La cartera empieza a sufrir pensando en Navidad

La subida de precios habitual y la escasez de productos encarecen de nuevo la cesta de la compra

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La proximidad de las fiestas navideñas hace que el precio de pescados, mariscos y carnes empiece a subir. E incluso puede que lo esté haciendo con más firmeza que otros años, ya que a esa celebración y cuanto supone habitualmente para el bolsillo del consumidor, hay que añadir el encarecimiento general de la cesta de la compra y del coste de la vida, así como la escasez que se aprecia en determinados productos, sobre todo bivalvos y crustáceos.

Dicho de otro modo, que se ha formado una “tormenta perfecta” que va a complicar las fiestas a mucha gente y hará –de hecho ya lo está haciendo– que muchos consumidores se olviden de copiosos y caros menús para poner a la mesa menos cantidad de producto o bien aquel que resulte más económico.

Subirán más

Algo lógico, teniendo en cuenta que “ya hay algunos artículos que se pagan ahora como en Navidad, y es evidente que aún subirán más la semana que viene y la siguiente”, explicaban ayer las vendedoras consultadas en diferentes plazas de abastos y pescaderías.

La plaza vilagarciana, ayer.

La plaza vilagarciana, ayer. / Noé Parga

“La carne ya lleva días subiendo, y subirá mucho más, sobre todo en el caso del cordero, pues hay que tener en cuenta que con el precio de la luz y el carburante, entre otros muchos artículos, criar cualquier animal es ahora mucho más caro que antes”, reflexionan los carniceros, tanto los que trabajan dentro de los mercados de abastos como los que lo hacen fuera.

Unos y otros, al igual que los consumidores consultados a pie de puesto, hacen hincapié en el incremento de cotizaciones apreciado en los últimos días.

Sobre todo en el caso de especies como el centollo, que ayer se vendía en plazas como la de Vilagarcía a 20,30 y 40 euros; y el este año escaso camarón, que dependiendo del tamaño, podía encontrarse por 60 o 70, y que alcanzaba los 100 euros el kilo en el caso de los ejemplares más grandes.

Con las carnes se nota igualmente un sensible incremento de precios, especialmente si se trata de cordero o ternera.

Rodaballo a 50 euros

Y lo mismo pasa con el pescado, ya que especies tan importantes como el rodaballo se despachan en los mercados de abastos a 50 euros el kilo; si es bueno y de la ría, que viene a ser lo mismo.

Para explicar mejor todo esto, FARO DE VIGO recorrió ayer los puestos de venta de diferentes plazas de abastos arousanas. En uno de ellos, situado en la de Vilagarcía, confirmaban que “la subida de Navidad ha empezado, pero se notará aún más la semana que viene”.

“En mi caso tengo el centollo a 40 euros –añadía–, y el pescado bueno es poco y caro, con el rodaballo a 45 y 50 euros, el sanmartiño a 40, el rape grande del día a 19 euros y la merluza a 15, como la semana pasada”.

La semana antes de Navidad subirá todo aún más”, manifestaba una vendedora de la plaza grovense, donde el buey salí ayer a 14 euros, la cigala pequeña a 37 y la mediana, a 47. En este mismo puesto se ofrecía nécora a 35 y 45 euros.

Tanto en Cambados como en Vilagarcía y O Grove el camarón pequeño se despacha actualmente a 45 y 50 euros, situándose el mediano en unos 75 y el de mayor tamaño, a 100 euros el kilo.

Eso si los que quieren camarón tienen suerte y lo consiguen, ya que escasea tanto que hay muchas placeras que ya ni lo trabajan.

El centollo se dispara

Una de ellas añade que tenía una buena cantidad de centollo encargada, “pero frené todo y ya no lo compré en lonja porque mis clientes ya me dijeron que con el precio al que se puso ya no lo quieren”. Para añadir que el buey de mar “estaba a 10 y ahora ya cuesta 14”.

El mismo precio marcado en otro de los puestos de Vilagarcía, donde el centollo salía ayer a 30 y 35, el bogavante a 55 y la nécora a 30. Además de ofrecer a sus clientes almeja babosa a 18 y 26, japónica a 15, berberecho a 13 y navaja, a 21.

Berberecho gigante, a 30

Sin salir de este mercado hay que destacar el puesto de la firma OCP, ya que ayer tenía berberecho gigante a 30 euros, además de buey de mar ya cocido y envasado al vacío, a 15 euros.

El berberecho gigante de OCP.

El berberecho gigante de OCP. / M. Méndez

El vivo se despachaba a 14 en este puesto, donde también llamaban la atención unos buenos ejemplares de bogavante, a 65, y de langosta, a 72 euros el kilo. La babosa tenía aquí un precio de 18 euros, mientras que el camarón salía a 70.

Mejillón y cordero

Por cierto, lo que nunca parece cambiar, tampoco en Navidad, es el mejillón, desde hace mucho a 2,5 euros.

Eso en cuanto a pescados y mariscos. Pero al hablar con los carniceros de las plazas de abastos también puede deducirse que “el precio ya empezó a subir”, y que “seguirá haciéndolo”.

Sobre todo, explican, “en el caso del cordero, que puede costar unos 20 euros por kilo, y la ternera buena, que ya lleva un tiempo subiendo, para situarse las chuletas a 15 o 16 euros; aunque hay filetes desde 13”.

Lo mismo sucede con el pollo casero, “ya que criarlo no cuesta lo mismo ahora que antes”, explican los carniceros, que lo venden ya a unos 11 euros el kilo. “Y no es por la por la Navidad, sino porque las cosas están mal”, proclaman.

Con estas tarifas “cada vez hay más gente que dice que va a coger para Navidad algo de cerdo, ya que las chuletas están a 7,50, o bien el pollo de siempre, que se mantiene entero a 4,90 euros”, explica un carnicero de Vilagarcía.

La otra opción para las fiestas navideñas es el bacalao salado, que ayer se vendía en la plaza de abastos de Vilagarcía entre 8 y 19 euros el kilo, dependiendo del grosor, la parte del cuerpo de que se trate o el tiempo de salazón al que haya sido sometido.