Las rías vuelven a comer de un inusual cóctel de biotoxinas

La amnésica se suma a la diarreica y la paralizante para aumentar los cierres de bateas y bancos marisqueros

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Las biotoxinas marinas vuelven a protagonizar un llamativo y poco habitual cóctel, ya registrado con anterioridad en abril de 2022, en el que coinciden tres biotoxinas a la vez: las lipofílicas, la paralizante y la amnésica.

La evolución ha sido similar a la de hace un año, de tal modo que a la presencia de toxinas lipofílicas como la diarreica (DSP), detectada el pasado mes de marzo, se sumó, muy poco a poco, la paralizante (PSP), tal y como se avanzó en FARO DE VIGO la semana pasada.

En la ría de Vigo

Cuando los niveles de diarreica habían empezado a descender (y antes de subir de nuevo) formaron un primer cóctel con la paralizante que, por si no tuviera suficientes ingredientes, se adereza ahora con la entrada en escena de una importante dosis de toxina amnésica (ASP), detectada, sobre todo, en la ría de Vigo.

La acumulación de biotoxinas en las Rías Baixas alcanzan niveles peligrosos

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor

Suscríbete

¿Ya eres premium? Inicia tu sesión aquí

Pedro Fernández

Es por ello que empeora la situación por momentos, y a estas alturas hay una veintena de polígonos mejilloneros cerrados en toda la comunidad.

Al igual que se prohibe la extracción en una decena de zonas de cultivo de infaunales, tales como la almeja, el berberecho o la navaja.

Los cierres

A media tarde de ayer estaban cerrados el polígono Sada 1, en la ría de Ares-Betanzos, el Baiona A, tres de los cuatro existentes en la de Muros-Noia, y seis de los ocho polígonos bateeiros de la ría de Pontevedra.

Estado en el que se encontraban ayer las diferentes zonas de producción marisquera. En rojo, las que están cerradas a causa de las biotoxinas, y en azul, las que aún permanecen abiertas. |   //  INTECMAR

Estado en el que se encontraban ayer las diferentes zonas de producción marisquera. En rojo, las que están cerradas a causa de las biotoxinas, y en azul, las que aún permanecen abiertas. | // INTECMAR

En la de Vigo, la más castigada con este episodio tóxico, había en ese momento nueve polígonos cerrados y solo tres abiertos, como eran el Cangas E, el Redondela A y el Redondela E.

Arousa

A esas bateas operativas se sumaban las del Cangas A, el Portonovo C, el Muros B, el Sada 2 y los 24 polígonos mejilloneros de la ría de Arousa.

En cuanto a los infaunales, desde el 25 de abril siguen cerradas tres de las siete zonas de la ría de Pontevedra, como son la IV.1, IV.2 y V, mientras que en la de Vigo solo hay una zona abierta y cinco inoperativas.

El Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) ya advirtió al sector, el viernes por la noche, de que el sábado a primera hora se cerrarían cautelarmente los polígonos bateeiros Cangas G, Cangas H, Cangas C y Cangas D, además de la zona de moluscos infaunales II.I de la ría de Vigo.

Para añadir que, a causa de la presencia de toxina amnésica, a primera hora de ayer se haría lo propio con los bancos de infaunales I y II.2 de la ría viguesa.

Nuevos análisis

A lo largo del día, el centro analítico que dirige Covadonga Salgado siguió tomando muestras, realizando pruebas y dando a conocer resultados analíticos.

La situación de los polígonos bateeiros, ayer.

La situación de los polígonos bateeiros, ayer. / Intecmar

De los mismos se desprende que en los polígonos de bateas Cangas A, Cangas B y Portonovo C se ha detectado un “ligero incremento” de “Pseudo-nitzschia”, el dinoflagelado que suele acumularse en diferentes especies de cangrejos, navajas, vieiras, mejillones e incluso anchoas causando la Amnesic Shellfish Poison (ASP) o toxina amnésica.

Por el contrario, los laboratorios dirigidos por Covadonga Salgado detectaron en esos mismos polígonos de bateas un “descenso significativo” de los dinoflagelados que, como el “Alexandrium minutum” y el “Gymnodinium catenatum”, desencadenan la toxina paralizante (PSP, por las siglas de Paralytic Shellfish Poison).

Gráfico que muestra la evolución de los dinoflagelados “Alexandrium”, que desencadenan la toxina paralizante (PSP, por las siglas de Paralytic Shellfish Poison).

Gráfico que muestra la evolución de los dinoflagelados “Alexandrium”, que desencadenan la toxina paralizante (PSP, por las siglas de Paralytic Shellfish Poison). / Intecmar

Incluso ha descendido la cantidad de dinoflagelados del género “Dinophysis”, en los que se sustenta la toxicidad más frecuente, la menos peligrosa y la que antes eliminan los moluscos afectados: Diarrhetic Shellfish Poison (DSP) o diarreica.

Contra el furtivismo

Una vez aclarado esto, desde el Intecmar y la Consellería do Mar insisten en el llamamiento ya realizado a través del decano de la prensa nacional la semana pasada, solicitando a la población que se abstenga de consumir productos como el mejillón, almeja, berberecho, navajas y similares si no existe la plena certeza de que proceden de zonas autorizadas para la extracción.

Para ello basta acudir a los cauces reglamentarios de distribución, a los que únicamente pueden llegar moluscos bivalvos de las zonas que el Intecmar mantiene abiertas.

PREGUNTAS CLAVE

¿Qué es la Amnesic Shellfish Poison (ASP)?

  • La toxina amnésica está provocada por especies del género “Pseudo-nitzschia”.
  • Produce una neurotoxina llamada ácido domoico, que actúa a nivel del hipocampo y la amígdala, dos zonas cerebrales relacionadas con la memoria. De ahí que sea una de las biotoxinas que, al acumularse en los moluscos bivalvos, puede llegar a afectar a los humanos, si estos consumen molusco contaminado.
  • La ASP puede provocar intoxicaciones leves que generan trastornos gastrointestinales y aparecen en las primeras 24 horas.
  • Náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarreas son algunos de los efectos, aunque en casos de intoxicaciones severas se hacen acompañar de trastornos neurológicos, como confusión, somnolencia, vértigo y pérdida de memoria. En casos extremos podrían llevar a una persona al coma. 

¿Qué es la Paralytic Shellfish Poison (PSP)?

  • La toxina paralizante está provocada por la proliferación de dinoflagelados como el “Alexandrium”, que es el más frecuente en Galicia. Hay alrededor de treinta especies, entre ellas algunas de las más dañinas para los humanos.
  • La PSP puede afectar al sistema nervioso central del ser humano y provocar parálisis o incluso la muerte por parada cardiorespiratoria; en casos de ingesta masiva de molusco contaminado.

¿Qué es la Diarrhetic Shellfish Poison (DSP)?

  • Es la toxicidad más frecuente en Galicia. Está producida por proliferaciones de dinoflagelados del género “Dinophysis”, conociéndose más de doscientas especies. La habitual en aguas gallegas es la “Dinophysis acuminata”.
  • La DSP es una de las llamadas toxinas lipofílicas, y es la responsable de procesos patológicos que afectan al tracto digestivo del ser humano en caso de ingesta de producto contaminado.
  • Puede causar diarreas, náuseas, vómitos, dolores abdominales y escalofríos, detectándose los síntomas casi de inmediato.

¿Aún se puede consumir producto?

  • Si. Pero hay que adquirirlo por los cauces reglamentarios, ya que solo así se garantiza su buen estado sanitario. Los bivalvos de los furtivos pueden estar contaminados y causar graves problemas.