Un año y once meses y un año y medio de cárcel son las penas que aceptaron dos personas que reconocieron realizar labores de venta la por menor de sustancias estupefacientes en el entorno de la céntrica plaza de A Ferrería de Pontevedra. Los dos evitarán su entrada en prisión al suspender la Audiencia de Pontevedra la ejecución de la pena con la condición de que no delincan.

Se trata de dos varones nacidos en Gran Canaria y en O Grove aunque ambos domiciliados en Pontevedra. Tras las denuncias vecinales, la Policía Nacional de Pontevedra desplegó un operativo de vigilancia en la zona de A Ferrería para poner coto a las pequeñas operaciones de trapicheo que se daban en esa zona. Así, se estableció un dispositivo de vigilancia que permitió comprobar como uno de los acusados, el 23 de junio de 2020, vendió al segundo de los acusados cuatro papelinas de heroína justo al lado de la fuente del convento de San Francisco. El precio fue de 40 euros y el comprador interceptado por la Policía Nacional instantes después.

El 29 de junio realizaron una segunda vigilancia y esta vez observaron a los dos acusados que, de común acuerdo, vendieron a un tercero 0,3 gramos de cocaína. Mientras que uno hacía entrega de la sustancia, el segundo era el encargado de cobrarle la misma.

Justo después de la compra, el receptó fue interceptado por la Policía Nacional siéndole ocupada la droga.

Dado que ninguno de ellos presenta antecedentes, el tribunal entiende que ambos presentan un “pronóstico favorable de comportamiento futuro” por lo que deciden suspender la ejecución de la pena privativa de libertad a condición de que no cometan delito alguno por el plazo de dos años.

También se les imponen dos pequeñas multas de 92 y 15 euros que no deberán abonar al ser declarados ambos insolventes.

Vista la conformidad de ambos acusados con la pena propuesta por la Fiscalía, se declararon culpables y aceptaron la misma, siendo esta sentencia ya firme.