Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La temporalidad deja 120.000 altas y bajas cada mes en la Seguridad Social en Galicia

La hostelería es uno de los sectores que registra mayor temporalidad

Galicia se quedó a las puertas de volver a los niveles prepandemia en el mercado laboral el pasado mayo. Ese mes hubo de media 1,010 millones de afiliaciones. La tercera ola del COVID-19 fue, al igual que las dos anteriores, letal para la ocupación en la comunidad, pero como también pasó en las otras, la desescalada posterior allanó la reactivación de buena parte de los puestos perdidos por las restricciones a la movilidad, el aforo y los horarios comerciales.

En 2019, unos 3.900 pontevedreses acumularon más de 114.300 contratos | Transporte, ocio y hostelería encabezan la rotación de los trabajadores en la región

Desde febrero se está creando empleo en Galicia y, si se cumplen las previsiones del ministro de Inclusión y Seguridad Social, la evolución no cambiará mucho con el arranque del verano.

Junio será “extraordinario” en España con la suma de unas 150.000 cotizaciones y el salto de 3.000 a 10.000 salidas diarias de trabajadores en los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), según avanzó José Luis Escrivá en una entrevista en Antena 3 la pasada semana, cuando pronosticó además “una recuperación muy fuerte y sostenida durante al menos dos años”. ¿Cómo será esa reactivación? El ministro admite que la temporalidad es un grave problema y “un reto colectivo”. En el seno del Diálogo Social se abordarán las penalizaciones que el Gobierno quiere aplicar cuanto antes a la rotación de los contratos. Una de cada cinco bajas tramitadas en la Seguridad Social es por trabajos de un día y tres de cada cinco por contratos de menos de un mes. Y así 27 millones de bajas al año.

Galicia no es un mundo aparte en la precarización laboral y, de hecho, tampoco destaca por ser una alumna aventajada en la contratación indefinida.

En 2019, el último ejercicio completo sin coronavirus de por medio, la comunidad marcó su enésimo récord de contratos: 1.086.121, en concreto. El 92% fue temporal, muchos de duración corta, lo que provocó que ese mismo año también se marcase un máximo histórico de 1,6 millones de altas y otras tantas bajas en la Seguridad Social –alrededor de 120.000 cada mes–, en un incesante aumento desde que en 2014 el mercado laboral empezó a recuperarse de la doble recesión financiera exprimiendo la precariedad.

La rotación de personal es casi un mal endémico en todo el país, agravado en 2019 porque se incrementó la temporalidad y la parcialidad no mostró síntomas de relajación. “Es la primera vez que se reduce el número de personas contratadas con respecto al año anterior, dando como resultado una media de 2,93 contratos por persona”, apunta el Servicio Público de Empleo (Sepe) en el análisis del mercado laboral de ese ejercicio.

  • El cóctel de precariedad y pandemia en los jóvenes gallegos: solo recuperan dos de cada diez empleos destruidos

    El colectivo sufre la temporalidad de los contratos y su dependencia de hostelería y comercio

Después de cinco años subiendo más que los eventuales, los contratos indefinidos mermaron un 5,5%. La tasa de temporalidad creció hasta el 9,4%. Más de una tercera parte de la contratación fue a tiempo parcial, un dato muy similar al de 2018, con una relevantísima presencia femenina: más del 46% de las mujeres contratadas lo fueron a tiempo parcial, mientras que el porcentaje en los hombres se situó en el 25%.

¿Y en Galicia? El Sepe publicó ya los análisis de las dos provincias del sur.

“La media de contratos por persona en la provincia de Ourense en 2019 fue de 2,25, la mayor de los últimos doce años”

Sepe

decoration

Seis de cada diez firmaron un único contrato. El resto rubricó dos o más e incluso medio millar de trabajadores superaron los 15. En esa misma situación estuvieron 3.871 pontevedreses, que se repartieron nada menos que 114.326 contratos en un año, prácticamente 30 por persona. Entre los 145.000 residentes en la provincia que fueron fichados a lo largo de ese año previo a la crisis del coronavirus, únicamente la mitad (76.701) formalizaron un único contrato.

Agricultura, ganadería y pesca encabezan el índice de rotación en el conjunto del Estado con 3,3 contratos por cada trabajador. Le siguen la hostelería (2,96), el transporte y el almacenamiento (2,93) y las actividades sanitarias y los servicios sociales (2,71). La panorámica en las dos provincias gallegas de las que hay datos son algo diferentes. Los sectores con menor continuidad de empleados en Pontevedra son el transporte (5,33) y las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (3,53) y hostelería (3,31). En Ourense, en cambio, son las actividades administrativas y los servicios auxiliares (2,67) y otra vez la restauración (2,65%).

El mapa sectorial de la rotación es muy parecido al del peso de la contratación temporal. La contratación indefinida en las administraciones públicas gallegas representó apenas el 1% de su nuevo empleo en 2019. En las actividades artísticas llegó al 2,3%; al 5,2% en transporte y almacenamiento; al 5,4% en actividades administrativas y servicios auxiliares; al 5,9% tanto en el suministro de agua como en la hostelería; y al 6,4% en educación. La otra cara de la moneda son el empleo doméstico, donde el porcentaje de contratos fijos sobre el total en el año anterior a la pandemia fue del 40,2%; las actividades inmobiliarias (33%); el suministro de energía eléctrica (23,5%); y las industrias extractivas (20,7%).

Con el cambio de tendencia tras el fin de la tercera ola, en Galicia se firmaron 285.200 contratos iniciales entre enero y mayo de este año, un 11,7% más que en el mismo periodo del pasado año, que coincidió con lo peor de la primera ola y el confinamiento. Los indefinidos aumentaron un 11% (16.130) y la conversión de temporales a fijos un 36% (18.606). Las prórrogas aumentaron un 16% (42.665). Los temporales también avanzan casi un 12% y en mayo, tras el fin del estado de alarma, se empieza a notar que los contratos de menos de una semana pisan el acelerador: 27% del total. 

Compartir el artículo

stats