Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

David Iglesias jugará en el Limoges

David Iglesias con varios niños del colegio de A Pedra, donde hizo sus prácticas. | // GONZALO NÚÑEZ

David Iglesias abandonará la disciplina del Frigoríficos del Morrazo para enrolarse las tres próximas temporadas en las filas del Limoges francés. El lateral buenense, de 23 años de edad, iniciará una nueva aventura en el extranjero para seguir dando pasos en una carrera deportiva que le ha llevado a convertirse en el jugador franquicia del Cangas y a alcanzar la internacionalidad con España el pasado mes de marzo, con la disputa de los amistosos de la Golden League ante Dinamarca y Noruega. Será la tercera baja canguesa para la campaña venidera, tras las del extremo Dani Fernández (Stuttgart) y del pivote Carles Asensio (Minden). En el lado contrario se ha confirmado el fichaje de Juan del Arco (Anaitasuna).

“Era el momento justo de tomar esta decisión, de salir de mi zona de confort y de afrontar un reto nuevo, que es lo más bonito. Quiero seguir evolucionando para convertirme en mejor jugador y en mejor persona”, reflexiona David Iglesias, que asume que salir a una Liga como la de Francia es fundamental para “poder dar un salto también a nivel físico”, una cuestión a mejorar de la que incluso llegó a hablar con el seleccionador nacional, Jordi Ribera.

Iglesias se encontrará en el equipo francés con un equipo técnico español (con Alberto Entrerríos como entrenador y José Manuel Sierra como su ayudante) y un proyecto cuya meta es subir un escalón competitivo más después de que este año esté peleando por eludir el descenso, un objetivo que tiene bien encarrilado. En esa línea la escuadra de Entrerríos se está reforzando con jugadores contrastados como el meta Yann Genty (PSG), el pivote Kusan (Wetzlar) o el extremo del Barcelona Ángel Fernández, pero también con jóvenes valores como el extremo del Istres Guillaume, el central egipcio Elderaa, el pivote Petit (Saint Raphäel) y el propio David Iglesias. El hecho de que tener compatriotas tanto en el banquillo como en la pista ha influido, indudablemente, en su decisión.

“Era el momento justo de tomar la decisión, quiero seguir evolucionando”, dice el jugador

decoration

“Es un chico de aquí, de la casa, y estamos muy agradecidos por su rendimiento y orgullosos de que se vaya a una competición tan potente como la francesa”, asegura el director deportivo del Cangas, Óscar Fernández, que deja las puertas abiertas del club a un regreso futuro del balonmanista. “Aquí siempre tendrá su casa y le deseamos lo mejor. Tiene suficiente calidad como para triunfar”, sentencia. En las redes sociales de la entidad se ha colgado un vídeo de despedida al buenense.

Lo cierto es que el salto de calidad dado por el buenense en los últimos tiempos hacía inevitable su salida. Ya pudo haberse marchado el año pasado, cuando los 129 goles anotados en 34 jornadas despertaron el interés tanto de equipos de Asobal como del extranjero. Pero entonces decidió seguir una campaña más, primando sus estudios (tiene la carrera Educación infantil) y la posibilidad de asentarse como un jugador con galones en Cangas.

La apuesta no le pudo haber salido mejor. Su temporada ha sido brillante, liderando el ataque del Frigoríficos y mejorando los números de la pasada campaña, ya que lleva 130 goles en solo 27 jornadas. La confianza de Nacho Moyano y la mejoría en cuanto a fortaleza mental han sido decisivas para que haya explotado unas cualidades que lo han llevado a debutar con la selección española de Jordi Ribera.

"Aquí siempre tendrá su casa y le deseamos lo mejor", asegura el director deportivo del Cangas

decoration

Lejos queda aquel joven que en categoría benjamín se unió al Bueu Atlético y que fue progresando de forma acelerada hasta que Irene Vilaboa le dio la alternativa en la Primera Nacional a pesar de tener tan solo 15 años. Consolidado en ese equipo buenense llamó la atención del Cangas, que, con Pillo como entrenador, consiguió incorporarlo en la temporada 2016-2017 para alternar el filial y el conjunto de Asobal. La oportunidad le llegó pronto, con su debut en la máxima categoría en noviembre de 2016 ante el Logroño, cuando tenía 17 años. Esa campaña marcó seis dianas y la siguiente 18, por los 32 de la 2018-2019. En la temporada 2019-2020, la de la suspensión del torneo por el coronavirus, hizo 39 en 15 encuentros. Ese verano se preparó a conciencia para la que sería la campaña de su explosión definitiva como jugador, la 2020-2021, en la que fue el autor de 129 goles. El resto ya es historia.

Tras los pasos de Rosales y de David García

La salida de David Iglesias para jugar en la competición gala sí tiene un par de precedentes en el Frigoríficos del Morrazo. Los más claros son los de Adrián Rosales y David García, que emprendieron la aventura con tan solo un año de diferencia, para militar en las filas del Vikings Caen de la Segunda División. El primero en salir fue Rosales, después de sendas temporadas en las que el Cangas logró la quinta posición en la Asobal, una de ellas con el premio de la clasificación para la Copa EHF.

Fue en 2016, curiosamente el año de la llegada de David Iglesias a la escuadra de O Morrazo. Y un año más tarde era David García el que tomaba idéntica dirección a Normandía para compartir equipo con Rosales. El meta Yeray Lamariano, por su parte, dejó en su momento Cangas para enrolarse en el Chartres, en el que estuvo una temporada.

Compartir el artículo

stats