Arte, vajillas y más artículos solidarios

El rastrillo navideño de la AECC abrió ayer en la Rúa Peregrina hasta enero

Gente comprando en el rastrillo, en un momento de la inauguración.  | // GUSTAVO SANTOS

Gente comprando en el rastrillo, en un momento de la inauguración. | // GUSTAVO SANTOS / Gala Dacosta

Gala Dacosta

La Asociación Española Contra el Cáncer en Pontevedra abrió ayer su trigésimo Rastrillo Solidario de Navidad, que en menos de treinta minutos desde su apertura a las 11.30 horas ya había recaudado 120 euros. El mercadillo benéfico se lleva a cabo en el número 2 de la Rúa Peregrina, donde los visitantes pueden adquirir desde accesorios de moda hasta cuadros, artículos para el hogar o pequeños electrodomésticos.

Este año, la asociación cuenta con 60 personas voluntarias y numerosas donaciones para el mercadillo. Virginia Álvarez, voluntaria de la asociación, indica que aquellas personas interesadas en contribuir a la causa están a tiempo de donar artículos para el mercadillo solidario, y para hacerlo, pueden dirigirse a la sede de la entidad en Eduardo Pondal o llamar al teléfono 747 78 13 50.

Virginia Álvarez, una de las voluntarias, muestra un juego de té de alpaca a la venta.  | // GUSTAVO SANTOS

Virginia Álvarez, una de las voluntarias, muestra un juego de té de alpaca a la venta. | // GUSTAVO SANTOS / Gala Dacosta

El rastrillo solidario seguirá abierto a donaciones y adquisiciones hasta mediados de enero, previsiblemente, y abrirán de lunes a sábado de 10.30 a 13.30 horas de la mañana y de 17.30 a 20.30 horas por la tarde.

La coordinadora del voluntariado de la AECC Nara García, indicó durante la apertura que “se venden artículos cedidos por la población para recaudar fondos de cara a seguir trabajando y ofreciendo nuestros servicios de forma gratuita a todo aquel que lo necesite”. Recuerda que pueden donarse toda clase de artículos en buenas condiciones excepto “textiles, enciclopedias o calzado”. Con esas salvedades, quien se pase por el local podrá encontrarse con multitud de cosas: desde bisutería hasta bolsos, juguetes en uso, decoración o relojes.

El local de la Rúa Peregrina, algo más pequeño que en pasadas ediciones, tiene sin embargo una localización envidiable en pleno centro de la ciudad y varios políticos aprovecharon para pasarse en su apertura, incluso se llevaron algún que otro artículo para contribuir a la causa. No solo se destinará lo recaudado a atención y prevención, sino que “en todas las actividades de la AECC en Pontevedra destinamos el 20% para investigación”, explica Virginia.

Lo más caro

Aunque los pontevedreses podrán hacer contribuciones desde un euro (hay pequeños accesorios como pendientes, cinturones y anillos), lo más caro que puede encontrarse en el rastrillo navideño son dos juegos de té: uno en plata de doscientos euros y otro de alpaca, al mismo precio. Se trata de dos donaciones, una de ellas de una familiar de voluntarias.

Además, algunos artistas cedieron obras expresamente para recaudar fondos por esta buena causa. Es el caso del pontevedrés Lorem, que ha donado para el rastrillo solidario un cuadro al óleo que se vende por ochenta euros, y de otro pintor de nombre Floriani, que donó un original de hace 25 años, a la venta por 30 euros.