Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota bacaladera demandará a Noruega por el riesgo a una nueva “guerra del fletán”

El arrastrero gallego “Lodairo”, amarrado en Bremerhaven, Alemania.

El arrastrero gallego “Lodairo”, amarrado en Bremerhaven, Alemania. J.L.O

La flota bacaladera española ha decidido hacer un alto en el camino en la pesca en aguas de Svalbard, archipiélago situado al norte de Noruega, pero solo para volver con más fuerza. A través de la patronal europea Europêche, los armadores están articulando una demanda contra el Gobierno del país nórdico por el recorte unilateral de la cuota comunitaria de bacalao en casi un 30%.

Los barcos se arriesgan a ser apresados al acercarse a la cuota puesta de forma unilateral por Oslo | “Nos están acosando”, critica Agarba | Cuatro buques regresan a puerto

La reducción, “inasumible” para el sector, vino además acompañada de amenazas en forma de posibles detenciones, lo que lleva a la flota a temer que se reedite un escenario similar al de la Guerra del fletán, por el que un buque gallego (el Estai) fue apresado de forma injusta en el 1995, en aquella ocasión por parte de Canadá en aguas de NAFO.

25

La Guerra del Fletán: la manifestación que invadió Vigo Hilda Gómez

Los noruegos nos están acosando con inspecciones semanales; seguimos en el curso de colisión”, lamenta Iván López, presidente de la asociación los bacaladeros de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Agarba.

La decisión del país del norte europeo tiene su origen en la salida de Reino Unido de la UE. Oslo agarró la oportunidad de hacerse fuerte entre la incertidumbre de la desconexión de Londres y tomó dos decisiones críticas para la flota comunitaria: por un lado, la autoasignación de cuota de caballa (más de la que le corresponde), negociada cada año con Bruselas para una mejor gestión pesquera; por otro, el recorte unilateral de las posibilidades de pesca de bacalao de los barcos con pabellón comunitario en aguas de Svalbard.

Barcos de guardacostas noruegos. kystvakten FdV

El gélido archipiélago del Mar de Barents, situado a unos 800 kilómetros al norte del punto más septentrional del país, está bajo el dominio de la corona de Noruega desde la firma en 1920 del Tratado de Svalbard, en París. En el texto se acordó que las partes firmantes podrían tener acceso de forma equitativa a los recursos naturales de la zona, como la pesca, y desde 1986 se reguló el caladero con el establecimiento de totales admisibles de capturas (TAC) para un posterior reparto entre los estados miembros en 1990.

En base a aquel centenario acuerdo y los posteriores en materia pesquera, la UE tenía asignadas un total de 24.645 toneladas de bacalao, pero al entender que la salida de Reino Unido rompía el statu quo, Noruega recortó la cuota hasta las 17.885 toneladas, un 27,4% menos.

La flota, en boca de Europêche, ya alertaba que la cantidad se agotaría a mitad de verano y los armadores valoraban seguir faenando hasta agotar a la cantidad que les correspondía por derecho. La UE intentó negociar con Oslo para que rectificase, pero en las diferentes notas verbales intercambiadas entre ambas partes lo único que quedó claro es que el país nórdico no solo no daría su brazo a torcer, sino que sería beligerante.

  • La relación pesquera con Noruega explota: se apropia de más de un tercio de la caballa
    El país se autoasigna cuota al no llegar a un acuerdo en el nuevo escenario del Brexit

El ministro de Pesca, Odd Emil Ingebrigtsen, amenaza con emplear a sus guardacostas para impedir que se pesque un kilo más allá de las 17.885 toneladas. Por este motivo, los gobiernos de España, Portugal, Alemania y Francia solicitaron a Bruselas que actuase para “salvaguardar” los derechos de pesca en Svalbard.

Ahora, ante la aparente inacción de la UE, la flota toma cartas en el asunto. Según ha podido saber FARO, los armadores comunitarios se han unido para presentar una demanda entre esta semana y la siguiente contra Noruega por el grave perjuicio ocasionado y por el ataque a un derecho reconocido, casi, desde 1920.

Junto a ello, los buques apuestan por seguir faenando para “acabar cuanto antes” la cuota comunitaria en las islas, es decir, las 24.645 toneladas. Y todo ello pese a que, reconocen, hay grandes posibilidades de que se reedite un caso similar al de la Guerra del fletán. En aquella ocasión, Canadá decidió emplear la fuerza para apresar el arrastrero Estai, contra el que llegó a abrir fuego cuando faenaba de forma legal fuera de las aguas territoriales del país.

“Ya nos gustaría a nosotros tener la tranquilidad de NAFO, porque allí las inspecciones están regladas. Aquí vamos a una inspección por semana y en algunos casos de hasta 20 horas”, critica Iván López. El también presidente del Consejo Consultivo de la Flota de Larga Distancia (LDAC) censura la actitud de la UE: “Creemos que si se tratase de un acuerdo como los que hay con los países africanos la UE ya estaría hablando de tarjetas amarillas, sanciones y demás. Con Noruega parece que no se atreve”.

Tres de los cuatro bacaladeros españoles (Egunabar, Lodairo y Arosa 9) están amarrados a la espera de salir para la última marea. El Monte Meixueiro, por su parte, está siendo remolcado por una avería. Sus tripulantes serán los que se enfrenten a las autoridades noruegas. Restan unas 3.200 toneladas para llegar al límite impuesto por Oslo.

Compartir el artículo

stats