Los entomólogos recogen medio centenar de mosquitos tigre en Moaña en una semana

El Concello llama a la tranquilidad al tratarse de una muestra “muy pequeña” | Hay un total de ocho trampas para eliminar las larvas | Hoy se reúne el comité de la Xunta

Una vista de la parroquia de Tirán, donde aparecieron los primeros ejemplares de mosquito tigre.

Una vista de la parroquia de Tirán, donde aparecieron los primeros ejemplares de mosquito tigre. / SANTOS ALVAREZ

Los entomólogos de la Universidad de Vigo han retirado medio centenar de mosquitos tigre en Moaña en apenas una semana, desde que se puso en marcha el operativo para tratar de controlar y erradicar a la población de este insecto en la comarca de O Morrazo. Los 50 ejemplares han llegado a las manos de los técnicos gracias a la colaboración vecinal, que una vez ha detectado a los mosquitos los llama para que procedan a su recogida, identificación y estudio.

Desde el Concello de Moaña se hace un llamamiento a la tranquilidad al asegurar que la muestra recogida en este tiempo “es muy pequeña. Para que fuese algo grave tendrían que ser miles. Esto lo que hace pensar es que la presencia en Moaña es bastante reducida”, señala la concejala de Medio Ambiente, Dolores Chapela. En paralelo, los entomólogos procedieron a colocar un total de ocho trampas para tratar de eliminar a las larvas de estos insectos. Seis de ellas están situadas en el término municipal moañés y otras dos en Cangas. El punto de atención está ubicado en los límites de los dos concellos, ya que los primeros ejemplares detectados se encontraron en Tirán. Es en esta parroquia, además de en las zonas de Quintela o Abelendo, de donde proceden la mayoría de los mosquitos tigre encontrados, independientemente de que también se ha recogido alguno en áreas más alejadas, en las parroquias de Meira y Domaio.

Las trampas colocadas son de dos tipos. Unas de ellas buscan capturar ejemplares activos y son más sofisticadas, al necesitar de conexión a la corriente, ya que simulan tanto el olor corporal humano como la respiración, dos reclamos importantes para esta especie. Otras pretenden la eliminación de las larvas al atraer a los ejemplares femeninos, que depositarían en ellas los huevos, impidiendo que puedan eclosionar en otras zonas y multiplicar el número de mosquitos tigre en el área.

Mantener la calma

“Hay que mantener la calma, tener tranquilidad. Lo único que provocan es una picadura que es un poco más molesta, pero nada más”, explica Dolores Chapela, que insiste en la importancia de llevar a cabo las recomendaciones más básicas para evitar la proliferación de estos insectos. “Hay que eliminar las aguas estancadas, porque son lugares donde acuden”, señala. La buena noticia es que los ejemplares analizados no portan ningún tipo de virus, por lo que tampoco pueden transmitirlo a la población mediante sus picaduras. El mosquito tigre es temido por ser un potencial transmisor de enfermedades como el dengue, el zika o el chikungunya, entre otras.

Por otra parte, hoy se celebrará la reunión del comité operativo de la Xunta de Galicia para analizar la incidencia del mosquito tigre en la comunidad. La cita se producirá a las 11 horas de manera telemática con la presencia de la subdirectora de Epidemioloxía, Marta Piñeiro, además de la jefa de Sanidade Ambiental, de entomólogos de la Universidad de Vigo y de representantes del concello moañés, entre otros.