Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caminata por Cíes para ablandar a la UE

Virginijus Sinkevicius, comisario europeo de Pesca. | // R. GROBAS Lidia Montes

Vigo y un paseo por el Parque Nacional de las islas Cíes fueron los escenarios escogidos para establecer un diálogo entre trabajadores del sector pesquero, el comisario europeo de Pesca, Océanos y Medioambiente, Virginijus Sinkevicius, el ministro Luis Planas y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Un marco para conocer la realidad pesquera y escuchar las voces que desde Galicia reprochan a Bruselas las condiciones establecidas en el Reglamento del Control de la Pesca. Una normativa que obligaría a la flota artesanal, entre otras cosas, a registrar sus capturas diarias de forma electrónica. “Las reglas son buenas si se aplican. Aquí no estamos para crear reglas que sean imposibles de aplicar”, respondió, en rueda de prensa, el comisario europeo a los mensajes de la flota de bajura y el sector del marisqueo que consideran la nueva normativa como inasumible.

Sinkevicius aclaró que lo importante son los datos y una declaración lo más precisa posible de las capturas. Así es que, lejos de plantearse dar un paso atrás, el comisario señaló que, tras escuchar los argumentos de los pescadores y las mariscadoras, la Comisión trabajará “para adaptar la legislación a las especificidades del sector”. El titular europeo de Pesca, Océanos y Medioambiente puso de ejemplo el colapso que se produjo durante la pandemia como uno de los escenarios que esa recopilación de datos pretende evitar, ya que se articularía como una herramienta más para resolver problemas del sector. “Apoyo el argumento de que ha de ser aplicable y será aplicable, pero, por supuesto, tenemos que mejorar la recopilación de datos de los navíos”, aseveró.

El sector pesquero gallego se opone al texto de la norma que impone, entre otras cosas, cámaras de videovigilancia en embarcaciones de menos de 12 metros de eslora o el deber de registrar digitalmente las declaraciones de capturas en las embarcaciones antes de su llegada a puerto; a la playa para aquellos que faenan a pie. A este respecto, el presidente de la Xunta al incidió en que ese reglamento “tiene que ajustarse a todo el porfolio de barcos que trabajan en Europa”. Feijóo apuntó que la flota gallega consta de 3.900 embarcaciones de las cuales 1.000 son embarcaciones de un único tripulante o de dos tripulantes. “El reglamento debe tener la elasticidad para acoger con criterio y proporcionalidad las exigencias de esa flota”, reclamó.

La posición del comisario fue, en todo caso, firme y, avanzó, que la Comisión hará lo posible para garantizar que aquellos que trabajen de acuerdo a las normas sean compensados. “Si apostamos por los medios digitales, y tenemos que hacerlo, a los pescadores y pescadoras hay que formarlos. Tenemos que financiar la digitalización a bordo pero, lo que es más importante, si tenemos mejores datos podemos evaluar mejor su trabajo y ayudarlos mejor en el futuro en caso de que necesiten ayuda”.

Por su parte, el titular de Agricultura y Pesca puso en valor el esfuerzo realizado por el sector para adaptarse a las políticas comunitarias. Asimismo, instó a la Comisión a conseguir que los estándares europeos sean mundiales. “Todos debemos cumplir las mismas reglas, ya que no hay que perder de vista que, tanto en la Unión Europea, como en España, se importa de terceros países las dos terceras partes del pescado que se consume”. También la portavoz del BNG, Ana Miranda, manifestó su desacuerdo con el comisario europeo, a quien insiste que el reglamento no comprende la realidad de la flota artesanal gallega. “El sector no está para meter los datos en las tablets, sino para echar los equipos y pescar”.

Brexit

Entre los temas abordados en la reunión de ayer estuvo el Brexit y la nueva relación que se está construyendo con Reino Unido. Así Sinkevicius puso de relieve que la Comisión trabaja para garantizar que este campo de juego igualitario esté garantizado. “Se llegó a un acuerdo en diciembre y esperamos que se aplique”, señaló. A este respecto Feijóo subrayó el impacto del Brexit tanto en los barcos como en la flota y “el número de marineros que trabajaban en empresas mixtas, o empresas británicas o españolas. Nos interesa mucho seguir desarrollando y seguir manteniendo una estabilidad para proyectos futuros.

Los subsidios a la pesca

La eliminación de las ayudas fiscales al combustible de la flota pesquera propuesta por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y fijada por Bruselas en 2023 fue otra de las cuestiones sobre la mesa. En este sentido, el comisario afirmó que las negociaciones dentro de la OMC “son complejas, y que no afectan sólo a la actividad pesquera o a los combustibles”. Con todo, Sinkevicius puso sus esperanzas en la “próxima ronda de negociaciones”.

Pese al rechazo expreso de la Organización Mundial del Comercio a todo tipo de subsidios a la pesca “que contribuyan a la sobrecapacidad o a la sobrepesca” como la compra de combustible, el hielo o los cebos; el comisario de Pesca incidió en que la posición europea es la de “no retirar los subsidios”. En su lugar, “la UE respalda la transición inteligente”, sin embargo, “hay cuestiones más amplias: hay países en desarrollo o cuestiones de sostenibilidad”.

En un paso más, el ministro de Agricultura y Pesca, señaló que los fondos europeos, tanto los específicos para el sector pesquero como los del marco de recuperación, suponen una gran oportunidad para acometer la modernización del sector. En tal sentido recordó que España percibirá 1.120 millones de euros del Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura (FEMPA) entre 2022 y 2027, que concentran una quinta parte del total de la Unión Europea. A esta cuantía se suma la componente 3 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, dotado con 95 millones de euros, de los cuales 55 millones se destinarán a modernizar los medios marítimos de inspección y a la digitalización.

Compartir el artículo

stats