Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oia, una “isla” ajena al coronavirus

Desde que comenzó la crisis sanitaria se registraron únicamente 9 casos en el municipio y ahora solo tienen a un sospechoso de Covid | La dispersión de la población, clave

Participantes en la icónica marcha nórdica que parte del Monasterio de Oia y llega hasta Tui.

Participantes en la icónica marcha nórdica que parte del Monasterio de Oia y llega hasta Tui.

En el semáforo de la Consellería de Sanidade, que marca el nivel de incidencia del virus en cada municipio, casi todas las localidades del área sanitaria de Vigo han entrado en al menos uno de los tres niveles de alerta que plantea la Xunta. Una de las pocas excepciones es Oia. Rodeada de villas que están en alerta roja o amarilla, como Baiona, Tomiño y Gondomar, Oia está en nivel de emergencia sanitaria cero. Y es que según consta tanto en el Concello como en el centro de salud del municipio, ahora mismo solo hay una persona sospechosa de estar infectada. Ni siquiera se ha confirmado todavía su positivo. Pero no solo eso, desde el inicio de la pandemia solo ha habido nueve contagios en el municipio, una cifra irrisoria si lo comparamos con otras villas de su entorno, como A Guarda, que en la actualidad tienen sesenta casos activos.

La dispersión es la clave: 83 kilómetros cuadrados y poco más de 3.000 habitantes.

Una de las claves que apuntan tanto el gobierno local como los médicos de la zona es la importante dispersión poblacional. Oia tiene una superficie de 83 kilómetros cuadrados y poco más de 3.000 habitantes. Para poner un poco perspectiva estas cifras, su vecina Baiona tiene 34,47 kilómetros y cuadriplica la población de Oia. Esta es sin duda una de las claves de la excelsa situación epidemiológica que vive este municipio de O Baixo Miño que limita por un lado por Baiona y por el otro por A Guarda y por O Rosal. Precisamente de este último municipio importó alguno de los casos que dio positivo en la villa. Y es que la mayoría de infecciones fueron importados, es decir, personas que van a trabajar a otros municipios (Porriño, A Guarda, Vigo...), y es en sus centros laborales donde se infectan. Esto obligó a confinar a varias personas en Oia por precaución, pero siempre dieron negativo. Todos los positivos del municipio estuvieron siempre controlados y nunca hubo transmisión comunitaria. Tres de los positivos, por ejemplo, se debieron a un brote familiar que no pasó de ahí.

“En esto también hay algo de suerte, no ha que bajar la guardia”

Cristina Correa - La alcaldesa de Oia

decoration

Otra de las claves, apunta la médico de familia del centro de salud, Nuria Méndez, es que muchas de las viviendas del municipio son casas con finca, con espacio suficiente y con capacidad de ventilación de sobra. “Además, en muchas casas existe una convivencia multigeneracional, y los jóvenes se comportan muy bien socialmente para no contagiar a sus abuelos. Se están respetando mucho todas las medidas de prevención sanitaria, y eso es clave. También hay que decir que la gente mayor que aquí vive, que es mucha, cortó al máximo el contacto social y con ello el riesgo de contagio”, asegura la facultativa.

La iglesia monacal de Oia. Ricardo Grobas

En las últimas semanas se han visto algunas situaciones de botellón entre jóvenes, que tuvieron que ser disueltos por la Guardia Civil, pero no derivaron en ningún brote. Desde el Concello hacen un llamamiento a la población a no bajar la guardia para continuar siendo un municipio referente en cuanto a la escasísima incidencia del virus.

“Hay que seguir igual, no nos podemos confiar. Al final también hay una cuestión de suerte que está ahí, y ahora mismo está de nuestra parte. Esperemos que en unos días la cosa no cambie para mal”

decoration

“Hay que seguir igual, no nos podemos confiar. Al final también hay una cuestión de suerte que está ahí, y ahora mismo está de nuestra parte. Esperemos que en unos días la cosa no cambie para mal”, asegura la alcaldesa, Cristina Correa.

Oia es el único municipio del área de Vigo junto a Pazos de Borbén y Covelo que no está en nivel de alerta por Covid al registrar menos de siete casos en los últimos siete días. El hecho de que Oia solo haya tenido nueve positivos desde el inicio de la pandemia convierte a esta villa del Baixo Miño en uno de los municipios españoles con mejores cifras en cuanto a la incidencia del coronavirus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats