Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

E Hijos de J. Barreras dijo adiós a Beiramar

Armón completa la remodelación de la fachada del desaparecido astillero

La fachada de Barreras, antes y después Ricardo Grobas / Alba Villar

La marca Hijos de J. Barreras era uno de los activos de la unidad productiva de la compañía, actualmente en fase de liquidación, y que adquirió Astilleros Armón. Ejecutó la operación a través de la mercantil Astilleros Ría de Vigo, que inició operaciones hace tres meses con 15 millones de euros desembolsados de capital social. Trimestre durante el que los equipos de Laudelino Alperi y José Ramón Fernández procedieron a vestir las instalaciones de los colores de Armón.

Ni rastro ya de las emblemáticas letras que daban la bienvenida a las gradas o a la nave de aceros, cantando una marca centenaria desaparecida bajo la propiedad última de Ritz-Carlton (Cruise Yacht, del fondo Oaktree). Han desaparecido incluso los vinilos, con las siglas HJB, que cubrían los ventanales de la entrada a las oficinas y hacían muchas veces de parapeto a miradas indiscretas.

Las obras en varias partes del astillero sucedieron a la retirada de cientos de toneladas de chatarra, abandonada tras el parón del fracasado proyecto Havila. La intención de Armón es de que la nueva Barreras –se integrará dentro de Armón Vigo– trabaje en las estructuras del nuevo oceanográfico para el IEO, además de en otro buque de investigación para Islandia y en un pesquero congelador para la armadora de capital argentino Red Chamber, de 60 metros de eslora.

Compartir el artículo

stats