERTE de suspensión en sectores “muy tocados” por la crisis, como el turismo y su cadena de valor, la cultura y los transportes. La vicepresidenta no dio una fecha sobre hasta cuándo se prorrogarán los ERTE, pero insistió en que, aunque la vacunación va muy bien, este mecanismo “continuará mientras sea necesario”. “No cerremos la puerta porque nos podemos equivocar. Yo mando un mensaje de tranquilidad a empresarios y trabajadores, porque van a estar acompañados”, señaló. Sobre la reforma del mercado laboral que quiere llevar adelante su Departamento, insistió en que se va a negociar con los agentes sociales y que el debate no está cerrado.

Compartir el artículo

stats