Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La relación pesquera con Noruega explota: se apropia de más de un tercio de la caballa

Cubierta de un arrastrero vigués en aguas de Svalbard esta semana.

Cubierta de un arrastrero vigués en aguas de Svalbard esta semana. J.L.O.

El país se autoasigna cuota al no llegar a un acuerdo en el nuevo escenario del Brexit

Era una bomba de relojería y finalmente ha explotado. La relación pesquera entre la Unión Europea y Noruega, que pese a las tiranteces anuales se ha venido manteniendo, salta por los aires. El país nórdico se ha autoasignado una cuota de caballa de 298.299 toneladas para este año, lo que supone apropiarse de un 35% del total, incrementando en un 55% sus posibilidades de captura. Lo hace, alegan, en vistas de la falta de acuerdo con el bloque comunitario, Islas Feroe y el nuevo país que desde finales del año pasado forma parte de la ecuación: Reino Unido. Según el ministro de Pesca del país, Odd Emil Ingebrigtsen, “no fue posible continuar con el acuerdo” como consecuencia de la decisión de Londres de convertirse “en un estado costero independiente” con el Brexit. La situación de la caballa se une a la disputa por el bacalao en la zona de Svalbard, en la que Noruega también adoptó decisiones unilaterales que provocaron la reacción airada de los bacaladeros e inquietaron a Bruselas. Ahora, el sector urge medidas. “Lo de la caballa atenta contra la sostenibilidad del stock y contra esto solo se puede tomar medidas sancionadoras”, reclama el director general de la patronal pesquera europea, Europêche, Daniel Voces, que recuerda que lo que suceda en este punto de las conversaciones entre todas las partes “va a ser definitivo”.

“Lo que pedimos a la UE es una reacción clara y una señal muy fuerte a estos países”

Daniel Voces - Dir. General de Europêche

decoration

Daniel Voces R. Grobas

La caballa es una especie que se extiende desde el norte del Atlántico hasta el sur europeo, por lo que afecta a distintos estados costeros. Desde 2014 la UE, Noruega y Feroe negocian cada año la cuota total a repartir entre las tres partes (Islandia, Rusia y Groenlandia no quieren formar parte). La situación cambió con la incorporación de otro país tras la desconexión de Reino Unido del bloque comunitario. “Noruega está cambiando su actitud hacia la UE desde entonces. Es claramente un efecto colateral del Brexit”, explica Voces.

Pese a que el ministro noruego afirma que su Gobierno continua “trabajando por un acuerdo que abarque a todos los estados costeros”, lo cierto es que Noruega se ha adueñado de un 35% del total admisible de capturas (TAC) de la especie, que para España estaba prevista en 28.400 para este año. La justificación es, según Odd Emil Ingebrigtsen, que se ha producido un desvío en el patrón de migración y la distribución espacial de la caballa en el Atlántico nororiental.

“Trabajamos por un acuerdo que abarque a todos los estados costeros”

Odd Emil Ingebrigtsen - Ministro de pesca noruego

decoration

Odd Emil Ingebrigtsen Norden

El movimiento de Noruega, sin embargo, no es nuevo. A finales del pasado año decidió también unilateralmente apoderarse de parte de la cuota de bacalao de la zona de Svalbard asignada a la UE para su propio beneficio, quitándole 10.500 toneladas a los Estados miembro de las 28.431 iniciales.

Consecuencias

La situación con el bacalao ya estaba tensa, pero la situación con la caballa ha acabado por agotar la paciencia de la flota. Desde Europêche se urgió ayer a la Comisión Europea que “adopte medidas inmediatas por cualquier medio para detenerlos”. ¿Cuáles son estas medidas? El vigués Daniel Voces lo tiene claro: las mismas que a Feroe o Islandia por problemas desde 2009 con la caballa y el arenque, cuando se prohibieron las importaciones de cargamentos o productos que contuviesen ambas especies y la restricción al uso de los puertos comunitarios para barcos de estos países.

Caballa en un barco pesquero en el Cantábrico José González Leiro

“Lo más potente sería una negación a la importación de estos productos, imponer aranceles o quitarles a los productos noruegos los privilegios arancelarios que tienen”, avisa Voces, que pide “una señal muy fuerte” a la UE. “Lo que pedimos es una reacción clara”, insiste el responsable de Europêche.

En la misma línea se pronuncia la conselleira del Mar, Rosa Quintana, a preguntas de FARO. “Defendemos que, al igual que se hizo anteriormente con Feroe e Islandia, la autoasignación de cuota por encima del nivel acordado debe ser penalizado con medidas económicas o comerciales”, apunta.

“Debe ser penalizado con medidas económicas o comerciales”

Rosa Quintana - Conselleira do Mar

decoration

Rosa Quintana, en Vigo frente a uno de los barco que faenan en Malvinas. ALBA VILLAR

Compartir el artículo

stats