Es posible que Ainhoa Repáraz regrese de Jerusalén con un cierto sabor amargo. La atleta del Val Miñor quedó a solo tres centésimas del podio en la final de los 100 metros lisos del Campeonato de Europa Sub 18. Ha firmado, sin embargo, una actuación extraordinaria, que a sus 16 años la dispara y consolida entre las más brillantes especialistas continentales de su generación.

Repáraz, que en primera ronda batió el récord gallego absoluto y el español sub 18, con un tiempo de 11.53 , se metió en la final con la tercera mejor marca en las semifinales (11.58). El cambiante viento en la pista de semifinal a semifinal complicaba, sin embargo, la toma de referencias. La carrera definitiva confirmó la superioridad de la británica Nia Wedderburn-Goodison, que fijó un nuevo récord del campeonato con 11.39. Detrás quedó la alemana Chelsea Kadiri, con 11.50. Repáraz peleó hasta el final pero no pudo superar a otra británica, Renne Regis, que se había metido en la final con la sexta mejor marca pero que en última instancia mejoró ese 11.62 a 11.58, lo que supone su plusmarca personal.