Cincuenta mil “te quiero, mamá” con plantas de la tierra gallega

Viveristas del Baixo Miño: “Ya se regalan más que flores"

El productor líder en España de “anthurium” apunta el día de la madre como la primera fecha en ventas del año

El mayor vivero de España de “anthurium” tiene 40.000 metros de esta planta en Tomiño / Ricardo Grobas

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Si durante este recién celebrado Sant Jordi saltó a la palestra que el verdadero origen de las rosas –que acompañan la tradición del libro– ya no es Cataluña, sino que la mayoría llegaban en bodegas de aviones desde Colombia o Ecuador (una práctica de dudosa sostenibilidad ambiental), Galicia sí ha conseguido adaptar su clima y el relevo generacional a la producción de plantas ornamentales.

Y desde las decenas de hectáreas de viveros de la fructífera tierra de O Baixo Miño hace semanas que tienen la vista puesta en la celebración del día de la madre, que coincidirá con el primer domingo de mayo: el día 5. “Ya es la primera fecha en volumen de ventas de planta del año”, asegura el vicepresidente de la Asociación de viveristas del Noroeste (Asvinor), Fernando Otero, oriundo de Tomiño.

Desde Veraleza, la empresa que lidera en España la producción de “anthurium”, una planta de origen tropical adaptada a esta latitud gallega, explica que de aquí salen anualmente 540.000 unidades para España, Portugal y Francia tras catorce meses de cultivo. Eso sí, los esquejes llegan ‘in vitro’ desde Holanda. Ahora, con la fecha del día de la madre marcada en rojo, hasta 50.000 plantas saldrán de los viveros para acompañar los “te quiero” a madres de toda la península. Y lo harán, comercializadas bajo el paraguas de la marca planta ornamental de Galicia y la certificación de Galicia Calidad. Es decir, un doble sello de garantía: de calidad y de origen. El número de productores de Galicia –si se suma los de ornamental, frutal, forestal y plantel de huerta– es de 294 según el registro de productores del Magrama.

Planaciónde anthurium, una planta de flores rojas, en un invernadero de Tomiño.

Planaciónde anthurium, una planta de flores rojas, en un invernadero de Tomiño. / Ricardo Grobas

Fines de semana abiertos

Desde los 40.000 metros cultivados de “anthurium” –de un total de 10 hectáreas– que disponen en total para plantas ornamentales, la técnica responsable de producción de la finca Sancampio, de Veraleza, Paula Salgueiro, explica que abrieron ya el fin de semana pasado, y volverán a hacerlo este. La razón no es otra que atender a distribuidores y floristas llegados de diversos puntos de la geografía española y gallega y abastecer luego las tiendas. Llevan semanas encargándolas.

Otros viveros de la zona consultados confirman la tendencia: “Ya se regalan más plantas que flores para el día de la madre”. La festividad de Todos los Santos sería la primera fecha en importancia, matizan, pero en lo que respecta a las flores cortadas. Al encargar la redacción de un Plan estratégico para este sector, la Xunta ya apuntó que es uno de los cultivos que más rentabilidad genera por unidad de superficie, además de emplear más mano de obra femenina y ayudar a fijar población en el rural.

Camelia gallega en hoteles de Europa

El abanico de plantas que se cultivan en Galicia es amplio. “Galicia es, con diferencia, la mayor productora de camelia a nivel europeo. En otras producciones, como hortensia, rododendro, azalea, abelia, acebo, coníferas de cierre es de las mayores productoras a nivel nacional”, indica el gerente de Asvinor, Santiago Ramos. Asimismo que “somos la primera comunidad a nivel nacional que tiene una marca colectiva (Planta Ornamental de Galicia) asociada a una marca de garantía (Galicia Calidade), la cual certifica unos estándares de calidad y el origen de la planta”.

La producción de plantas en Galicia era de unos 48 millones de euros al año en 2020 y de la facturación, un 25% correspondería ya en 2020 a la exportación, siendo la quinta comunidad que más exporta a nivel nacional. “Los principales mercados internacionales son, por orden de facturación, Francia, Alemania, Reino Unido y Portugal. En Centroeuropa, la planta de Galicia tiene muy buena acogida por la fácil aclimatación a los climas continentales”, completa Ramos. “La exportación de planta aumentó un casi un 16% respecto al año anterior y según datos del Fepex”, añade.

Por el clima atlántico de Galicia muchas de las variedades de plantas ornamentales que se producen aquí, se adaptan muy bien a países como Holanda, Bélgica, “donde vendemos para muchos jardines exteriores”, completa Fernando Otero. Camelias, rododendro, hortensias, pero también gardenias, son especies señaladas. Asimismo, esas plantas acaban en muchos hoteles de Alemania y países nórdicos o para el interior de viviendas (las camelias no se venden como árbol, sino como un tallo ornamental en un recipiente de un litro y medio, aproximadamente) y también se dirigen a muchos jardines interiores y exteriores.

Suscríbete para seguir leyendo