Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NUEVAS RESTRICCIONES EN GALICIA

“Es una locura: estamos aislados”

El sistema de “almendra” impuesto por Sanidade limita al máximo los movimientos de municipios no fronterizos con Vigo. Moaña, Cangas, Baiona o Salceda, “encerrados”

Un autobús urbano atraviesa el puente que conecta los concellos de Baiona y Nigrán.

Un autobús urbano atraviesa el puente que conecta los concellos de Baiona y Nigrán. JOSÉ LORES

El cierre delimitado por la Xunta en torno a la ciudad de Vigo en el marco de las restricciones marcadas para detener el avance de la pandemia ha causado cierto revuelo en los municipios que quedan excluidos de esa zona. Las autoridades sanitarias solo permitirán la movilidad entre las localidades fronterizas con la ciudad olívica (Porriño, Mos, Redondela, Nigrán y Gondomar), lo que excluye a un número muy elevado de municipios. En la comarca del Val Miñor, por ejemplo, los ciudadanos de Gondomar y Nigrán podrán moverse libremente entre ambas villas y también ir a Vigo o Redondela, por ejemplo, sin causa justificada. Pero Baiona, que está en máxima alerta por Covid-19, ha quedado aislada. Es decir, sus vecinos no podrán ni siquiera cruzar el puente para ir a Ramallosa (Nigrán) salvo que sea por motivos laborales o sanitarios. David Giráldez, abogado y vecino de la parroquia baionesa de Sabarís, no entiende la situación. “Habitualmente salgo a correr y cruzo el puente de A Ramallosa y llego hasta Nigrán. Ahora no lo voy a poder hacer. Y los de Nigrán y Gondomar podrán moverse libremente entre ellos, no le veo demasiado sentido”, expone.

Verónica Iglesias, trabajadora en Vincios: "Vivo en Baiona y ahora no me queda otra que censarme"

decoration

Uno de los casos más curiosos es el de Verónica Iglesias. Trabaja en Vincios (Gondomar), está empadronada en Porriño (que está dentro de ese perímetro en el que se permite la movilidad) y vive en Baiona. Para ir a trabajar no tiene problema, porque con un justificando laboral la Policía le permite pasar. El problema es cuando regresa a casa, porque no está censada en Baiona. “Llevo cuatro años viviendo en Baiona y ahora, para evitarme problemas, voy a tener que empadronarme ya aquí”, explica Verónica Iglesias.

El alcalde baionés está molesto con la Xunta porque asegura que no ha recibido ninguna explicación de por qué el municipio que gobierna se ha quedado fuera de la “almendra” en torno a Vigo. “Sé que las autoridades sanitarias han dicho a mis homólogos de Nigrán y Gondomar que el motivo por el que los que nos hemos quedado excluidos es porque no tenemos frontera con Vigo. Para nosotros es un golpe muy fuerte porque no va a poder entrar nadie de la comarca, estamos rodeados por dos concellos con los que no nos podremos relacionar”, lamenta el alcalde de Baiona, Carlos Gómez. Paradójicamente, y pese a estar en alerta roja, en Baiona la hostelería continuará abierta y se permiten las reuniones de no convivientes con un máximo de seis personas.

Xosé Manuel Pazos: "Es una locura: estamos aislados"

decoration

La comarca de O Morrazo es otra de las grandes afectadas por el sistema de “almendra” impuesto por la Consellería de Sanidade en torno a la ciudad olívica. Moaña y Cangas quedan completamente incomunicadas al no poder moverse entre ambos municipios ni ir a Vigo salvo por motivos médicos o laborales. “Ahora mismo somos una isla, es un golpe muy fuerte porque nadie va a poder entrar o salir de Cangas salvo por cuestiones muy justificadas y además estamos entre los municipios donde cierran la hostelería. No vamos a hacer una guerra, pero quedamos en una situación muy complicada”, lamenta el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos. En la misma línea se muestra la regidora de Moaña, Leticia Santos, que lamenta que “nos están aislando” y que ella, particularmente, apostaría por unas medidas más restrictivas para detener el avance del virus y evitar confusión entre la población. “Probablemente un confinamiento total sería lo mejor”, asegura.

Loli Castiñeira: "Nos están aislando, solo podríamos ir a Bueu"

decoration

Loli Castiñeira, alcaldesa de Salceda, tampoco entiende que el municipio que gobierna quede fuera de la movilidad entre las localidades en torno a Vigo. “No lo comparto, si en alguno se permite, se debería permitir en todos los que formamos el área metropolitana. Esto es para loquear, no podemos ir a ningún sitio y la Xunta debería darnos una explicación, porque los vecinos están preguntándonos constantemente y no sabemos qué decirles. Creo que la decisión de permitir la movilidad en unos municipios sí, y en otros no, no tiene ningún sentido”, afirma la regidora de Salceda.

Compartir el artículo

stats