Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia eleva las cirugías de párpados caídos y de zonas ocultas por la mascarilla

Preparación para una blefaroplastia. J. C. Q.

Superado el miedo inicial al contagio en los centros médicos, diferentes factores vinculados a la pandemia han llevado a más gallegos a llamar a la puerta de las clínicas de cirugía y medicina estética.

El teletrabajo y no poder destinar las vacaciones a hacer turismo son dos de los factores que impulsaron estas intervenciones | Suben las liposucciones tras el confinamiento

Aunque no disponen de datos concretos, los profesionales de Vigo sí han percibido este aumento en casi todas las intervenciones, pero principalmente de tres tipos: en esa zona del rostro en la que se focaliza ahora la atención, los ojos; en el área de la cara que queda bajo la mascarilla y, por tanto, oculta durante el proceso de recuperación; y allí donde se ha acumulado la grasa durante el confinamiento.

“En Galicia percibimos que han subido, pero en otras comunidades no”

Margarita Novoa - Cirujana plástica

decoration

Margarita Novoa - Cirujana plástica

La cirujana Margarita Novoa, secretaria general de la Sociedad Gallega de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética y tesorera en la nacional, explica que esperan tener en los próximos meses estadísticas que avalen la percepción que tienen. “Hay varios motivos que han favorecido mucho que haya aumentado”, destaca, aunque puntualiza que no ha sido igual en todas las comunidades:

“Ha habido algunas en las que, aunque hubiera ese deseo, igual no lo podían llevar a cabo porque los hospitales estaban más colapsados”

decoration

“Hubo mucha más gente que se animó pensando que era el momento porque había facilidades”, señala y considera que una de las fundamentales es que “ha sido una época de estar mucho en casa”. Las operaciones de estética no están cubiertas por días de baja, así que el interesado debe hacerlo en sus días libres o vacaciones. Son convalecencias muy cortas y con el teletrabajo podían incorporarse más fácilmente desde casa en dos o tres días. También apunta a que a los usuarios les ha importado menos destinar sus vacaciones a este fin ya que no era posible hacer turismo, una circunstancia que también ha permitido ahorrar a algunos.

  • La cirugía estética resiste en la pandemia

    El uso de la mascarilla y el estar más tiempo en casa hace que muchos se animen a retocarse al ser más llevadero el postoperatorio

El tercer motivo al que alude la doctora Margarita Novoa es el uso de las mascarillas. Los ojos centran ahora la atención del rostro, por lo que “hay mucha gente que se quiere operar los párpados”. También las orejas en aquellas personas en las que ya eran prominentes antes. La cirujana explica que las mascarillas “las pronuncian visualmente bastante”, pero también las han agravado en la realidad.

  • "Las cirugías para rejuvenecer la mirada se han duplicado tras la pandemia"

Al recuperar la actividad tras el primer estado de alarma, intentaban evitar algo las rinoplastias porque les daba miedo por el COVID, al ser la nariz una vía directa. Ahora, “es curiosamente, una de las cirugías que han aumentado”. La mascarilla cubre las huellas que estas intervenciones dejan durante la recuperación. Al igual que las inyecciones en los labios o su contorno. Sin embargo, los rellenos se han aplazado si la vacunación frente al COVID está próxima. “Se ha visto que un tanto por ciento muy pequeño de la gente, después de la vacuna, se le inflama la zona. No es un problema serio porque remite con medicación, pero sí los frenamos por precaución”, explica la doctora Novoa.

“Los que han tenido capacidad de ahorro invirtieron el dinero en bienestar”

Bruno Gago Vidal - Cirujano Plástico

decoration

Bruno Gago Vidal - Cirujano Plástico

Cuando irrumpió el coronavirus, las perspectiva sobre la actividad de las clínicas de cirugía y medicina estética “eran muy negativas” por el miedo de la población al contagio y por el freno de la actividad económica, según recuerda el doctor Bruno Gago Vidal. “Pero no fue así”, destaca y cree que muchos de “los que han tenido capacidad de ahorro invirtieron el dinero en bienestar”.

El cirujano no solo percibe un aumento, sino también un cambio del tipo de cirugías. Ve más correcciones de la mirada y párpados caídos. Algunos pacientes

–“no es la norma”, aclara– también comentaron que aprovechan la mascarilla para poder disimular las pequeñas inflamaciones –de entre 24 y 48 horas– de los tratamientos de rejuvenecimiento facial de labios, mejillas y pómulos.

La actividad del cirujano plástico Rafael Torres Fortich se ha triplicado, según asevera. Cuenta que algunos pacientes le explican que, en una época en la que han ganado terreno las reuniones online, “al verse en la pantalla ven más los defectos”. Opina que “también tiene que ver con las medidas restrictivas, para evadirse”, a lo que suma que los usuarios disponen ahora de más tiempo. “Al no poder viajar, lo invierten en su aspecto”, percibe. Coincide asimismo en la ayuda que supone el uso de la mascarilla y pone como ejemplo un caso de una cirugía “de moda”, la retirada de bolas de grasa de las mejillas para estilizar el rostro: “Al día siguiente estaba trabajando y es profesora. Hay edema, inflamación y pequeño hematoma, pero con la mascarilla nadie se entera”.

“Ha aumentado mucho el ácido hialurónico en labios o en nariz para hacer pequeñas remodelaciones”, señala el cirujano. Coincide con la doctora Novoa en que han subido “mucho” también las liposucciones por el confinamiento y la falta de ejercicio, así como otras operaciones de eliminación de grasa como la abdominoplastia, en el abdomen. Pero también lo nota en las de mamas: “La gente quiere verse bien ahora que se puede salir”.

“Hay un aumento de la demanda de ortodoncia”

Pedro Guitián - Odontólogo

decoration

Pedro Guitián - Odontólogo

 

“Los que pueden y no les ha afectado la crisis económica están aprovechando para arreglarse la boca por el uso de la mascarilla”, ha detectado el odontólogo Pedro Guitián. Este medida de prevención frente al COVID, por el momento, imprescindible para salir a la calle, oculta el proceso de colocación de implantes u otra estética de la boca. Incluidas las ortodoncias.

Aunque, en el aumento de demanda de estas últimas, el dentista advierte que también está influyendo otro motivo: “Hay una serie de casas de alineadores transparentes con publicidades muy agresivas en redes sociales. Están haciendo casi ortodoncias a domicilio en las que n se produce un alineamiento adecuado de los dientes. Está denunciado”. De hecho, la Agencia Española del Medicamento y el Producto Sanitarios (AEMPS) prohibió su venta por internet. “Pero se sigue haciendo”, lamenta. Destaca que son innumerables los riesgos de estas ortodoncias low cost sin supervisión. “Es una barbaridad desde cualquier punto de vista”, subraya el doctor Guitián.

Bruxismo por la tensión

Por otra parte, también ha constatado que, por la tensión de la pandemia, la gente también está rechinando más los dientes._La ortodoncia es una de las soluciones posibles para el bruxismo.

Pero no solo eso. Además, ha percibido que hay gente que llega a la clínica porque, después de estos meses de mayor aislamiento social, la gente “quiere ofrecer cambios, mostrar que ha mejorado, quiere estar más guapa”.

Compartir el artículo

stats