La empresa de control de plagas de Moaña atajará la población de mosquito tigre

Los técnicos de la compañía contratada por el Concello serán formados por los entomólogos de las universidades para colaborar en el control de esta especie invasora

Una de las trampas instaladas en el entorno de la casa consistorial. |   FDV

Una de las trampas instaladas en el entorno de la casa consistorial. | FDV / Fran G. Sas

El comité técnico para afrontar la presencia del mosquito tigre en Galicia, cuyos primeros ejemplares fueron identificados en la parroquia moañesa de Tirán, celebró ayer su tercera reunión. Fue la primera con representantes del Concello de Vigo después de que se detectase la presencia de esta especie en los barrios de Teis y Lavadores. Los entomólogos de las universidades de Vigo y Santiago que se pusieron al frente de la lucha contra la presencia de esta especie invasora reconocieron estar desbordados de trabajo y pidieron mayor implicación de los ayuntamientos. Ante esto la concejala de Medio Ambiente, Dolores Chapela, aceptó implicar a la empresa contratada por el Concello para el control de plagas en el municipio y que se encarga, entre otras cosas, de los trabajos de desratización.

“Los técnicos de esa empresa no tienen experiencia en el control del mosquito tigre porque su aparición es muy reciente, pero para poder atender y controlar las trampas recibirán una formación específica impartida por los entomólogos”, apuntó Chapela después de la reunión telemática de ayer.

Tal y como adelantó FARO, en la primera semana de funcionamiento las trampas de dos tipos instaladas entre Moaña y Cangas recogieron a medio centenar de mosquitos tigre, ayer se desveló que ninguno de estos ejemplares estudiados era portador de alguno de los peligrosos virus que puede transmitir el mosquito tigre como son el dengue, el chikungunya o el zika. De momento estos virus no fueron detectados en Galicia en ninguna persona, por lo que las autoridades sanitarias llaman a la calma alejando la posibilidad de su transmisión.

El agua estancada favorece la cría del mosquito tigre y debe evitarse.

El agua estancada favorece la cría del mosquito tigre y debe evitarse. / Fran G. Sas

En el comité de ayer se señaló que los ejemplares atrapados hasta el momento en Moaña –medio centenar– distan mucho de poder considerarse una plaga, por ello entienden que con un trabajo metódico de trampeo conseguirán controlar la población de mosquito tigre y sobre todo intentar que no aparezcan nuevas poblaciones en otros puntos de Galicia, para tenerlos localizados.

“Los mosquitos capturados distan de suponer una plaga”, apunta Chapela

Dolores Chapela explica que, sin embargo, los expertos consideran que será imposible erradicar por completo la presencia de esta especie. “Como ocurre en el sur de Portugal o en otras áreas, parece que ya llegó para quedarse. Hay que tratar de evitar que prolifere y mantener la población controlada pero nos tendremos que acostumbrar a él”, matiza.

Las autoridades insisten en solicitar la colaboración de la población enviando los mosquitos tigre que identifiquen para controlar su movilidad. “Pueden enviar fotografías a través de la aplicación ‘Mosquito Alert’ o llamar directamente al Concello”, señala la concejala. En la última semana la colaboración vecinal en Moaña fue muy intensa. Ayer mismo el Concello fue avisado de la presencia de un ejemplar de esta especie en la zona de As Barxas.

Un nuevo ejemplar fue identificado ayer en la zona de As Barxas

Se vuelve a solicitar a los vecinos que eviten tener agua estancada para no dar opción a nuevos depósitos de larvas. Hay que recordar que las ocho trampas instaladas en Moaña y el barrio cangués de A Rúa buscan delimitar un perímetro con la presencia de esta especie. Son trampas de dos tipos. Las más básicas persiguen atraer a las hembras para que depositen los huevos y las eléctricas imitan la respiración humana y el olor a sudor humano para atraer al resto de ejemplares y capturarlos.

Animales

Y es que el mosquito tigre ataca principalmente a humanos, por lo que no existe riesgo de que piquen a los animales. Tienen su principal periodo de actividad a la luz del día, a diferencia del mosquito común, que pica sobre todo por la noche.